Historia, iconografía de los pasos, sedes canónicas, imaginería y toda la información sobre las hermandades y cofradías de Jerez de la Frontera

Templo

Es una de las 6 parroquias establecidas en la zona intramuros de la urbe al efectuarse el Repartimiento por el Alfonso X el Sabio tras la reconquista de la urbe en 1264, dedicando al culto cristiano una de las mezquitas almohades, así como la Iglesia de San Lucas, la Iglesia de San Mateo y la Iglesia de San Juan de los Caballeros (los cuatro Evangelistas), más la Iglesia de San Dionisio y la Iglesia del Salvador, hoy convertida en Catedral de Jerez de la Frontera.

Está situada en las proximidades de lo que fuera la Puerta de Sevilla y fue la quinta en el Libro del Repartimiento en el orden de creación.

La construEspadaña de la Iglesia Parroquial de San Marcoscción de la fábrica actual puede fecharse cara mediados del siglo XIV, como patentiza el estilo de su ábside poligonal y la portada mudéjar del lado del Evangelio, conforme algunos autores, lo más antiguo de la obra. Pudo erigirse sobre una precedente mezquita musulmana. No hay mayores datos históricos sobre su construcción hasta mediados del siglo XV, debiendo emprenderse una profunda reconstrucción en el último tercio de esa centuria, hacia el año 1480, en estilo gótico tardío. Más tarde, los laterales se completarían con la edificación del tránsito del lado del Evangelio y su capilla adyacente el día de hoy transformada en despacho y fichero parroquial respectivamente y la de San Cayetano.

Tiene esta parroquia singular vínculo con la historia de la ciudad, puesto que en ella se festejaron las Juntas presididas por el Duque de Medina Sidonia para terminar con los enfrentamientos entre la nobleza jerezana.

En los siglos XIX y XX ensayó múltiples intervenciones para su conservación.

Exteriormente la iglesia es sencillísima, y presenta 3 testeras, con una porPuerta Primordial de la Iglesia Parroquial de San Marcostada primordial a los pies del templo de estilo manierista del siglo XVI, resuelta con pilastras almohadilladas flanqueando la puerta de entrada, que superiormente se corona con una hornacina centrada por un sencillo frontón recto partido.

La puerta primordial, a los pies, es de estilo manierista fechada en mil seiscientos trece. La testera del lado de la Epístola queda rehundida en el muro a causa de las citadas dependencias añadidas más tarde que la flanquean. El arco de ingreso es apuntado, con intradós de dovelas almohadilladas. Está rematado por un alero horizontal con modillones de origen califal, relacionables con las de Santa Marina y San Miguel, en Córdoba.

Al exterior puede apreciarse la nave central, reforzada por contrafuertes terminados en talud y rematados con gárgolas; ciertos están perforados para construir arbotantes. En los lienzos de pared, entre los estribos, se abren una serie de ventanas ligeramente apuntadas, cuyas tracerías son del tipo “celosía”, tan frecuentes en la zona. Los vanos de iluminación del ábside quedaron macizados en el siglo XVIII al reformarse el retablo mayor: uno de éstos es una aspillera o bien saetera sin apenas abertura.

El temRetablo del Altar Mayor de la Iglesia Parroquial de San Marcosplo, estilísticamente considerado como de los últimos tiempos del gótico, es de una sola nave, cubierta con bóvedas de crucería. Las referencias documentales a las obras de 1480 deben corresponderse a la construcción de la nave actual y única que presenta la iglesia, de gran amplitud, con capillas adosadas lateralmente, y cabecera simple de 3 lados. Los cuatro tramos de la nave se cubren con una espléndida bóveda estrellada, de mayor complejidad ornamental en lo que se refiere a su trazado en las zonas de la cabecera y del primer tramo.

La nave única, está, pues, salpicada de capillas que son probablemente obra de la primitiva fábrica mudéjar, sobre todo la capilla bautismal a la que se accede por un arco de medio punto enmarcado por un alfiz, estando formada su imposta por mocárabes.

El tramo de tránsito de la puerta de la Epístola se cubre con una cúpula de mucho interés, notable ejemplar de bóveda con decoración de lacería.

De las dependencias y capillas de esta iglesia merece singular atención la Sacristía, cubierta con bóveda estrellada del siglo XVI, y la del Bautismo, cubierta con cúpula gallonada sobre trompas y acceso por medio de arco de medio punto enmarcado por alfiz con mocárabes en las impostas.

El mayor interés de las capillas del templo está en el repertorio de formas mudéjares que presenta, claro ejemplo de las posibilidades que tiene la arquitectura medieval jerezana.

La Capilla del Sagrario es una obra barroca efectuada en la segunda mitad del siglo XVIII, que presenta una reja donde se encuentra la fecha de mil setecientos noventa y cinco, ya en época neoclásica, a cuyo estilo pertenece el retablo de esta capilla.

La pieza cima de esta iglesia es su Retablo Mayor, que cubre todo el ábside siguiendo la manera poligonal del mismo. Se trata de un magnífico ejemplar barroco creado en el siglo XVII, donde se organiza y muestra una notable compilación de tablas pictóricas de diferentes tamaños y formatos del siglo XVI que representan a distintas escenas de los evangelios y a beatos, entre una elegante arquitectura de madera dorada repleta de detalles decorativos; y que por encima de sus 2 cuerpos primordiales remonta un espectacular ático escalonado con tablas entre pilastras talladas que aguantan una movida cornisa llena de ornamentación, todo ello rematado por grandes pináculos y escudos que se entremeten por los paños de la bóveda estrellada con que se cubre y remata el recinto.

Guarda asimismo la parroquia de San Marcos, en su rico repertorio mobiliar, una pequeña imagen de la Virgen de Belén de finales del siglo XV.

En las tumbas ubicadas en el Templo se hallan enterrados ilustres jerezanos como Diego Fernández de Herrera.

Declarado Bien de Interés Cultural, su valor arquitectónico y artístico le valió la declaración de Monumento, cuya publicación apareció en La Revista de la villa de Madrid en el año 1931.

Paso de misterio

Quizá sea Jerez donde está mejor representado este trascendental instante de la institución de la Eucaristía, al contar con unNuestro Padre Jesús de la Sagrada Cena paso de Misterio, parcialmente, no en su totalidad, por desgracia, efectuado por el magistral imaginero de San Roque Luis Ortega Brú. La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Cena es de tamaño natural bien cumplido y de vestir. Salió procesionalmente por vez primera en mil novecientos sesenta y siete, en tanto que en el mes de abril de ese año convocado entregó el artista dicha imagen, siendo bendecido la noche precedente a esa primera salida. En una exposición que efectuó en Jerez, en mil novecientos sesenta y nueve, presentó cuatro Apóstoles de este Misterio. Unos años después, en mil novecientos setenta y cinco, entregó tres más. Diferentes motivos impidieron la realización de los restantes. En definitiva entregó los apóstoles San Mateo, San Bartolomé (reemplazado posteriormente), Santiago el Menor, Santiago el Mayor, San Pedro, San Juan y Judas Iscariote. Siempre persistió en los cofrades la esperanza de que Ortega realizase los 5 Apóstoles que faltaban del Misterio. Pero pronto se perdió esta esperanza porque el artista fallecía en el mes de noviembre de 1982. Todas estas imágenes que hizo para este formidable paso de Misterio están clasificadas en su etapa andaluza. Es el paso, por sus tallas, un obra cumbre en el arte cofradiero jerezano. Vivo exponente del atrevimiento, de la bravura con que este arNuestro Padre Jesús de la Sagrada Cenatista efectuaba sus composiciones es el Señor de la Cena. Esta talla, por sí sola, resume, en perfecta síntesis, todas las cualidades que el escultor tenía para expresar diferentes momentos pasionistas o prepasionistas. Está efectuado con una pátina de betún de Judea, lo que propicia que el conjunto del semblante sea caluroso. De ahí que se haya dicho que Ortega tuvo dos etapas: una, la madrileña, en la que usaba una carnación gris-verdosa, dando sensación de frialdad, de sequedad, al modo castellano; otra etapa es la sevillana o andaluza por lo general, en la que se encontraría este Señor de la Sagrada Cena. Mas aunque estos periodos pueden ser útiles para conocer la obra imaginera de Ortega, pensamos que lo que resultó definitivo al imaginero empleando este color fue el hecho de que, en este momento prepasionista de la Cena del Señor, se trataba de representar a un homPaso de Misterio de la Sagrada Cenabre vivo, mientras que en el Descendimiento jerezano, obra considerada del periodo madrileño, lo que Ortega buscó fue, exactamente, dar al espectador la sensación de un humano inerte. De ahí las diferencias en la carnación.

La expresión del semblante del Señor de la Cena es muy lograda y es típica de Ortega. Los ojos son enormes y profundos, muy rasgados, reflejando una honda tristeza y un estado anímico premonitorio de los sufrimientos próximos. La cabeza, con potencias, hace un giro a la derecha y es de inspiración miguelangelesca por su monumentalidad y fuerza psíquica.

La talla es de vestir, colocada en pie, en el momento de la institución de la Eucaristía, con el cáliz en la mano derecha y de tamaño natural, sin rasgos de dolor, sino más bien con una gran expresividad en su mirada. En conjunto, la imagen es enteramente moderImagen de San Mateo del Paso de Misterio de la Sagrada Cenana, como corresponde a un imaginero de nuestros días. La nariz es recta y larga y los labios son carnosos y amplios. Las proporciones de la talla son equilibradísimas. Los pies son de una enorme finura en la ejecución. Las manos, finas y delgadas, nos trae reminiscencia del Greco. Uno de los mechones del pelo cae sobre la frente, haciendo el artista así un alarde de ingenio y buen gusto.

Su policromia de brillo resalta aun más su rostro cansino. Mirada cara el lado derecho, señalando su mano derecha la mesa donde compartió la Eucaristía con sus doce discípulos y en la mano izquierda portando el cáliz, dándole vida y movimiento a la figura, propio de un barroco refinado. Pelo y barba admirablemente tallados, a base de suaves rizos y ondulaciones muy propias del momento neobarroco que este artista representa, con su característico estilo de doble “S”, teniendo un pequeño mechón sobre la frente y uno grande que cae sobre la clavícula del lado derecho. El cuerpo girado cara un lateral. Resaltamos, finalmente, la perfecta realización de las venas del cuello del Señor, que aparecen exaltadas, transparentándose al exterior, detalle éste que confirma a Ortega como un consumado conocedor de la anatomía humana.

Esta imagen tiene gran semejanza con el Señor del Soberano Poder ante Caifás de la Hermandad sevillana de San Gonzalo. Fue restaurado entre mayo de mil novecientos noventa y uno y enero de 1992 por el matrimonio formado por Isaac Navarrete y Rosario Llorente. Esta imagen de Ortega Brú es la tercera talla de Cristo que ha tenido la Fraternidad, siendo la primera obra de Francisco Pinto Berraquero (mil novecientos cincuenta y cinco), cuyo costo fue de cinco mil pesetas. La segunda era una talla procedente del Convento de Capuchinos de San Cayetano, si bien originariamente había sido un santurrón franciscano o capuchino, y se usaba en el apostolado como Santiago el Mayor, transformándolo Tomás Chaveli en Salvador. En la Semana Santa del dos mil nueve con motivo de la restauración del paso de Misterio por la compañía Ressur, el Señor de la Cena procesionó solo, sin las figuras secundarias del apostolado, en el paso del Santurrón Crucifijo de la Salud.

El conjunto escultórico de las 12 figuras, los doce Apóstoles, aparece en el paso de Misterio alrededor de la mesa. Los coImagen de Judas Iscariote del paso de Misterio de la Sagrada Cenalocó Ortega en diferentes situaciones, acentuando en cada uno de ellos un estado de ánimo diferente, así como un gesto audaz y valiente en la composición.

De los Apóstoles tallados por Ortega hay que resaltar, por ser fenomenal, la talla de Judas Iscariote, el traidor. En este Apóstol renegado depositó Ortega su buen hacer artístico, evidenciando lo mucho que sabía de los estados del alma y de la psicología humana. Esta figura la colocó de pie, dando la espalda al conjunto, mirando hacia afuera, como si debiera ocultar algo y, de hecho, es así, puesto que lleva en una mano la bolsa con las monedas, pago de la traición. Judas es una talla magnífica, en la que la anatomía es perfecta, consiguiendo Ortega cualidades inmejorables en la ejecución de las venas del cuello, que aparecen exaltadas y vibrantes, denotando la violencia sicológica a la que se encontraba sometido por obra de su traición. En sus manos, inquietas y diligentes, sostiene la bolsa con las monedas, expresando nerviosismo y agilidad, y se vuelve a reiterar la huella del genial pintor cretense, que comentábamos.

San Juan (Paso de Misterio de la Sagrada Cena)Magníficas son también las expresiones de los otros Apóstoles efectuados por Ortega, como el ademán idealizado de San Juan (cabeza levantada y de pie, situado al lado izquierdo de Cristo, con una expresión de asombro con lo que está contemplando), con la fisonomía de un joven imberbe, casi adolescente, de tamaño palpablemente inferior al del Señor, quizás queriendo destacar, por medio de este artificio, la suprema dignidad y majestad del Dios hecho hombre; es de hacer apreciar la rudeza de San Pedro (situado a la derecha de Cristo, mirándole, con la cabeza levantada y de pie, recordando su rostro al de una persona de avanzada edad) que ofrece un ademán de desconcierto frente al momento que está viviendo; la mirada intensa de San Bartolomé; (sentado, con mirada perdida, se aprecia meridianamente en su pelo la doble “S”, propia del artista); los ademanes de sorpresa y también increSan Felipe (Paso de Misterio de la Sagrada Cena)dulidad de la ciudad de Santiago el Mayor (sentado, con mirada cara arriba, barba y pelo tallados y rasgos faciales muy marcados, con hundimiento de los pómulos), o bien la fina y receptiva expresión de la ciudad de Santiago el Menor (sentado y mirada hacia la derecha; dicen que iba a ser el rostro del Señor, pero finalmente se desestimó la idea) o bien San Mateo (de pie, con las manos abiertas y mirada hacia abajo y barba y pelo tallados).

Hay que destacar de este conjunto procesional que el artista se encontraba de manera plena satisfecho del mismo y, en unas declaraciones, manifestó que había logrado plasmar a Jesús tal como le imaginaba en el decisivo momento de la corporación de la Eucaristía. La escena pasionista o prepasionista resulta, desde entonces, pasmante. Las actitudes son expresivas y reales. El espectador que contempla este paso por las calles puede palpar los diferentes ademanes y emociones que los Apóstoles dejan traslucir: Incredulidad, sorpresa, indignación, temor. Es una lección de caracteres, de persoSanto Tomás (Paso de Misterio de la Sagrada Cena)nalidades, aunadas en un conjunto, al servicio de una idea: la reacción de los Apóstoles al instituir Jesús la Eucaristía, convirtiendo el vino en su Sangre. Todo este cuadro de caracteres y reacciones contrasta vivamente con el gesto de Jesús, dulce y humilde, alrededor del que vira toda la escena, sin desperdiciar el artista la ocasión para componer un escorzo atrevidísimo al realizar la figura de Judas Iscariote que, como afirmábamos, es una talla movidísima y de una gran riqueza psicológica.

Todas estas imágenes que procesionan hoy día constituyen el segundo conjunto completo con que ha contado esta Cofradía.Cáliz que porta en su mano derecha Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Cena

En la Semana Santa del año dos mil tres iba a estrenar cinco nuevas figuras de Apóstoles, obras de los hermanos Ortega Alonso, sobrinos de Luis Ortega Brú: Tomás, Judas Tadeo, Simón, Felipe y Andrés, aunque no pudo salir en Estación de Penitencia debido a la lluvia. Si lo hizo en cambio en la procesión del Corpus de ese año.

El Cristo posee dos cálices: uno de plata sobredorada, repujada, del siglo XVIII y otro del mismo material de finales del XIX. El mantel de la mesa está bordado en el siglo XIX.

El muy, muy rico paso procesional, de madera tallada y dorada, estilo barroco, con medallones de plata repujada, es obra del tallista hispalense Antonio Castillo Lastrucci si bien con diseño de Juan Pérez Calvo, realizada en mil novecientos veintinueve. Las andas se encargaron al taller de Castillo Lastrucci el dieciocho de agosto de 1928 por la Hermandad del Muy santo Cristo de la Expiración (Cachorro) y Nuestra Madre y Señora del Patrocinio, de Sevilla, estrenándose por año siguiente. El costo fue de 50.000 pesetas. El paso fue restaurado por Antonio Castillo Lastrucci en 1951. Procesionó en Sevilla hasta mil novecientos setenta y tres. En mil novecientos setenta y cuatro fue adquirido por la Hermandad de la Sagrada Cena de Jerez de la Frontera por 325.000 pesetas. Fue donado por los cofrades don Juan Cervilla Ortiz y don Justo Garzón Martínez. Entre los años dos mil ocho y 2010 fue restaurado nuevamente por la empresa Ressur, SA, de Jerez, volviendo a procesionar ese año dos mil diez nuevamente tras no haber podido hacerlo por ese motivo el año anterior.

Debido a su origen sevillano los ángeles que figuran en su canastilla reCartela de la trasera de la canastilla del Paso de Misterio de la Sagrada Cenasultan realmente tristes para el motivo primordial con el que procesiona actualmente: el paño que les cubre la cabeza y los faroles que portan semejan accesorios de ángeles para panteón o carroza fúnebres. Estos faroles, de plata de ley, son obra de Jorge Ferrer y la orfebreria de los faroles de Eduardo Seco. Las tallas del paso son de Francisco Carrero.

En su rica canastilla destacan el escudo de la Fraternidad, 6 medallones con escenas de la Pasión, obras del orfebre hispalense Cayetano González y posImagen de Judas Iscariote del paso de Misterio de la Sagrada Cenateriores a la realización del paso que reemplazaron a los 6 relieves originales efectuados en bronce por Castillo Lastrucci con motivos de la Pasión y dos faroles de plata de ley, efectuados por Eduardo Seco. Además de esto se cuentan treinta y dos figuras, entre ángeles y arcángeles en la canastilla. Describiendo los medallones afirmaremos que el situado en el frontal del paso, bajo el escudo, representa la escena en que Pilatos se lava las manos. En el costado derecho se representa la traición de Judas y el traslado al Beato Sepulcro. En el costado izquierdo tenemos la Oración en el Huerto y el encuentro de Jesús con María en la calle de la Amargura. Finalmente, en la trasera del paso nos hallamos la Cruxifición de Cristo en el Martirio. La iluminación se compone de veintidós tulipas en los candelabros que figuran en sus costados más dos luces de los faroles laterales. El paso siempre y en todo momento estuvo adornado con claveles colorados, a excepción de unos años, a principios de los 90, en los que el Misterio se exornó con claveles blancos. Las dimensiones de la parihuela son doscientos veinticinco cms. de ancho por cuatrocientos treinta y ocho de largo y 152 de alto. Tiene maniguetas de caoba.

Paso de palio

En el paso de palio se halla como titular Santa María de la Paz, talla anónima que se hallaba en el Convento San Miguel de las Capuchinas de El Puerto de Santa María y fue adquirida y donada por el entonces maestresala de la Hermandad, Don José Soto Palas en 1981. Por año siguiente, mil novecientos ochenta y dos, realiza su primera salida procesional en el paso de palio, reemplazando así a la precedente. Fue restaurada en 1996 por el matrimonio Navarrete Lorente

Es taImagen de Judas Iscariote del paso de Misterio de la Sagrada Cenalla de candelero. Se trata de una Virgen Madre, no niña, si bien sí posee determinados rasgos de juventud. La crítica sitúa esta imagen de Dolorosa en la segunda mitad del siglo XVIII. Es una Virgen muy, muy bella, de una enorme finura y delicadeza en la expresión. No refleja un dolor angustiado o bien lacerante, sino sosegado y sereno.

Las cejas son arqueadas y finas, la nariz, recta y larga, y los labios son de una enorme plasticidad y turgencia. Muy expresivas son las manos, sosteniendo un pañuelo la derecha, denotando la existencia de un buen imaginero. El cuello es fino. Toda la carnación de la imagen responde a los conceptos estéticos andaluces.

En conCaidas del paso de Palio de Santa Marma de la Pazjunto, la Virgen de la Paz ofrece en su expresión un dolor que pudiésemos llamar letífico. Es, por consiguiente, una Madre Corredentora y no solo una mujer que vive la Pasión de su Hijo.

La Corporación ha tenido tres imágenes de Dolorosa. La primera fue obra de Francisco Pinto Berraquero, bendecida en la parroquia de San Marcos por don Pedro Echevarría O.F.M, el 9 de diciembre de mil novecientos cincuenta y seis. La segunda imagen que procesionaba es la presente imagen sedente de Santa María de la Paz y Concordia en sus Misterios Gloriosos, que es del siglo XVI o bien XVII conforme la última restauración efectuada por Agustín Pina Calle, en 1998 , siendo esta una imagen de Gloria y que procesionó desde 1964 hasta 1981.

La corona de la Virgen, barroca, es anóManto de Salida de Santa Maria de la Paznima de mil setecientos noventa y dos, estando grabada esta fecha en el interior de la corona. Fue donada al Marqués de los Chopos del Guadalete por el rey José I Bonaparte, Pepe Botella, al hospedarse en su casa en su estancia en Jerez, en febrero de 1810, siendo fruto de la rapiña de los franceses en la Guerra de la Independencia. Fue restaurada en dos mil ocho por Antonio García Falla.

El manto es de terciopelo azul y los bordados, grandes, en oro y realce se combinan con unos escudos realizados con sedas de colores. Los bordados son obra de Esperanza Elena Caro y hacen recordar los trabajos de las Hermanas Antúnez. Se estrenó en 1972, y fue donado por el Marqués de los Álamos del Guadalete.

Igualmente es obra de EsTecho de palio del Paso de Santa María de la Pazperanza Elena Caro la falda de la Virgen, también de mil novecientos setenta y dos, blanca con bordados en oro y pequeñas flores con los pétalos matizados por sedas de colores.

El palio de caídas de plata cinceladas y repujadas con borlas catedralicias, es el único que se ofrece con estas peculiaridades de orfebrería en nuestra Semana Santa, tomando el estilo del paso de palio viejo de Nuestra Señora del Desamparo de la Hermandad del Prendimiento.

Las caídas son recias, repujadas a 2 caras fueron efectuadas por el taller de Viuda de Villarreal, siendo el diPaloma de la Paz, en la “gloria” del techo de palio del Paso de Santa María de la Pazseño del año 1973 y la ejecución, la delantera de 1975 y las sobrantes de 1976, estrenándose en ese mismo año todas y cada una. Las del Prendimiento tenían como tema decorativo primordial una cartela en cuyo interior había un medallón ovalado. En las actuales la composición no es continua, queda dividida por los varales, y gira en torno a una jarra de la cual salen robustos tallos y grandes flores. Las caídas acaban con flecos y borlas dorados de pasamanería. Asimismo es del taller de Viuda de Villarreal, y del mismo año, la paloma que está “en la gloria”.

El techo es de terciopelo azul, de clara inspiración mudéjar, bordado con hilos de oro por Esperanza Elena Costoso en el año mil novecientos setenta y cuatro. Los bordados se organizan o bien dividen en franjas o espacios paSan Marcos, Imagen Adora del Paso de Palio de Santa Maria de la Pazralelos a los bordes. La primera franja, bastante angosta, está formada por unas ondas que en sus concavidades acogen unas hojas de acanto muy afinadas. La segunda franja está compuesta por unos dibujos más realistas; de unos jarros o bien balaustres salen tallos, hojas y flores de acanto. Unos roleos, calados y curvilíneos, limitan el espacio de estos ramos tan floridos, y crean una nueva zona. En ella, un dibujo casi geométrico se repite una y otra vez, hasta crear una red de exágonos curvilíneos que son los que hacen inconfundible a este palio, y nos hace rememorar los magníficos efectos conseguidos por los cordobeses o por los granadinos musulmanes con un sólo tema reDetalle de los respiraderos del Paso de palio de Santa María de la Pazpetido hasta la saciedad. En el centro los exágonos se distorsionan y dejan un espacio libre; en él hay unos rayos finísimos de orfebrería, y de ellos pende la paloma de orfebrería que repujó el taller viuda de Villarreal y que representa al Espíritu Santo.

Los respiraderos del paso es de autor anónimo (son los viejos de la Hermandad del Prendimiento), aunque se sabe que intervino en ellos los talleres “Lorenzo Jiménez Rueda” en mil novecientos setenta y tres, que repujó unas molduras y medallones que los cuales acopló a los mismos. Los varales los repujó el Taller Viuda de Villarreal en el año mil novecientos setenta y ocho. Las macollas se enriquecen con unos roleos que imitan asas. Las perillas con que se rematan son del mismo taller y del año 1979. Los varales y respiraderos fueron restaurados en el año 2002 por el taller de GarFaroles entrevarales del Paso de Palio de Santa Maria de la Pazcía Falla. El paso tiene 86 puntos de luz en su candelería con 58 candelabros nuevos del año 2000 efectuados por Orfebrería San Francisco de Sanlúcar de Barrameda y otros veintiocho estrenados en el año dos mil uno de los mismos talleres. La anterior candelería fue realizada entre 1970 y 1980 por Villarreal, mismas datas en que se efectuaron los candelabros de cola que tienen dieciseis puntos de luz entre los dos. Los dibujos de exactamente los mismos los hizo Jesús Domínguez y los repujó los talleres “Lorenzo, Jiménez y Rueda”. Este paso lleva asimismo 4 faroles entrevarales, lo que hace que los candelabros se sitúen tras el último varal. Son de estilo barroco y fueron repujados también, en el año mil novecientos setenta y dos, por los talleres “Lorenzo, Jiménez y Rueda”. La peana es de estilo gótico, fue de la Fraternidad del Prendimiento, y adquirida en el año 1975. Sobre ella y delante de la imagen, va una media luna, es de plata de ley parece inventariada como obra del siglo XVII. Las jarras son catorce, ocho pequeñas y seis grandes. En el llamador figura un angelito con un cáliz en las manos. La imagen venera es San Marcos. La repujó en plata de ley “Lorenzo, Jiménez y Rueda”, copiando la talla que corona el facistol de la parroquia.

Los faldones son de terciopelo azul y fue bordado el delantero por Ildefonso Jiménez en el año 2002 y los laterales y el trasero en el 2004.

Escudo

El primitivo tenía esta descripción: El campo entero lo ocupa el Crismón (en referencia a Acción Católica) superado por una corona real: Cristo Rey era el guía. Sobre el crismón, y en punta, un león alado, sedente, con la garra derecha sobre un libro abierto (lo que hace referencia a la sede). En el centro, casi en jefe, el Santurrón Grial, símbolo por antonomasia de la Eucaristía. En referencia a la Virgen de la Paz, los símbolos son una jarra con azucenas, como tienen por emblema todas las catedrales españolas consagradas a Santa María, y una paloma con una rama de olivo en el pico. Estos 2 elementos, jarra y paloma, se pusieron en los flancos. A los pocos años se cambió el escudo. Con el cambio se logró un escudo más espectacular, más ornamental. Tiene, sin embargo, un inconveniente: es un calco del escudo de la Hermandad de la Cena de Sevilla.

Historia

Un conjunto de devotos jerezanos, en el año de mil novecientos cincuenta y tres, reordenaron la primitiva Fraternidad Sacramental del Muy santo Sacramento y Santa María de la Paz y Concordia, que había sido fundada en 15Primera estación de la Sagrada Cena, en el paso del Cristo del Amor. Esta primera imagen se debia a la gubia de Francisco Pinto Berraquero (Foto: Eduardo Pereiras)41 en su actual Iglesia de San Marcos. Sabemos que la devoción frente a la imagen de la Virgen se comienza con las conocidas juras, muestras propias de la mentalidad religiosa del siglo XV. Progresa esta costumbre transcurrido el tiempo y, de aquéllos actos, se comienza a llamar a la imagen como la Paz y Concordia, por las amistades concedidas entre los jerezanos.

Ante la imagen de la Virgen se había llevado, pues, numerosas veces reconciliaciones de pleitos entre los nobles caballeros y luchas entre los nobles que habían llegado a dañar a los demás habitantes de la ciudad. Tales fueron las luchas o rivalidades entre el Conde de Bruma, el Marqués de Cádiz, el Duque de Medina Sidonia y algunos otros. Existen pruebas evidentes de que a la primera jura, que se realizó el 20 de septiembre de 1462, siguen otras, hasta el año mil cuatrocientos sesenta y ocho, conforme escrituras ante Juan de Écija, escribaEn la Semana Santa del año mil novecientos cincuenta y cinco procesiona por primera vez – el Jueves Santo – la imagen titular de la Fraternidad Sacramental de la Sagrada Cena de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Paz. Francisco Pinto Berraquero fue el autor de la tallano del Rey.

Evidentemente, tras el quebranto de algunos de estos juramentos, proseguían otras posteriores concordias, muestras propias de la mentalidad religiosa del siglo XV.

Según acta documental, el 15 de marzo de mil quinientos cuarenta y uno se creó la Hermandad del Muy santo Sacramento y Santa María de la Paz, adquiriendo la Asociación gran vitalidad. BartoloPrimera imagen de la Virgen de la Paz que sacó en procesión la Fraternidad de la Sagrada Cena (Foto: Eduardo Pereiras. Años cincuenta del siglo veinte)mé Núñez de Villavicencio, caballero veinticuatro, señalado prócer de la urbe, y considerado por los contemporáneos como un hombre verdaderamente sabio, es el primer Hermano Mayor, al tiempo que Alfonso Núñez de Villavicencio sería el primer Mayordomo, al paso que Alfonso Pérez y Pérez fue Presbítero y Notario, Cristóbal López de Mendoza, Beneficiario de San Marcos, templo de donde emergió esta Fraternidad, y Alfonso de Quintana, dignatario público, son los primeros responsables de aquel nacimiento espiritual en la vida religiosa de Jerez.

A inicios del siglo XVIII, su esplendor fue extraordinario hasta el punto de ser construida y reparada la Capilla del Sagrario. Ya en 1799 se llevó cabo una reestructuración de sus normas por el entonces Hermano mayor Juan Carlos de Lila, Marqués de los Chopos del Guadalete y señor de Villamartín, y el mayordomo Antonio de Lapicera; reglas que fueron aprobadas en el año mil ochocientos, por el rey Carlos IV.Una de las primeras salidas procesionales, a fines de los 50, del Señor de la Santa Cena, sobre el antiguo paso del Cristo del Amor (Foto: Anónima)

Un año más tarde, en 1801, exactamente el mismo Rey le concede el título de Real. Mas la devoción disminuyó con el tiempo, para llegar al presente siglo, más específicamente por año mil novecientos veinticinco, en que el sacerdote-sacerdote José González Marín, trata de revivirla, lográndolo, para ceder poco tiempo después.

La primera imagen del Señor que tuvo la Fraternidad de Santa Cena, en besamanos a fines de los años cincuenta (Foto: Eduardo Pereiras)El día 2 de febrero del año mil novecientos cincuenta y cuatro, festividad de la Candelaria, la Comisión Gestora de la reorganización (compuesta por Manuel Tarrió, Horacio Troya, Manuel Cobos, Antonio Otero, Manuel García de Quevedo, Francisco Pinto, Fernando Casas y José Guerra, entre otros), se hallaba reunida con el párroco don Cristóbal Escribano Oliva con la intención de rematar los aspectos legales de la puesta a puntito de la Cofradía, adoptándose el carácter penitencial, añadiéndose a la primitiva Fraternidad la salidas procesionales de la Sagrada Cena y de la Virgen de la Paz, y al concluir la asamblea contemplaron con sorprendo como las calles de Jerez, estaban llenas de nieve, siendo la primera vez que se conoce haya nevado en nuestra urbe.

En el año mil novecientos cincuenta y cuatro, la Cofradía hace estación penitencial el día del Jueves Santo, con una repreJueves Beato del aqo 1956. La Fraternidad de la Cena en la Colegial pasando por delante del Monumento al Stmo.Sacramento. Esta fue la primera imagen del Seqor de la Cena, cuyo autor fue el jerezano Francisco Pinto. El paso no se conservasentación de sus miembros, formando parte del cortejo de la Cofradía de la Sagrada Lanzada.

Esta Hermandad ya reordenada ha procesionado con 3 imágenes diferentes del Señor, ya que la primera que se sacó en estación de penitencia fue obra de Francisco Pinto, saPaso de la Hermandad de la Cena. Finales de los 50. Varias circunstancias impidieron su terminación.liendo únicamente el Señor en el paso, siendo el año mil novecientos cincuenta y cinco. A esta imagen del Señor se le acopló, después el conjunto del apostolado, obra de Tomás Chaveli, mas no resultaron en general del agrado de los cofrades de esta Hermandad, tanto es así que decidieron mudar la imagen de Jesús, por una de San Cayetano que acoplaron para tal fin. Por entonces se adquirió el viejo paso de la Nuestra Señora de las Angustias en el costo de catorce mil pesetas.

Ese año de 1955 procesionó primeramente de las 4 cofradías que lo hicieron en la tarde del Jueves Santurrón, siendo su horario y también recorrido el siguiente: Plaza de San Marcos (salió a las 19,50), plaza Rivero, Puerta Sevilla, José Antonio Primo de Rivera, Rotonda (Cruz a las veinte,20 y Paso a las 20,35), Carrera Oficial (Cruz en Presidencia a las 20,40 y Paso a las 20,55), Escolar (Cruz a las veintiuno con treinta y cinco, PPaso de Señor de la Cena en el interior del templo de San Marcos en el año 1962. Esta fue la segunda imagen del Señor de la Cena. La imagen de San Juan era propiedad de la Hermandad de las tres Caídasaso a las 21,50), Encarnación, Refugio, Cristo de la Viga, Plaza Domecq, Ignacio Soto, Curtidores, plaza Peones, Carpintería Baja, Carmen, Sedería, Plaza Plateros, Alfonso el Sabio, Plaza Rivero, San Marcos (entró a las 23,15).

Ntra.Sra.de la Paz y Concordia en los años sesenta con el palio repujado que la Hermandad de la Cena adquirió a la del Prendimiento (Foto: Eduardo Pereiras)Seguía no estando el conjunto muy acertado y fue cuando decidieron encargar a Luis Ortega Bru la realización de todo el grupo entero que es con el que cuenta la Fraternidad en nuestros días y que procesiona en un maravilloso paso efectuado por Antonio Castrillo Lastrucci, sobre diseño de Juan Pérez Pelado, desde mil novecientos setenta y cuatro.

La primera salida procesional del conjunto actual la hizo la Hermandad con este soberbio conjunto de Ortega Brú sobre el paso viejo de Nuestra Señora de las Angustias.

En el año mil novecientos sesenta y tres, se solicita a la Unión de Hermandades el traslado de su día de salida al Martes Beato, por incompatibilidad de horarios con los oficios parroquiales, día en el cual realizó estación peAntiguo Paso de Misterio de la Fraternidad de la Cena. Los Apóstoles son los primitivos, y el paso, de estilo gótico, de la Fraternidad de las Angustias (Foto: Eduardo Pereiras)nitencial por año siguiente. La razón que esgrimieron para esto fue que se entorpecían los Oficios del Jueves Beato en San Marcos. Posteriormente, a inicios de los setenta, se trasladó el día de su salida al Lunes Beato, debido a que en la jornada del Martes salían 3 cofradías pertenecientes al mismo sector, además, que la primera intención, recogida en los estatutos, era efectuar la estación penitencial el Lunes Beato.

El paso de palio de esAntigua talla de Nuestra Señora de la Paz de la Hermandad de la Sagrada Cena. Finales de los años cincuenta (Foto: Diego Romero Favieri)ta Fraternidad salió por primera vez al año siguiente, mil novecientos sesenta y cuatro, a los nueve años de haberlo hecho el paso de misterio, con la histórica imagen de la Virgen de la Paz. En su primera salida, el paso llevaba los respiraderos y las caídas del palio que hasta mediados de los años 40 sacó el paso de Nuestra Señora del Desamparo de la Hermandad del Prendimiento. Hacer las primeras salidas con piezas de segunda mano es muy normal; mas en un caso así llamó mucho la atención, pues las caídas eran recias, es decir, de orfebrería (las caídas de este palio las estrenó la Fraternidad de las Penas de San Vicente, de Sevilla, el año 1929 y las había repujado Seco Imbert). Hoy día lo conserva la Hermandad y lo emplea como una parte del altar que se monta en la caAño 1954. La Fraternidad de la Cena haciendo estación la Escolar. Era su primera estación de penitencia. En 1963 cambió su salida del Jueves al Martes Santurrón y aquí están los penitentes de rodillas delante del Monumento (Foto: Eduardo Pereiras)lle durante el Corpus. Las caídas del palio se acortaron y fueron remodeladas a fin de que a inicios de los 90 sirviera de dosel al paso de la imagen gloriosa de la Virgen de la Paz y Concordia en una reciente procesión del Corpus. Hoy en día, el palio es lo realmente singular de este paso: las nuevas caídas siguen siendo de orfebrería y el bordado del techo es de lo mejor que hizo Esperanza Elena Costoso, estrenándose en el año 1976.

En un comienzo los penitentes que acompañaban a la Virgen en el cortejo de palio vestían túnica blanca de cola con botonadura y cíngulo de esparto. Hoy día lo hacen únicamente los maniqueteros del paso de palio.

Trasera del palio de María Muy santa de la Paz, en la que podemos ver las antiguas caídas del palio (Foto: Diego Romero)También en mil novecientos sesenta y cuatro se aprueban las nuevas reglas de su funcionamiento por el entonces vicario de la ciudad José María Cirarda Lachiondo. En el año mil novecientos sesenta y siete sale por vez primera la presente talla del Señor, obra de Ortega Brú.

En 1969 la hermandad tomó en posesión el paso gótico dorado que las Angustias había comprado en mil novecientos cuarenta y siete a la Fraternidad de la Lanzada de Sevilla, paso que data del siAntiguo paso de la Hermandad de la Sagrada Cena de Nuestro Señor Jesucristo: fue adquirido a la Fraternidad de Nuestra Señora de las Angustias (Foto: Diego Romero Favieri)glo XIX, ya que fue estrenado en 1877.

En 1974 fue adquirido el paso procesional para el Misterio a la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Madre y Señora del Patrocinio, de Sevilla, por 325.000 pesetas. Fue donado por los cofrades don Juan Cervilla Ortiz y don Justo Garzón Martínez.

En mil novecientos ochenta y dos se reemplazó la imagen de la Virgen que procesiona en el paso de palio por la presente, debido al pésimo estado de conservación de la anterior, lo que obligó a la Fraternidad a reservarla en el templo.

Anterior conjunto escultórico de la Sagrada Cena: 5 imágenes fueron sustituidas más tarde (Foto: Diego Romero)En la década de los noventa se consolidó la representación simbólica de unos personajes vestidos a la usanza del siglo XVI, que escoltan el primitivo libro de Estatutos de la Sacramental de San Marcos y que simbolizan a aquellos Caballeros 24 jerezanos. Asimismo últimamente escoltan los pasos servidores vestidos a la usanza del siglo XVIII.

El Lunes Santurrón, veintinueve de marzo de 1999, la plaza que queda en la zona trasera de la Iglesia de San Marcos pasó a llamarse de Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Cena, en honor al titular de la HermAño 1969. Paso de misterio de la Sagrada Cena de Nuestro Señor Jesucristo a la salida de su sede, la Parroquia de San Marcos. Paso gótico y detrás el cortejo del paso de palio con túnicas y capirotes blancosandad. Ese año se acometió la rehabilitación de la Casa-Hermandad y el plateado de insignias.

En la Semana SanPrecioso paso de palio para la primitiva imagen de María Santísima de la Paz de la Hermandad de la Cena. Finales de los años 70 del siglo XX (Foto: Diego Romero Favieri)ta del 2003 estrenó cinco nuevas figuras del Apostolado del Paso de Misterio, no pudiendo realizar el desfile procesional por la lluvia. Si salió el paso en la procesión del Corpus de ese año.

En 2007 es elegido Hermano Mayor, Daniel Romero Pérez.

Entre los años dos mil ocho y 2010 fue restaurado el paso de Misterio por la compañía Ressur, SA, de Jerez, empresa de Francisco Bazán y Francisco García Brenes, volviendo a procesionar ese año 2010 nuevamente tras no haber podido hacerlo por ese motivo el año anterior, siendo sustituido para esa ocasión por el paso de Beato Crucifijo de la Salud, y debido a las dimensiones de éste solo lo hizo con la imagen del Señor sin el apostolado de Ortega Bru.

Templo

Desde 1998 (con excepción del periodo 2009-dos mil once) hace estación de penitencia desde la Ermita de Guía. Es la más vieja ermita de la que se tiene noAzulejo del Muy santo Cristo del Perdón (Ermita de Guía)ticias en Jerez, es famosa como “de Guía”, documentada como “de la Alcubilla” y posteriormente titulada “de San Isidro Labrador”. Está ubicada al lado de la cuesta de la Alcubilla en la salida de Jerez camino de El Puerto de Santa María.

Se le empezó a conocer como Ermita de Guía puesto que se hallaba en la confluencia de caminos que iban a Sanlúcar, Cádiz y la Sierra, y servía de guía para los mercaderes de la temporada. En mil doscientos sesenta y cuatro cuando Alfonso X conquistó Jerez, la construcción era un eremitorio que debía haImágenes de la Fraternidad del Perdón en la Iglesia de San Dionisioberse encontrado en ruinas, estropeado por el empleo indebido que los musulmanes de la ciudad le ofrecieron, con lo que se construyó uno nuevo en el mismo sitio, inaugurándose en 1285. Fue cedido a una pequeña comunidad religiosa de frailes agustinos.

La Ermita de Guía es quizás el templo jerezano que en mayor número de ocasiones aparece reproducido en grabados, dibujos y pinturas desde el siglo XVI.

En 1643 los monjes agustinos se establecen en un nuevo convento. Abandonada la vieja ermita debió arruinarse, mandando el Cabildo Municipal en mil seiscientos setenta, hacer una nueva ermita sobre los terrenos de la precedente, que se acabó el 4 de diciembre de 1675, siendo profesor mayor de la urbe Diego Moreno Meléndez, a quien podemos atribuir su traza, y dedicado ahora a San Isidro Labrador. Asimismo hay que indicar la íntima relación que la ermita guarda con la restauración de las acometidas de las aguas de los Albarizones, que por aquéllos años se estaba realizando, lo que incluso hizo que parte de ella se ubicase sobre los depósitos o bien alcubillas que también fueron rehechos nuevamente en esta data. La edificación que hoy se conserva, puesto que, es el que se levantó en el siglo XVII.

El exterior de la ermita presenta 2 puntos de interés: el acceso a los depósitos de agua que se encuentran bajo su presbiterio y la portada. El acceso a los depósitos se realiza a través de una doble arcada ubicada en su lateral izquierdo. Éstas, que fueron efectuadas en 1674, se anotan entre tres manchones adosados prestos al bies que se rematan en pirámides; el central presenta una sutil pero interesante decoración de progenie gótica en forma de doble glabete, que contrasta con el sentido clasicista de los encuadres y frontones que completan la composición.

La portada de la ermita es de gran sencillez, tan sólo perfilada por un doble baquetón con orejetas y frontón triangular, flanqueado por jarrones a los dos lados en cuya base se sitúan los escudos de la ciudad. En la parte superior se ubica la espadaña, a la que da altura un basamento cuadrangular con el escudo de Carlos II, flanqueado por lápidas conmemorativas de la finalización de la ermita en 1675.

El interior es de reducidas dimensiones, sobresaliendo en él la bóveda de cañón labrada en piedra y dividida en tres tramos. Cada uno de ellos de estos recibe una decoración geométrica diferente, resaltando en el central el escudo de la urbe, en tanto que el Cabildo municipal promovió su construcción.

Entre las innumerables donaciones efectuadas a esta ermita entre los siglos XVI y XVII, está la imagen de Nuestra Señora del Auxilio.

Otra imagen reverenciada en su momento en este lugar y que da nombre al templo es la de Nuestra Señora de Guía. La primitiva imagen fue sustituida por una bella pintura sobre tabla que representa a la Virgen y al Niño con un lucero en la frente, lucero que serviría de guía a los caminantes que emprendían viaje y se confiaban a la Virgen. Esta vieja tabla anónima de finales del siglo XV o principios del XVI, que ha sido restaurada, se encuentra el día de hoy en la R. e I. Iglesia Catedral.

El ambiente de esta ermita continúa casi inalterado desde hace 4 siglos, al tiempo que la conservación del edificio es llevada a cargo por la Hermandad y Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón. No obstante su ambiente inmediato es destruido por la presión urbanística, lo que ha motivó la petición del comienzo de expediente de declaración BIC (Bien de Interés Cultural). Los trabajos arqueológicos previos llevados a cabo en el solar, han descubierto por el momento restos de valor histórico. Actualmente se ha edificado un enorme edificio a su lado nada acorde con el entorno.

Historia

Sus primeros inicios tuvieron sitio en 1963. En sus primeras manifestaciones como Institución, aparecen un grupo de vecinos del distrito cercano a la Parroquia de Santa Ana. El primer inicio fue atraer al obrero a la Iglesia y se creó, de este modo, una Junta Organizadora. Desde los inicios está sostenida por sus hermanos, manteniendo que lo más esencial es la Fraternidad en sí y no la salida procesional. De 1963 a 1967 demostró la auténtica finalidad de sus principios, a pesar de no haber sido reconocida todavía oficialmente. El 10 de enero de 1967 se aproPrimera salida procesional del Stmo.Cristo del Perdón en el Sábado Beato de mil novecientos setenta y tres. Procesionó en el paso prestado de Nuestro Padre Jesús de las Misericordias. Va por Santiago,.camino de la Colegialbaron sus primeras normas de funcionamiento. El diecinueve de marzo de mil novecientos setenta y dos, un conjunto de componentes de la Hermandad consiguió una audiencia con el Cardenal Bueno Monreal, que ordenó la constitución de los Estatutos que la regirían como Asociación penitencial. Tras unas correcciones, fueron aprobadas el 28 de marzo de 1973. El cuatro de abril se constituyó una nueva Junta de Gobierno que reemplazó a la que se creó con la aprobación de sus primeras reglas el día veintinueve de enero de 1967. Desde un inicio mantuvo la idea de su carácter penitencial, pero siempre manteniéndose la suplementariedad de los desfiles procesionales.

El cortejo de la Hermandad del Cristo del Perdón a la salida de Santa Ana, antigua sedeDe 1963 a 1965, los hermanos realizaron gestiones a fin de que se realizara la imagen de este Crucificado. Se hizo cargo a Pinto. Los datos que se dieron para la realización de la talla fueron pocos, pero siempre moviéndose sobre la base de ser genuinamente original y guardase la actitud del perdón en el momento del diálogo con el Buen Ladrón. La imagen, en principio, se creó para ser acompañada por las 2 figuras de los ladrones, pero, mLa Virgen del Perpetuo Auxilio fue a lo largo de muchos años, hasta el 1991, a los pies de su Hijo en el Paso de Misterioás tarde, para un mayor lanzamiento de las bases de la Corporación se sostuvo el Cristo solo. La Fraternidad sostuvo la talla en el domicilio del escultor, en tanto se reconocía su carácter penitencial. Al poco tiempo, se consultó al escultor, por la parte de una Cofradía de una urbe vecina, si le era posible efectuar otra talla de afines características, a lo que Pinto respondió que no realizaría nada igual, ni como es lógico, copias. El doce de febrero de 1967 fue bendecida la imagen a las 7,30 de la mañana.

La primera salida del Cristo a las calles de la Barriada se llevó a cabo en un Vía-Crucis realizado el Viernes de Dolores del año 1967, a las 9 de la noche, para de este modo de esta manera crear una auténtica costumbre entre sus componentes. A las pocas fechas, el día 1 de abril del año 1967, se realizó a las 8 de la noche el primer quinario, que es dirigido por el redentorista Agustín García García.

La primera salida procesional la efectuó en 1973 con la Hermandad de su parroquia (La Candelaria) portando al Cristo en el paso de Nuestro Padre Jesús de las Misericordias, llevando incluso puestas túnicas de esta Fraternidad hermana, y guardando, como siempre y en toda circunstancia, un absoluto silencio desde el momento mismo de vestir el hábito penitente. Por segunda vez salieron a la Semana Santa siguiente, en 1974, habiéndolo en el paso del Muy santo Cristo de Viga, año en el que le cayó una enorme tromba de agua, debiendo reducir su recorrido. Ese año hizo estación en la tarde del Viernes Beato, frente a la imposibilidad de la asistencia a los actos religiosos de la Parroquia por parte de sus hermanos, medida que tras la consulta del Párroco con el Prelados, es admitida. La salida procesional en este año y en el anterior se realizaron desde el próximo jardín de la Parroquia y tras la debida protección de la imagen del Cristo con unos toldos. Dado este inconveniente, las 2 Hermandades de la Parroquia entran en común acuerdo y logran ampliar la puerta de salida del templo. Obras que son realizadas en 1975.

En 9 meses, fue hecho el paso para la Semana Santa siguiente. En 1975, la Fraternidad tuvo conocimiento del descubrimiento de una imagen de terracota de Dolorosa de en la entonces Colegial jerezana. Esta imagen era la primitiva imagen de la Virgen del Dolor, y que más tarde procesionaría con el nombre de María Santísima de la Amargura en la Hermandad de la Flagelación a lo largo de ciertos años y posteriormente guardada. Al poco tiempo, solicitó al Cabildo la cesión de la citada talla. El Cabildo la cedió a la Hermandad en depósito, con la condición de un culto continuado. Fue restaurada ese año de 1975 primero por Manuel Bonat y más tarde por José Guerra Carretero, siendo trasladada a la sede de Santa Ana el 8 de diciembre de ese año. Esta imagen procesionó en exactamente el mismo paso del Cristo hasta mil novecientos noventa y uno.

En el año de mil novecientos setenta y seis se ve suspendido el recorrido penitencial ante el mal tiempo reinante.

Desde el año 1992 esta Hermandad procesiona en la Madrugada, vieja aspiración de sus hermanos, y no la tarde del Viernes Santo como venía haciéndolo.

En mil novecientos noventa y dos, estrenó paso nuevo sin tallar, solo con la carpintería. En mil novecientos noventa y tres, presentó el tallado del frontal del paso (canastilla y respiradero)y cruz de guía arbórea de plata. En 1994, el tallado de la trasera del paso. En 1995, el tallado de los laterales de la canastilla con la capilla del Bautismo de Cristo, a la derecha de exactamente la misma, y a la izquierda con la Sagrada Familia, y reconversión de las varas de las presidencias en madera en el centro de las mismas.

Este año de mil novecientos noventa y ocho cambia de sede canónica estableciéndose en la Ermita de Guía tras haber procedido a su restauración, perteneciendo esta ermita a la Parroquia de San Salvador. Desde sus principios esta fraternidad ha sido semillero de amor hacia el hermano creando una auténtica familia difundiendo el mensaje cristiano especialmente en los entornos obreros.

El Viernes de Dolores, veintiseis de marzo de 1999, la imagen de María Santísima del Perpetuo Socorro sufrió un desgraciado accidente al incendiarse el manto con la cera caída de un pabilo a lo largo de la ceremonia de Besapiés del Cristo, lo que le produjo daños en la policromía de la cara y manos, siendo restaurada más tarde por Mari Paz Barbero.

El tres de noviembre del año dos mil se aprueba en cabildo la realización del paso de palio.

En la festividad de la Inmaculada del 2001, celebró el veinticinco Aniversario de de la llegada de la imagen de María Muy santa del Perpetuo Socorro a la Fraternidad con Eucaristía y un Acto Poético (ver fotografía). Aprobándose en Cabildo de Hermanos la salida procesional del paso de palio para la Semana Santa del 2002. Se bendijo el sábado 9 de marzo de dos mil dos. Realizando su salida procesional en la madrugada del Viernes Beato de ese año con gran brillantez. En el año 2003 se acaba la construcción de la Casa-Fraternidad, anexa a la Ermita de Guía.

En la madrugada del año 2004 no pudo hacer estación de penitencia debido a la lluvia. En el año dos mil seis incorpora en el cortejo un banderín de San José, titular asimismo de la Fraternidad. Desde el año 2007, tras petición de sus hermanos de cambiar el día de su salida procesional, efectúan su estación de penitencia en la tarde del Domingo de Ramos.

En el año 2008 cambiaron las túnicas penitentes, incorporando una cola en las mismas así como botonadura burdeos.

En el año 2009 efectuó estación de penitencia desde la Santa Iglesia Catedral, debido al mal estado de los alrededores de su sede, la Ermita de Guía, realizado sus cultos y estación penitencial también desde exactamente la misma en el año dos mil diez. En ese año 2010, debido a la dificultad de volver de momento a la casa Hermandad aneja a la Ermita de Guía, se instalaron las dependencias en una casa de la Plaza del Riachuelo.

El diecinueve de enero de 2011 se efectuó el traslado de las Imagenes de la Hermandad desde la Santa e Insigne Iglesia Catedral hasta la Iglesia Parroquial de San Dionisio para la celebración de los Cultos Cuaresmales, volviendo a la Santa Iglesia Catedral más tarde lugar desde donde efectuó nuevamente su salida procesional el año 2011.

El 12 de febrero de dos mil doce se realizó el traslado de las Sagradas Imágenes Titulares nuevamente a la Ermita de Guía.

La XXXVII edición de la Oración Poética de la Semana Santa Jerezana (correspondiente por año dos mil doce) que anualmente organiza nuestra Hermandad, fue pronunciada por el cofrade de nuestra urbe D. Manuel Sotelino Polonio. Su presentación estuvo a cargo de D. Gabriel Álvarez Leiva. La Fraternidad a la que se le dedicó esta remata edición fue “La Sagrada Resurrección.”

En el año dos mil trece, la Oración Poética fue dedicada a la Hermandad de Pasión. En el año dos mil trece, se memora las bodas de plata de la fundación de la Fraternidad.

Paso de Cristo

a talla del Santísimo Cristo del Perdón fue efectuada por el imaginero jerezaSantísimo Cristo del Perdónno Francisco Pinto Berraquero en 1966. Este artista nació en nuestra urbe en 1924, haciendo sus estudios en las Escuelas Superiores de Sevilla y Madrid, finalizando el profesorado en mil novecientos cincuenta. Lo datos que se dieron al artita para la realización de esta talla fueron pocos, pero moviéndose sobre la base de ser auténticamente original y que guardase la actitud del perdón en el instante de la charla con el buen ladrón. La estatua de entrada se creó para ser acompañada por las figuras de los dos ladrones, mas, para mayor afianzamiento de las bases de la Institución, se sostuvo el Crucificado solo.

Se ha dicho que no se sabe si los hermanos de la Cofradía conocían el contrato que se subscribió, siglos ya antes, para realizar el Cristo de los Cálices, pero que a Pinto le afirmaron lo mismo que, en su día, Vázquez de Leca le dijo a Montañés: Deseaban una imagen del Salvador, de tamaño natural, clavado en la Cruz, aún vivo, con los ojos bien abiertos, mirando al penitente que se postre a sus pies, escuchando y excusando los pecados. No se charló de esSantísimo Cristo del Perdóntilo. Los hermanos deseaban que, una vez terminada la obra, jamás pudiese parecer una imagen del pasado que habían hecho titular de la Cofradía. El mundo cofradiero está habituado a las imágenes del siglo XVII y XVIII y también, incluso el día de hoy, son muchos los que reconocen el valor artístico del Cristo de la Viga y no pasan de ahí. Desde entonces, la talla del Cristo del Perdón, encargada y efectuada con criterios personales, ocasionó gran impacto en Jerez. En el momento de hacer este Cristo, Pinto no pretendió ajustarse a una realidad histórica. Por este motivo, en la talla, se observa la imagen de un adolescente barbilampiño. Es una concepción completamente libre del tema de la Redención y, obviamente, no se amolda a los Evangelios Canónicos, porque jamás preSantísimo Cristo del Perdóntendió adaptarse a dichos textos.

Nos llama la atención la corona de espinas que ciñe la frente y que, con muy, muy marcadas aristas y punzones, corta, a modo de casquete, las sienes del Cristo. Significativo es también el hilillo de sangre que cae de la comisura del labio derecho, detalle éste que no hallamos en ningún otro Crucificado jerezano. El profesor José Ramón Fernández Lira afirmó de este Cristo que es una Majestad románica, por lo que, todavía crucificado, prosigue, ante todo, siendo Dios, y ni la muerte le puede afectar, con lo que se olvida de su dolor y mira con aprecio y compasión a los mortales que se postran a sus pies. Sin embargo, algún detalle del mismo pone en entredicho esta teoría que ve en este Cristo a la antigua Majestad románica. Basta, en este sentido, contemplar el paño de pureza que ajusta sus caderas, reducido al mínimo, elemento este que el arte románico desconoció, ya que a los Crucificados se les vestía con una túnica larga, que lleSantísimo Cristo del Perdóngaba hasta los pies y que, con el gótico, se fue acortando progresivamente.

Tampoco el rostro del Cristo responde a los criterios románicos, puesto que se les efigiaba incruento y concebido únicamente desde cierto punto de vista divino. No de esta manera en el Cristo del Perdón, el cual aparece con un gesto de resignado y sufriente dolor, que responde, a nuestro entender, a otros postulados. Creemos que el Cristo tiene una fuerte inspiración en las representaciones paleocristianas que conSantísimo Cristo del Perdónfiguraban a Jesús como un adolescente, imberbe, idealizando el contenido puramente pasionista que, en realidad, habría debido tener. Es, en consecuencia, la representación, no de un dios joven, sino de un hombre joven, con algunos atributos o significaciones propias de su divinidad, como puede ser la serenidad que irradia el rostro. A partir del siglo VI, a Cristo se le comenzó a representar con barba larga y cabellera espesa. De ahí que nos hallemos ante una iconografía que rememora, quizá sin procurarlo, el pasado muy remoto de los primitivos cristianos. Siendo la talla una de las más modernas de Jerez, responde, paradójicamente, a unos postulados que, cronológicamente, son muchos más viejos que los que aparecen en el muy, muy antiguo Cristo de la Viga. Si nos fijamos en el paño de pureza, cordífero y escuetisimo de líneas, es evidente que la modernidad está fuera de duda, presentando unos volúmenes de corte cubista, indispensables en la iconografía antigua. Ver procesionar a este Cristo no deja de ser llamativo, sobre todo para los andaluces, tan apegados a las tallas barrocas y neobarrocas.

La Fraternidad mantuvo la escultura en el domicilio del artista jerezano hasta el momento en que no se reconociera su carácter penitencial y, como nota anecdótica, se cuenta que la talla estaba pagada antes de su realización. El doce de Febrero de 1967 fue bendecida la imagen a las 7,30 de la mañana, pero se anunció por los medios de comunicación que la bendición se habia realizado el día anterior, por lo que resultó un acto íntimo para los hermanos; en el mismo año salió en Vía-Crucis por las calles de la Barriada de la Plata. En el año 1973, paSantísimo Cristo del Perdónra la primera salida procesional, a la imagen se le cambió la cruz plana por otra ochavada, manteniendo en los extremos los mismos cortes a la berenjena; y la corona, que era de hierro originalmente, por otra hecha con ramas de acacia, esto es, de espinas de veras.

A la imaPaso del Muy santo Cristo del Perdóngen del Cristo se le alteró la corona de espinas, la cruz que lo sosten, que actualmente es arbórea, y el rótulo del INRI, de estilo clásico, conteniendo la tablilla la inscripción en latín, griego y hebreo. Todo ello con motivo de su traslado a nuevas andas procesionales en 1992. La nueva cruz es obra del hispalense Francisco Bailac González.

Hasta mil novecientos noventa y uno, María Muy santa del Perpetuo Socorro procesionaba en este paso al pié de la Cruz.

Detalle de los pies del Santísimo Cristo del PerdónEl paso del Cristo, de estilo neobarroco, fue la remata obra que efectuó para la Semana Santa jerezana el artista hispalense Antonio Martín Fernández, amoldando el diseño original del cofrade de la misma Fraternidad, Manuel Salado Argudo, plasmando el artista hispalense este primer proyecto a madera. La Fraternidad tenía muy claro que deseaba que fuera Antonio Martín el que realizara el nuevo paso y estuvo cinco años aguardando, en tanto que por aquellos años estaba efectuando el retablo de la Virgen del Rocío de Almonte. El paso de Cristo por último se pudo estrenar en mil novecientos noventa y dos, si bien soCartela de la Muy santa Trinidad del frontal del paso del Santísimo Cristo del Perdónlo iba en carpintería, de manera conjunta coincidiendo con la primera salida de esta Corporación en la Madrugada del Viernes Santurrón. La talla se concluyó en mil novecientos noventa y seis. Está realizado en caoba brasileira encerada que se acabará en su color obscuro sobre el que destacan querubines en madera de naranjo e innumerables piezas de orfebrería que han sido encargadas al sevillano Manuel de los Ríos, de los que se pueden contemplar el llamador, bandejas recogedoras y pasadores, además de sendos faroles en el centro de los laterales, entre los hachones ubicados en los costados y con los que realiza la iluminación. Todas y cada una estas piezas de orfebrería se han efectuado en alpaca y posteriormente plateadas. Las dimensiones de las andas son de doscientos veintisiete cms. de ancho por trescientos noventa y tres de largo y 155 de alto y tiene siete trabajaderas para un total de 28 costaleros.

La iconografía del paso fue encargada a Manuel Carmona y la carpintería la hizo Francisco Bailac González. Realizada en madera de cedro, tienen presencia múltiples capillas y cartelas en altorrelieve y doce estaciones del Vía Crucis en la canastilla o los escudos de la Hermandad, Jerez, del primer Prelado Rafael Bellido o Juan Pablo II. Si miramos el paLlamador del paso del Muy santo Cristo del Perdónso de frente en la delantera de la canastilla nos hallamos con la Muy santa Trinidad y en la trasera con las tres cruces con la escena de la conversión del buen ladrón, estrenados en mil novecientos noventa y cuatro, a la derecha vemos la capilla del Bautismo de Cristo ya la izquierda con la Sagrada Familia, estrenos éstas dos de mil novecientos noventa y cinco. En el año 2011 se policromaron esas capillas de la canastilla. Los padres de la Iglesia Occidental para las capillas de las esquinas (San Agustín, San Ambrosio, San Gregorio y San Jerónimo). Imagen de San Agustín, Padre de la Iglesia (Capilla lateral derecha del frontal del paso del Santísimo Cristo del Perdón) En el 2004 se han estrenado los 2 que corresponden a las capillas del frontal: San Gregorio Magno y San Agustín. Y en el 2005 los de las capillas de la trasera (San Ambrosio y San Jerónimo). Los arcángeles San Miguel, San Gabriel, San Rafael y San Uriel para las capillas laterales de la canastilla (En el 2006 se estrenaron 2 y en el dos mil siete los otros dos), efectuadas por Nuria Guerra Castellano. Hoy día le queda por completar las capillas de los respiraderos con las tallas de los doce apóstoles y doce querubines.

Las andas del anterior fueron hechas en los talleres de Formación Profesional de los Progenitores Jesuitas del Puerto de Santa María. Era de ukola y acabado en su color. Constaba de 3 tallas frontales, en las que se representaba el escudo de la Hermandad unido al de la Parroquia, en uno de los lados la Virgen del Perpetuo Auxilio y el otro a San José Obrero, efectuadas por Manuel Benítez Peña, de Vejer. Desde 1992 procesiona con la imagen del Cristo de la Misericordia, de la población de Trebujena.

Paso de palio

La imagen de María Muy santa del Perpetuo Auxilio es de autor anónimo y en 1975 fue retocada por Manuel Bonat y más tarde por José Guerra CarretMaría Santísima del Perpetuo Socorroero, en 1979. Está realizada en terracota. Esta Dolorosa tiene una historia interesante. La Colegiata jerezana fue elevada a Catedral en mil novecientos ochenta. Repetto Betes, deán de exactamente la misma, preocupado por el tesoro artístico del templo, halló la primitiva Dolorosa de la Fraternidad de la Flagelación, tras unas paredes que fueron derrumbadas y ocultaban un vestíbulo, ofertando a la Cofradía del Perdón la imagen, la cual fue trasladada a la Parroquia de Santa Ana, procesionalmente, el ocho de diciembre de mil novecientos setenta y cinco, tras el retoque de Manuel Bonat. Las manos fueron donadas por la Fraternidad de las Tres Caídas. Es una Dolorosa de características barrocas, fechable, con probabilidad, en los años finales del siglo XVII, atribuida al escultor italiano afMaría Santísima del Perpetuo Socorroincado en nuestra ciudad D. Jácome Baccaro.

En principio, era una Dolorosa de busto, completándola la Hermandad de la Amargura cuando la empleó en sus desfiles. Tiene un semblante expresivo y una expresión de intenso dolor, considerable, sobre todo, en el rictus de la boca, que es un detalle singular de la Dolorosa. Los labios son carnosos, turgentes. Lleva 2 lágrimas en la mejilla izquierda y una en la derecha. Hasta la realización del nuevo paso de Misterio procesionaba en el mismo, dando la espalda al Cristo, componiendo la escena evangélica del Stabat Mater Dolorosa. SeCorona de María Muy santa del Perpetuo Socorroguía, en consecuencia, una iconografía habitual del sentir andaluz. El Viernes de Dolores de 1999 sufrió quemaduras en la encarnadura de la cara y manos tras el incendio de una vela a lo largo del Besapiés al Cristo. Más tarde fue restaurada por Mari Paz Barbero. Hasta 1991, María Muy santa del Perpetuo Socorro procesionaba en el paso del Cristo al pié de la Cruz

La corona de la Virgen, abierta, es una obra de mil novecientos ochenta y cinco efectuada a dPuñal de María Santísima del Perpetuo Socorroos caras en plata de ley, sobredorada y con piedras de aguamarinas por la Orfebrería Mallol de Sevilla, según adaptación barroca de la corona que luce la imagen pictórica bizantina de la misma advocación, incluyendo 2 arcángeles en la ráfaga a los lados del escudo de la Fraternidad, atributos y demás inscripciones. En ella, el Niño Jesús está asustado por la aparición de los arcángeles Miguel y Gabriel que le muestran los instrumentos de la Pasión. Asimismo posee una diadema dorada de estrellas, obra del taller Viuda de Villarreal, de 1976. Está repujada y cincelada, y unas cabezas de angelitos forman el motivo principal de su decoración. Y a juego con la coCorona de María Muy santa del Perpetuo Socorrorona, un puñal de plata de ley sobredorada y aguamarinas del mismo taller y realizado en mil novecientos ochenta. En dos mil seis, estrenó saya de salida, bordada en oro sobre terciopelo burdeos y tisú de oro, realizada por Fernando Calderón. Esta saya fue restaurada en el año 2009-2010 por la Escuela Taller de Jerez, bajo la dirección del mismo Fernando Calderón. El mantón de la imagen está sin bordar.

Cartela central del respiradero frontal del paso de palio de María Santísima del Perpetuo SocorroEl paso está efectuado según boceto del orfebre Manuel de los Ríos Navarro y el bordador Fernando Calderón. El palio, de cajón, es de terciopelo color burdeos, las caídas del mismo color y terminadas en flecos dorados. Los faldones en terciopelo del mismo color, llanos. En el año dos mil cuatro presentó el frontal de crestería bordada. En el año dos mil cinco ya estrenó el bordado de las caídas delanteras y al año siguiente, las traseras, todo obra de Fernando Calderón.

Los respiraderos son de alpaca. En su frontal y en los laterales, tres cartelas protegidas por dos arcángeles de estilo renacentista, mostrando los atributos de la pasión que lleva el icono del Perpetuo Auxilio. La cartela del frontal lleva representada la Huida a Egipto, la cartela izquierda las Bodas de Canaán y la cartela derecha la Anunciación. AdeSaya de María Muy santa del Perpetuo Socorromás lleva pequeñas cartelas donde van las letanías. Los varales son de estilo salomónicos. Los basamentos llevan capillas donde van los Apóstoles, excepto Judas Iscariote, en su lugar se ha colocado la imagen de San Pablo. Los varales son rematados por perillas muy esbeltas, réplicas de los pináculos de la Ermita de Guía.

En 1983 Luis Jiménez González realizó los ochenta candeleros de plata cofradiera y estilo barroco. Fue restaurada por Manuel de los Ríos en el año 2001. Las jarras también son de estilo barroco, de la misma manera que la peana de la Virgen, plateada con apliques en el centro, donde va el escudo de la Fraternidad, sobredorado. Dos ángeles querubines en las esquinas. La imagen venera en el futuro representará a San José Obrero con el Niño en la mano. Los candelabros de cola, muy originales, saliendo de sus filigranas tres faroles hexagonales. En la figura adjunta podemos ver el boceto de los mismos, obra de Manuel de los Ríos.

Escudo

Representa este a las 3 cruces en el Monte Calvario y sobre ellas la mano de un sacerdote en el momento de absolver; todo rodeado por la corona de espinas.

El templo

La Iglesia Convento de Nuestra Señora de la Merced en la que se adora la Patrona de la Ciudad tiene sus orígenes según la tradición a la creación por San Pedro Pascual de una modesta ermita extramuros de la urbe cerRetablo cerámico de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Desprecio de Herodesca de la entonces ermita de la ciudad de Santiago, y entre las 2 puertas de la muralla, la de Rota y la del Olivillo. Dicen que en el año mil doscientos sesenta y ocho al levantar los cimientos de la misma, fue descubierta en un horno para cocer tejas y ladrillos una imagen de la Virgen que sostenía al Niño Jesús entre sus brazos. Esta imagen fue aclamada como patrona de Jerez en el año 1272, jurándolo la urbe en el año mil trescientos.

El convento y también iglesia fue comenzado a finales del XV en gótico, su fabricación dura todo el siglo XVI, si bien su fachada es del siglo XVII. En mil ochocientos diez, con la llegada de las tropas napoleónicas a la urbe, la orden escapó del inmueble conventual, el que fue usado para acuartelamiento de las tropas. La iglesia se cerró al culto y las imágenes fueron llevadas a Santiago para su protección. Tras el pronunciamiento de Riego, se vuelve a cerrar el convento, afectando al culto en la iglesia. Con la deNave de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada samortización de Mendizabal, el convento pasa a ser de propiedad publica. En mil ochocientos cuarenta y uno es transformado en hospital municipal, siguiendo la iglesia abierta como capilla anexa al centro de salud. Tomó el nombre de Hospital de Santa Isabel de Hungría en homenaje a la Reina Isabel II, haciéndose cargo del mismo la congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente Paúl. Posteriormente, el hospital municipal, clausurado en mil novecientos setenta y cinco, pasaría a ser el Instituto de Enseñanza Secundaria «Santa Isabel de Hungría», cuyo patio es el viejo claustro conventual del siglo XVII.

La nave de la iglesia corre paralela a la presente calle Merced, hacia la que también se aRetablo Mayor de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada bre su portada, ubicada en el lado de la epístola. Esta portada fue levantada desde 1637 por Domingo Fernández Calafate, aunque probablemente haya sufrido reformas siguientes. El cuerpo principal se compone de dos pares de pilastras toscanas sobre altos plintos en las que se inserta el escudo mercedario. La puerta de ingreso, retranqueada con respecto al resto de la portada, se remata con frontón curvo partido formando roleos que enmarcan una hornacina con la imagen de San Pedro Pascual. El segundo cuerpo se divide en tres calles a través de columnas jónicas entorchadas y alberga en 3 hornacinas las imágenes de la Virgen de la Merced y los santurrones mercedarios San Ramón Nonato y San Pedro Nolasco. Hasta mediados del siglo veinte la portada se remataba con una torre con cuerpo de campanas que fue proyectado en mil setecientos cuarenta y tres por el padre Fray Fernando de Sierra.Virgen de la Merced (Sotocoro de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)

En su estado actual consta de una nave a la que se abren seis capillas en ambos lados. En la cabecera, el ábside es de trompas. A los pies, un arco rebajado de estilo gótico, cobija el coro.

La iglesia, de traza gótica, es de una sola nave con 5 tramos con cúpulas vaídas apuntadas. Fue levantada desde 1597 por los maestros Luis Fernández y Esteban Martín. A los pies se levanta el coro alto sobre un arco escarzano con cúpula de crucería. En su parte baja se encuentra el sotocoro, cuya sillería está encabezada por una imagen de la Virgen de la Merced sedente, situada en un pequeño retablo hornacina rococó, poSanta Natalia (Altar Mayor de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)siblemente del siglo XVIII dorado en oro fino. La imagen de la Virgen se encuentra sentada en un sillón con motivos rocallas y dorado. La imagen es barroca del segundo tercio del siglo XVIII de talla completa en madera policromada, dorada y fabulosamente estofada. Probablemente, se le atribuye a la escuela gaditano-genovesa debido a sus rasgos probablemente comparables con otras imágenes existentes en Cádiz documentadas de exactamente la misma. La Virgen porta en su mano izquierda un libro mientras que su frágil mano derecha la deposita en su pecho. En sus sienes porta una preciosa corona sin ráfaga, la cual solo se compone de canasto, compuesta por diferentes piedras hermosas, probablemente del siglo XVIII. A ambos lados de la Virgen hallamos 2 baldas. En una de ella, la imagen del beato mercedario San Pedro Armengol. Es imagen barroca del siglo XVIII de talla completa policromada, dorada y estofada, pudiendo ser tambien de la misma escuela gaditano-genovesa. En la otra ménsula hallamos la talla de Santa Bárbara, de estilo baSanta María de Cervelló (Altar Mayor de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)rroco de principios del siglo XVIII. Es de talla completa policromada, dorada y estofada, contando solo con el atributo de la torre, portando en la otra mano la palma del martirio.

La capilla mayor y el tramo anterior datan cara 1515. Fue en origen patronato y enterramiento de la familia Spínola, cuyos escudos aparecen en las claves de la bóveda. El testero plano se hace ochavado a media altura mediante trompas, cubriéndose la cabecera con cúpulas de terceletes. Adosado al testero se halla el Retablo Mayor, de estilo barroco, obra del escultor y ensamblador cordobés Francisco Dionisio de Ribas, quien lo contrató en 1654 y lo dejó concluido diez años más tarSanta Natalia (Altar Mayor de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)de, si bien no fue dorado hasta 1728. Consta de banco, dos cuerpos divididos por tres calles y ático. A cada lado del banco se abren dos puertas de servicio, sobre las que se situan sendos frontones partidos. Los cuerpos del retablo se articulan a partir de columnas corintias con profusa decoración vegetal, mientras que en el ático la distribución de las calles se hace a través de pilastras mensuladas. En el centro del banco, a cada lado del Sagrario, se disponen 2 hornacinas flanqueadas por columnas entorchadas que albergan las imágenes de San Lorenzo y San Antonio Abad, realizadas por Ribas. El primer cuerpo cuenta con dos calles que enmarcan el camarín de la Virgen de la Merced. A los lados se sitúan dos hornacinas que alojan las imágenes de San Pedro Nolasco, a la izquierda, y San Ramón Nonato, a la derecha. El segundo cuerpo, de estructura afín al primeCamarin de Nuestra Señora de la Merced (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)ro, contiene las imágenes de San Pedro Pascual y San Pedro Armengol en sendas hornacinas entre columnas, situando en el centro el manifestador, hoy en día ocupado por una imagen dieciochesca de Santa Catalina. El ático cuenta con un relieve central que representa la escena de la Aparición de la Virgen a Jaime I, flanqueado por las imágenes de Santa Natalia y Santa María de Cervelló. Todas y cada una estas esculturas de beatos mercedarios fueron realizadas por el escultor Francisco de Gálvez desde mil seiscientos sesenta y ocho. El camarín de la Virgen de la Merced se edificó en 1789, año en que se cercenaron parte de las columnas del retablo de Ribas para crear el espacio actual cuadrado y arqueado. Fue renovado múltiples veces en el curso del siglo XIX, y sufrió la última reforma en mil novecientos cuarenta y dos, cuando Francisco Hernández Rubio construyó la actual escalera del lado de la epístola. La imaNuestra Señora de la Merced (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)gen de la Virgen de la Merced es una talla en madera del siglo XV, procedente del convento mercedario de Algeciras, era originariamente de talla completa. Consta que era sobrevestida con lonas naturales, lo que provocó abundantes daños en la madera y la substitución de la talla original del Pequeño en el siglo XVIII que se conserva en la sacristía, siendo el que en la actualidad luce obra seriada moderna. Ello, unido a un fuerte ataque de xilófagos, llevó a que el cuerpo fuera chapado con una lámina de plata para evitar males mayores. La Virgen, efectuada en madera obscura, se encuentra de pie y sostiene entre las dos manos al pequeño Jesús, el cual bendice con la diestra y porta la bola del mundo en la izquierda. La cabeza de la Señora, una pieza perceptible de la estatua primitiva, muestra, pese a las numerosas restauraciones, la recia frontalidad, el afilado perfil y la anticuada sonrisa propios de las tallas góticas del instante. Fue coronada canónicamente en el año mil novecientos sesenta. Esta imagen fue hallada en 1628, en un horAltar de San Serapio (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)no de cocer tejas y ladrillos.

Nuestra Señora de la Merced es la Patrona de Jerez. El origen del patronazgo se remonta al siglo XIV cuando los frailes de la Orden se establecieron en la ciudad, tras la Reconquista por parte del Reino de Castilla, en una zona un poco más alejada que la entonces ermita de Santiago. Adquirió de forma rápida popularidad en los comienzos del siglo XV, en tanto que consta su asistencia en mil cuatrocientos diez a actos religiosos en la ciudad. Existen múltiples leyendas sobre el origen de la fe mercedaria en Jerez, muchas preservadas en manuscritos del archivo mercedario de la urbe. La más popular relata que la fundación del Convento de la Merced en la urbe de Jerez se realizó sobre terreno donde ya antes había existido una fábrica de tejas, del que todavía se conSan Serapio (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)servaban el horno donde se cocían ladrillos y tejas. Al intentar derribarlas para hacer los cimientos del convento, se cuenta que dieron con una oquedad con un pequeño nicho donde se hallaba una la imagen de la Virgen, oscurecida por el humo de la fábrica de tejas.

Las capillas, de mediados del XVI, están situadas en los costados de la nave entre contrafuertes. Son de pequeño tamaño, cuadrangulares, cubiertas con bovedas de crucería y con acceso a través de arcos almohadillados. La capilla de San Serapio, primera del lado de la epístola, fue originariamente patronato de los caballeros Rallón, cuyas armas aparecen en la lauda sepulcral. Se dedicó al santo en 1761, año en que se instaló el retablo, así como la interesante imagen del beato atormentado. El retablo, rocalla, es de un solo cuerpo, en su hornaSan Pedro Nolasco (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)cina central se halla la imagen de San Serapio, imagen plenamente anatomizada y tallada (esta imagen representa el instante de martirio del santo, el que fue crucificado por los sarracenos y más tarde le sacaron los intestinos para por último cortarle todas y cada una de las extremidades del cuerpo), el que está flanqueado por dos pequeñas imágenes de San Bartolomé y el Arcángel San Miguel que se encuentran sobre dos ménsulas en el retablo. Estas imágenes se encuentran divididas por estípetes. En el ático del retablo, hallamos en una hornacina la imagen de San Fernando, Patrón de Sevilla.

En el lado de la epístola también nos encontramos con la CaCapilla de San Pedro Nolasco (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)pilla de San Pedro Nolasco, la que recoge un sencillo pero precioso retablo neoclásico del siglo XIX de color blanco y motivos ornamentales dorados en pan de oro. El retablo contiene tres hornacinas; la central acoje a la imagen de San Pedro Nolasco, fundador de la Orden de la Merced, imagen de candelero para vestir seguramente de mediados del siglo XVIII. Se nos presenta ataviado con el hábito mercedario, de color blanco; en su mano izquierda sostiene unas cadenas rotas, símbolo de la liberación de cautivos y en su mano derecha porta un estandarte en plata del siglo XVIII con el escudo mercedario, representando este su papel como creador de la Orden. A los lados hallamos 2 pequeñas hornacinas. En una de ellas, Santa Isabel de Hungría, la cual aparece con un cofre en la mano y dando dádiva a un pequeño pobre. Del otro lado encontramos la talla del Arcángel San Rafael. Ambas imagenes son de talla completa y seguramente de principios del siglo XIX. En esta misma capilla y en el lateral derecho, en una balda de madera está una imaCapilla de los Riquelme (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)gen de San Pedro Pascual, talla de candelero para vestir de mediados del siglo XVIII. Se nos presenta con los atributos típicos de su iconografía, como la espada en el cuello, simbolo de su suplicio (murió degollado), la palma de suplicio (si bien en un caso así lleve una pluma), un libro y una mitra, símbolo de haber sido Obispo escogido de Jaén, motivo por el que se viste de capa pluvial.

La capilla de los Riquelmes, o de Antonia García Picazo “la Ximona”, viejo Sagrario, es la de mayor tamaño. Se sitúa junto a la cabecera de la iglesia en el lado de la epístola y a ella se accede mediante un alto arco apuntado. La capilla, levantada a lo largo del primer tercio del siglo XVI, es moderna a la mayor del templo. Al interior se cubre por bóveda de crucería con terceletes, en cuCrucificado (Capilla de Riquelme de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)yas claves secundarias lucen escudos mercedarios. En el frontal de la capilla, hallamos un retablo a base de molduras y columnas del siglo XIX donde se encuentra la imagen de Madre de Dios de la Clemencia. A sus lados y sobre dos hornacinas dos pequeños santurrones seriados. En el lado derecho de la capilla hallamos un arco ojival, sobre el que se encuentra la imagen de Nuestro Padre Jesús del Consuelo, obra del siglo XVIII. En el lado izquierdo de la capilla encontramos la talla de un Crucificado, obra de Ramón Chaveli Carreres, debajo del como, desde 1947, encontramos el sitio de enterramiento del general jerezano Miguel Primo de Rivera. En esta misma capilla y en una esquina encontramos una fantástica talla de San Sebastián Mártir, probablemente obra de finales del siglo XVI o bien principios del XVII.

Ubicado en la nave del evanSan Ramón Nonato (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)gelio primeramente a sus pies nos hallamos con la Capilla de San Ramón Nonato, santo mercedario. El retablo es bastante sencillo, de estilo neoclásico de XIX, con posibles fragmentos de otros retablos barrocos. Hallamos en el centro del mismo, la hornacina que cobija la imagen del Beato flanqueado por dos columnas estriadas en las que se envuelven unas guirnaldas siendo su capitel jónico. La imagen de San Ramón Nonato es de candelero para vestir, con cabeza y manos en madera tallada policromada, probablemente de finales del siglo XVIII. Se nos presenta vestido de cardenal aunque con el háVirgen Chiquita de la Merced (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)bito mercedario debajo. Los atributos que presenta la imagen son el ostensorio (debido a que se cuenta que recibía la comunión diaria de un ángel) en plata y en la otra mano la palma con 3 coronas que significa castidad, elocuencia y suplicio, igualmente en plata. En la boca podemos ver un candado, símbolo del castigo sufrido por predicar a los infieles.

De las del lado del evangelio quizás sea la más interesante la llamada Capilla de la Virgen Chiquita. Cubierta mediante bóveda de crucería con nervios alabeados y redecorada en la segunda mitad del XVIII, cuenta con un retablo relicario rococó de igual croPintura de San José (Capilla de San José de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)nología, atribuido a Andrés Benítez. Este retablo, en el que se conserva una copia de la Sábana Santa de Turín fechada en 1609, cobija en la hornacina central una imagen de la Virgen de la Merced, talla de vestir del siglo XVIII de tamaño académico sobre una preciosa peana rococó de madera dorada, denominada “de las procesiones”, utilizada para llevar a cabo las procesiones claustrales del convento. A los dos lados habrían de estar las pequeñas imágenes de San José y San Miguel pero en la actualidad la suplantan 2 pequeñas jarras con flores en plata, y en la parte superior, el Espíritu Santurrón. La Virgen se nos presenta vestida con tejidos del siglo XVIII portando en sus sienes una pequeña corona en plata sobredorada y a sus pies una media luna de plata todo ello del siglo XVIII. A los pies lleva 2 tallas de niños cautivos, símbolo de la orden de la Merced, del mismo modo datados en el siglo XVIII.

Al lado de ésta, se enSanta Ana y la Virgen Niña (Capilla de San José de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)cuentra la Capilla de San José, en la que resalta un delicado retablo de mediados del siglo XVIII con estípetes y decoración de rocalla, que flanquean la hornacina central donde se encuentra ubicado un cuadro del Siglo XVIII de San José con el Niño Jesús. Además de esto este retablo contiene otras dos pinturas del siglo XVIII, una que se encuentra en el banco del retablo sobre una Dolorosa y en el ático del mismo, otra del Niño Jesús con una oveja. En el lado derecho de la capilla y sobre una pequeña ménsula encontramos una talla de Santa Ana con la Virgen pequeña del siglo XVIII, siendo de talla completa de madera policromada, dorada y estofada. En el laVirgen del Pájaro (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)do izquierdo se encuentra una hornacina en la pared, en la cual encontraremos una imagen de San José es una talla moderna de vestir obra de José Carlos Gutiérrez, la que se nos muestra vestido de verde, con el Niño Jesús en sus brazos y una encalla de azucenas en la mano. Esta imagen procesionó en el Corpus Christi del año dos mil ocho.

Desde el lado izquierdo de la capilla mayor, mediante un corto pasillo cubierto con bóveda de cañón abocinada y casetonada, se accede a la antesacristía, que fue levantada a lo largo de los primeros años del siglo XVII por el mercedario fray Francisco de Vera y Villavicencio. Es de pequeñas proporciones, cuadrangular y cubierta por bóveda baída con casetones circulares. La sacristía, de mayores proporciones, cuenta con 2 tramos divididos por arFrontal del Altar (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)co fajón sobre los que volvean cúpulas vaídas. En ella se protegen ciertas imágenes de interés, como las 2 columnas de Santa María de Cervelló y la beata Mariana de Jesús, del siglo XVIII, como la talla de la Virgen con el Niño, conocida como “del pajarito”, imagen hispano-borgoñesa, de la segunda mitad del siglo XV, de terracota policromada. Previamente en la Capilla de san Ramón Nonato nos encontrabamos un pequeño pero hermoso templete, donde se ubica un hermoso busto de Dolorosa. El templete está efectuado en madera, de estilo barroco, dorado en oro y pintado en azul. El portenDolorosa (Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada)toso busto de la Dolorosa es de madera tallada, policromada y estofada, el que nos muestra a la Virgen con las manos juntas llorando entristecida. Esta imagen es probablemente de finales del siglo XVII siendo su autor anónimo. Porta en sus sienes una pequeña ráfaga en plata del siglo XVIII. Tambien una pequeña imagen de Santa Cecilia, patrona de la música, los poetas y los ciegos. Es talla de candelero para vestir, posiblemente de escuela malagueña del siglo XVIII. La imagen posee un vestido de brocado del siglo XVIII con un manto de raso blanco terminado en una concha de oro. La santa presenta los atributos convencionales; en su mano derecha la palma de martirio y en la izquierda la representación de un órgano. Esta imagen se hallaba previamente en la Capilla de San Pedro Nolasco.

La basílica de la Merced cuenta además con importantes obras de orfebrería, particularmente con un ajuar de platería hispano-americana del siglo XVIII. El frontal de altar representa el mejor ejemplar de esta tipología en la ciudad. Fue donado por el vicario general de la orden en Nueva España en 1730, que lo habría hecho labrar en Guatemala. Se trata de una pieza rectangular de plata que presenta tondos gallonados, con la representación de la Virgen de la Merced en el centro y santurrones mercedarios a los lados. Donados por exactamente el mismo religioso son un cáliz y un ostensorio, los dos de plata. Otra pieza excepcional son las andas donde se halla la Virgen frecuentemente y que sirven además para procesionar. Fueron labradas en plata en 1648 por el jerezano Juan Díaz de Mendoza. Se trata de una estructura de baldaquín sostenido por cuatro columnillas, entorchadas en su mitad inferior; sobre estas columnas se dispone la cornisa de la que parten los nervios que se unen en el centro.

Tuvo el Monasterio varios claustros de los que solo se conserva uno cuya construcción se inició a mediados del siglo XVI. Fue elevado a Basílica Menor por el Papa Pío XII en mil novecientos cuarenta y nueve.

Paso de misterio

La imagen procesional de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Desprecio de Herodes es de tamaño natural, de vestir, y siempre y en toda circunstancia se atribuyó a Pedro Roldán el Viejo, fundador de la dinastía artística de los Roldán y autor de toNuestro Padre Jesús del Consuelo en el Menosprecio de Herodesda una escuela de imaginería llamada roldanesca o bien roldaniana, si bien recientemente existe otra hipótesis conforme la cual quizas se deba a la escuela genovesa establecida en Cádiz en el siglo XVII.

Según la atribución a Roldán, sería, puesto que, una imagen sevillana del siglo XVII. La vida de Roldán el Viejo engloba de 1624 a 1700. Había natural de Sevilla. Cubre, con su actividad, toda la segunda mitad del siglo XVII. Fue acólito de Alonso de Mena desde mil seiscientos treinta y ocho. En consecuencia, la polémica sobre el artista en cuanto a su biografía está actualmente dichosamente superada: Nació en Sevilla, su origen es antequerano (Málaga) y su primera formación y vida artística fueron granadinas, siendo su realización humana más profunda la sevillana y, específicamente, la Sevilla barroca del siglo XVII. Cuando Roldán se trasladó a Sevilla en mil seiscientos cuarenta y seis, se ha repetido con insistencia que fue discípulo de Martínez Montañés, hipótesis que a un sector de la doctrina no parece aceptable, porque, por esas fechas, el gran profesor alcalaíno estaba ya viejo y, aunque recibía usuales encargos, solía traspasarlos a otros artPaso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Menosprecio de Herodesistas más jóvenes. No obstante, no se puede descartar de modo absoluto el hecho de que Roldán se interesara por conocer la obra del afamado Montañés, aunque sólo fuera a título de curiosidad, sin ánimo de aprender nada nuevo desde el punto de vista artístico. La obra de Roldán se nos aparece influida por el barroquismo italiano.

En la imagen de Nuestro Padre Jesús del Consuelo, observamos una talla cubierta con una túnica blanca de vestir, conforme la iconografía tradicional de este momento pasionista. Si nos detenemos en el rosPaso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Desprecio de Herodestro de la imagen, observamos que la cabeza hace un leve giro que otorga al conjunto movimiento. Los ojos son de rasgos orientalizantes, rasgados y con un ligero abultamiento en el párpado inferior. Estos rasgos son propios del círculo de Roldán y que valen como firma. En el rostro de Jesús hay más preocupación por la expresión que por la belleza de las formas. La boca está ligeramente entreabierta. La nariz es recta y larga. Ha perdido, en parte, la policromía. Los cabellos son lacios y ordenados y caen sobre la espalda en mechones bien definidos y tallados a punta de cincel descansada, sin crispación. La expresión de los ojos es dulce, reflejándose en ellos una intensa resignación. Las manos son un prodigio de la técnica y revelan a un genuino profesor. Son perfectas en composición, largas y delgadas, de venas marcadas, logrando hacer patente la fisiología de exactamente las mismas merced a los conocimientos médicos que, sin duda, el artista poseía.

Manos de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Menosprecio de HerodesSon unas manos que revelan a un consumado escultor y aparecen atadas a una cuerda por delante. Es una pena que, con el paso del tiempo, se hayan estropeado un tanto. Los pies, perfectamente tallados, reflejan asimismo la gubia de un inusual escultor. Es, en conjunto, una escultura procesional meritísima, con un sello inconfundible de barroquismo sin ensaltación, ya que la talla irradia serenidad, a pesar de la expresión de dolor que evidencia, perceptible, sobre todo en las mejillas, que aparecen magulladas, haciendo de nuevo el imaginero alarde de sus conocimientos médicos. Todo en la imagen es ponderado y sufriente, mas sin estridencias. Esta talla poPaso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Menosprecio de Herodesdría fecharse entre 1675 y 1684, años estos en que Roldán efectuó distintos viajes por Andalucía: Jaén, Córdoba, Jerez, Puerto de Santa María, Villamartín, Cádiz y Medina-Sidonia, entre otras poblaciones, alternando sus trabajos en ellas, si bien siempre de forma constante para Sevilla. Hay que reconocer que, por estas datas, sus hijos Marcelino y Pedro comenzaban ya a intervenir en las tareas escultóricas de su padre, con lo que siempre y en todo momento resultaba difícil discernir cuánto se debe al creador de la escuela y cuánto a su taller. Todo ello se dificulta todavía más si añadimos que Roldán se vinculó a la familia de los Ribas, de los Mena y a Juan de Valdés Leal, escultores los primeros y pintor este último, por lo que es obvio que tuvo una escuela de suma importancia. Observando la talla del Consuelo, vemos de qué manera Roldán arranca de la segunda mitad del siglo XVII, del barroco hispalense, en la que aún se advierte su capacitación a la vera de Alonso de MNuestro Padre Jesús del Consuelo en el Menosprecio de Herodesena, así como su adaptación a las tendencias imperantes en imaginería, mas con un desarrollo gradual que va de lo tradicional a lo barroco, o dicho en otros términos, de lo apacible a lo trágico, siguiendo el camino que Montañés había trazado y que nuestro artista acabaría. En el Señor del Consuelo observamos ya sus peculiaridades originales, aquellas en las que el astro de Roldán brilla con luz propia. Originalidad y libertad de formas, porque no hay servilismo hacia Montañés o cara Juan de Mesa, tan de moda en aquel momento; escorzo en la figura, elegancia en los movimientos, talla delicada, con suave expresión de contención sensible al estilo de Montañés, cabeza de largos mechones y bello rostTúnica de Nuestro Padre Jesus del Consuelo en el Desprecio de Herodesro de acusado perfil. Agradó Roldán del perfil judío y de esta manera lo reflejó en sus tallas.

El rostro del Consuelo es casi triangular, de pómulos ligeramente salientes, labio superior que sobresale en comparación con inferior, barba bífida (que es propia de Roldán y de su escuela), fosas orbitales limitadas por cejas de correcto dibujo, ojos pintados, con expresión de ternura; color atezado y enmarcado por una cabellera tallada a gubiazos en mechones planos, sólidos y negros. En lo que se refiere a la policromía, tuvo el artista en cuenta, como ya decíamos ya antes, con precisa observación realista, las huellas sangrienta de los golpes, bofetadas y contusiones; mas siempre y en toda circunstancia, pese a ello, expresando el triunfo de la divinidad sobre la muerte. Es, por consiguiente, el Señor del Consuelo una obra en la que la humanidad de Cristo se hace con una divinidad, representando, desde el punto de vista iconográfico, al mismo Dios hecho Hombre, patente en la expresión de dulzura infinita del rostro. La peana sobre la que aparece el Señor del Consuelo es de naranjo, de fácPaso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Menosprecio de Herodesil corte y pulimentada superficie, con finas aristas.

En definitiva, esta talla de Jesús del Consuelo es, a falta de documentación, atribuible por todas las notas estilistas que hemos apuntado a la gubia de Pedro Roldán, tal vez con intervención de alguno de sus hijos. La semejanza de esta imagen con el Penitente de la Fraternidad de la O bien de Sevilla es patente. La imagen de Nuestro Padre Jesús del Consuelo recibía adoración de los fieles en una capilla del claustro de las “Procesiones” (el convento tuvo 3 claustros), que por entonces era el patio principal del Hospital. Cuando se creó la HermaHerodes (Paso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Desprecio de Herodes)ndad del Transporte la imagen del Señor, como titular de la nueva cofradía, fue trasladada al interior de la ya Basílica de Nuestra Señora de la Merced, a la capilla de los Riquelme.

Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el desprecio de Herodes procesiona con una túnica de terciopelo de Lyon, color hueso. Los bordados son de una túnica vieja del siglo XVIII y fueron pasados al nuevo tejido por las Esclavas del Muy santo. En el inventario de la Hermandad la túnica figura con un valor de 10.000 pesetas (suponemos que sean del total y no de lo que costó pasar los bordados a un nuevo terciopelo. Además de esto consta el valor de las potencias de plata de ley: 2.500 pesetas. En el año 2005 se doSoldado romano (Paso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Desprecio de Herodes)raron las potencias de salida del Señor.

En cuanto a la imaginería no sagrada, hay que destacar las figuras que aparecen en el paso del Misterio del Señor del Consuelo. Se trata de Herodes, que va sentado en un trono, y unos letrados que le acompañan, así como dos soldados romanos, vestidos a la usanza de aquel instante. Son tallas efectuadas por el imaginero jerezano Francisco Pinto Berraquero en mil novecientos cincuenta y seis y destacan por su tremenda expresividad. Los dos soldados romanos tienen una perfecta caracterización, siendo de complexión musculosa, atlética y de gestos crueles. Así, el artista logró expresar que estaban acostumbrados a todo género de brutalidades. Las dos representan la iconografía neobarroca del legionario romano de la Andalucía occidental de este siglo. La ropa está tallada en exactamente la misma imagen llevando una de ella una armadura del tipo loriga musculata, al paso que la del otro es de tipo segmentata, complemFrontal del paso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Menosprecio de Herodesentados con una clámide de color granate, sostenida al cuello con un broche y cadena. Portan un casco ático con penacho de grandes plumas blancas y cimera de grandes proporciones, armados los dos con una lanza de grandes proporciones y espada, sujeta ésta a la cintura al lado del mandil de tiras de cuero. En el 2000, estrenaron cascos nuevos de orfebrería, rematados por las tradicionales plumas de avestruz. El trabajo se ha realizado en los talleres San Francisco, de Sanlúcar de Barrameda. En el año dos mil once se estrenaron nuevos ropajes de las imágenes secundarias, efectuados por José Carlos Gutierrez. Los romanos estrenan además de esto juego de corazas.

Son todas y cada una ellas esculturas de tamaño natural, de gran fuerza sicológica, testimonio del buen hacer de nuestro imaginLateral de la canastilla del paso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Desprecio de Herodesero. Los gestos de los letrados que acompañan al Tetrarca de Herodes semejan tener vida propia, puesto que Pinto los realizó en actitud de diálogo, señalando a Cristo, que aparece en la delantera del paso. Son una buena muestra de la imaginería no sagrada.

El paso de misterio es de los llamados dorados, de estilo barroco. Jerezanos son sus autores y este carisma quedó plasmado en la talla en la que se puede advertir algún racimo de este fruto protagonista de nuestra tierra. Fueron los hermanos Francisco y Lutgardo Pinto Berraquero, los que intervinieron de forma conjunta en la talla de este paso: Lo diseñó Francisco, pero con las gubias estuvieron trabajando los dos. La carpintería y la talla se terminó en mil novecientos cincuenta y seis.La parihuela la edificó José María Ozores Casas. En mil novecientos cincuenta y siete, Antonio Sánchez González en su taller sito en la calle Pureza, cincuenta y nueve, de Sevilla, doLlamador del Paso de Misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Menosprecio de Herodesraba el paso; el presupuesto fue de 105.000 pesetas.

En el año 1972 el paso fue ampliado, un metro más de largo, por el tallista Manuel Santurrones Calero y asimismo le hizo un respaldo al sillón de Herodes. El dorado de la parte nueva y de lo dañado de la vieja no se efectuó hasta 1974 Esta vez, el dorado lo hicieron José Herrera y Ángel Feria; eran sevillanos que estaban trabajando en la restauración de la Cartuja jerezana.

En comparación con los pasos que se efectúan hoy en día, tiene de peculiar que la canastilla es muy baja y los motivos que emplea como decoración son muy grandes. Sigue el estilo del barroco hispalense y tiene todas las características de Pinto El Viejo, a pesar de que sus autores fueron sus hijos Francisco y Lutgardo. La decoración continua y grandes motivos de curvas muy suaves es lo que siempre hizo Pinto El Viejo. Como el paso de los Judíos de San Mateo, la talla no está dotada de grandes ornamentos o bien capillas, pero su diseño y ejecución lo hacen muy precioso en su conjunto, contando con bellos candelabros como iluminación. Sus medidas son doscientos veintitres cms. de ancho por 530 de largo y ciento cuarenta y ocho de alto. En el 2001, estrenó faldones, regalo de la cuadrilla de costaleros, en terciopelo morado. El trabajo ha sido realizado en los talleres del jerezano Ildefonso Jiménez.

Paso de Palio

El paso de palio de esta Hermandad tiene como imagen titular a la Madre de Dios de la Clemencia, imagen de candelero, que fue encargada en el año 1956 al imaginero Sebastián Beatos Rojas, pidiéndole que se inspirara en la Virgen de la Esperanza de TriaMadre de Dios de la Misericordiana. La imagen de esta Dolorosa llegó a Jerez el 6 de Junio de mil novecientos cincuenta y seis y salió por vez primera procesionalmente el año 1957. El Cardenal Arzobispo de Sevilla, don José María Bueno Monreal la bendijo el diez de junio de 1956. Es una imagen de candelero para vestir de uno con sesenta y ocho metros de altura. Esta talla es un ejemplo concluyentes del estilo personal de su autor, unido a un recuerdo persistente del pasado. Se la ha clasificado como neobarroca, aunque consideramos que se trata de una Dolorosa típicamente moderna, dicho esto en el más profundo sentido de la palabra, y, sobre todo, busca la belleza de la Virgen.

Imagen de gran belleza y singular personalidad, es indudablemente, una de las mejores obras del periodo medio (1951-1965) de la producción del autor. La serena expresión del semblante y las adecuadas proporciones de la cabeza ofrecen un conjunto armonioso de líneas, en el cual resaltan los ojos, que dirigen su mirada al frente; la nariz, muy fina, y sobre todo la boca, caracteristica de este periodo, de formas suaves y ligero desplazamiento a la derecha desde el eje longitudinal del semblante. El maxilar inferior forma al lado del óvalo, una estructura de cabeza muy habitual en esta etapa. las manos de dedos finos y alargados presentan en la unión de los metaMadre de Dios de la Misericordiacarpos y las falanges un excesivo pronunciamiento que responde a este periodo. La encarnación es de tonos tostados.

La Virgen de la Misericordia es una Dolorosa de tez morena, algo verdosa la encarnadura (este tipo de encarnación ha sido llamada con el nombre de “lorquiana”), ojos enormes y rasgados, nariz larga y recta y boca amplia, dejando entrever los dientes ligeramente, así como la lengua. Las facciones son perfectas. Tiene una muy elegante belleza que las convierte a esta imagen en una de las DoMadre de Dios de la Misericordialorosas más bellas, por lo que hace a fisionomía del rostro, de Jerez. Las manos son de un modelado exquisito y fino.

La belleza de esta imagen causa una intensa vibración emocional en el espectador. En lo referente a las manos, el artista onubense las efectuó poniendo singular énfasis en su largura y finura, muy expresivas, tal y como si el artista quisiera imitar, en ese alargamiento, las indicaciones del excelente pintor cretense El Greco. En esta Dolorosa se puede entender con plenitud lo que pretendía Sebastián Santos al efectuar sus imágenes marianas y que se centraba ante todo, en buscar la belleza, lo que podríamos denominar “el éxtasis estético”, aun sobre el dolor, del instante pasional que la Madre de Dios vive, aunque sin desdeñar naturalmente, esos momentos de sufrimiento. En este sentido es interesante resaltar que la Dolorosa tiene la boMadre de Dios de la Misericordiaca entreabierta, expresando una emoción. Muy especiales son también las lágrimas de la Dolorosa en lo relativo a su colocación en el semblante, tres en la mejilla izquierda y cuatro en la derecha, mas cayendo bajísima una de las pertinentes al lado izquierdo, prácticamente al nivel de los labios.

La imagen irradia una extraordinaria espiritualidad, belleza y contención sensible, así como una dulzura que, indudablemente, es fruto de la profunda religiosidad del artista. El rostro de la Dolorosa se distancia claramente de los dramatismos tan del gusto del barroco, prefiriendo en cambio reflejar una espiritualidad que es acorde con la idea de Madre de Dios como Corredentora del género huCorona de Madre de Dios de la Misericordiamano. En ese sentido, quizás cabría poner en tela de juicio el encuadre del artista onubense en el neobarroquismo. En cualquier caso, este encuadre, sólo útil a efectos teóricos, ha de ser matizado. Esta matización viene de la mano del estilo personal del artista y de lo arraigado de sus creencias religiosas a la hora de hacer sus imágenes. Por este motivo, no sin razón, se le ha llamado el Montañés del siglo XX. La falda de Madre de Dios de la Misericordia, de tisú de plata, fue bordada por las Esclavas del Muy santo.

Las orfebrerías del paso se efectuaron en los talleres de Manuel Seco Velasco, que también reformó la Corona de la Virgen (que fue comprada en 1956 por 3.250 pesetas a la Hermandad de la Amargura de la capital hispalense, costando la reforma y dorado de Seco Velasco, 1.500 pesetas) así como efectuó los respiraderos del paso en 1957, los que resaltan en extremo, del mismo modo que la imagen venera que se enLa Virgen de los Reyes, imagen Venera del Paso de Palio de Madre de Dios de la Misericordiacuentra al lado del llamador. El llamador del paso de palio tiene un nombre: “Ángel Camino del Cielo”, está catalogado con un valor de dos mil pesetas y se supone que es obra del Taller de Seco Velasco. La imagen venera es la Virgen de los Reyes, de plata de ley repujada por Manuel Seco Velasco realizada por doce.000 pesetas. En cuenta aparte figura la peana de la imagen adora por la cantidad de seiscientos pesetas, se supone que es de plata cofradiera. La candelería tiene noventa y dos puntos de luz (setenta y ocho piezas de plata cofradiera de Seco Velasco, más 14 candeleros de serie). Todo salvo los candelabros de cola del paso que son obra del taller de Lorenzo Jiménez Rueda con 24 puntos de luz y cada base sujeta 2 ángeles con las alas muy abiertas. En el año 2002 se restauraron los candelabros de cola en los talleres de Antonio García Falla. En el dos mil cinco se restauró y doró de nuevo la corona de la Virgen.

Los respiraderos son de plata cofradiera. El esFrontal del respiradero del Paso de Palio de Madre de Dios de la Misericordiaquema es una franja horizontal y enriquecida entonces por una serie de volúmenes provocados por unas pilastras que los dividen en paños prácticamente cuadrados. En el respiradero delantero las pilastras llevan adosadas unas medias columnas. De cada pilastra pende una perilla a modo de pinjante. Y en el paño central hay una capilla con la Virgen de la Merced; la imagen es de busto redondo. A los lados y en bajorrelieve, San Ramón Nonato y San Pedro Nolasco. En las capillas de los respiraderos laterales están las imágenes de la Virgen de las Montañas y de los Remedios. Por todo ello la factura de Manuel Seco Velasco fue de ciento setenta y cinco mil pesetas. La peana es obra de Cayetano de la Calle. Las jarras son 8 grandes y 8 pequeñas, no habiendo perseverancia del material, autor ni costo.La Virgen del Rocío en la gloria del Techo de palio del paso de Madre de Dios de la Clemencia

El techo del palio es de tisú de plata. En la gloria está la imagen de Nuestra Señora del Rocio, en mediorrelieve, que se bendijo en la Ermita Almonteña el día 12 de junio de 1957. La cara y las manos de la imagen las talló Sebastián Santos (2.000 pts.) y Manuel Seco Velasco hizo el resto de la imagen (“una imagen del Rocío, en metal repujado, dorada en oro fino y policromada: 15.000 pts.”). El resto del techo está salpicado de estrellas bordadas en oro.

Los bordaLa Virgen de la Merced, en el frontal de los respiraderos del Paso de Palio de Madre de Dios de la Misericordiados del palio son obra de Carrasquilla de los años 1984 y 1985. Solo las bordó por fuera. Llama poderosamente la atención los escudos de la Hermandad y el Mercedario que lucen en la caídas frontal y trasera del palio, que son de malla de oro fino y solo llevaban bordadas 2 coronas una en la caída delantera y otra en la trasera. Las caídas se remataban con flecos de oro entrefino y caireles de trece centímetros de largo. Se completaban con los cíngulos de dos metros de cordón en oro entrefino de ocho m/m con pasador. El manto, liso, va sin bordar en color blanco. Carrasquilla cobró por la confección del mismo dos mil quinientos pesetas.

Los faldones son de raso color crema, están forrados y adornados con un galón en la parte superior, otro en la inferior y con broches de calabrote oro, fueron realizados originariamente por José Carrasquilla. En el dos mil seis, se efectuó el pasado del Escudo de la hermandad bordado del antiguo estandarte al faldón delantero del paso de palio. En el dos mil siete, se efectuaron nuevos faldones.

Escudo

Todos y cada uno de los elementos quedan agrupados por una cartela de composición piramidal y se remata con un CoEscudo de la Hermandad del Transportenopeo que alberga a una Tiara Pontificia y las 2 Llaves de San Pedro (primera alusión a la sede). Dentro de la cartela hay un escudo, y bajo este, en 2 óvalos paralelos conteniendo los anagramas de Jesús y María, con las leyendas respectivas de: “FONS TOTIUS CONSOLATIONIS, MISERERE NOBIS” y “MATER MISERICORDIAE, ORA PRO NOBIS”, entre ellos está la imagen de San Cristóbal (el gremio de los transportistas promovió su fundación). El escudo, que está en la parte superior de la cartela, queda dividido en cuatro cuarteles. El primero tiene el escudo de la Orden Mercedaria. El segundo, el escudo de la Real Hermandad de la Esclavitud Mercedaria. El tercero, una mitra y un báculo (alusión a San Pedro Nolasco, creador de los mercedarios). El cuarto, el escudo de Jerez. En el centro, y como escusón, está la Cruz de la ciudad de Santiago sobre una concha de peregrino, por estar situada la Basílica en la collación parroquial de Santiago. Todos y cada uno de los cuarteles y el escudo “afirman” lo mismo: cuál es la sede, la parroquia y la ciudad donde radica la hermandad.

Referencia histórica

La hermandad dio sus primeros pasos en 1952, en el momento en que un grupo de transportistas (de ahí proviene su apodo de “El Transporte”) que se reunían en las dependencias de la Central de Industrias y Repuestos, intentaFoto antigua de Nuestro Padre Jesús del Consuelo, anterior a la creación de la Fraternidad (Cortesia de Jerónimo Jesús Peña Rubio)ron darle forma a la idea y comprometer a un número mayor de personas en el proyecto de fundar una fraternidad de penitencia. En su gestación y nacimiento están muy presentes en aquel grupo de personas las referencias a las fraternidades sevillanas con exactamente el mismo origen gremial. De esta manera puesto que quedó establecida en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced, acreditando de esta manera su nacimiento con la “antiquísima y sólida raíz mercedaria”. Tomó la Fraternidad como Titular, con el anterior permiso de los mercedarios, un magnífico Cristo Cautivo que se veneraba de mucho hace un tiempo en la Capilla del Sagrario del convento mercedario, hermosa imagen del siglo XVII, de autor ignoto, aunque atribuida a Roldán el Viejo, padre de La Roldana. Se eligió el desprecio sufrido por Jesús ante Herodes como misterio que no figuraba en la Semana Santa de nuestra urbe. La Hermandad restauró la imagen y la expuso al culto de los fieles en su actPrincipios de los sesenta. El Tintinámbulo en el cortejo de la Fraternidad del Transporte delante de San Marcos, soportando en esos momentos la lluvia.ual capilla del Sagrario. El diecinueve octubre de 1953, la autoridad hispalense aprobó los primeros estatutos de la fraternidad, que le habían presentado en julio de aquel mismo año de 1953, bajo el patronazgo de San Cristóbal Mártir, debido a su relación con el gremio de los trasportistas. Sus fundadores fueron: Juan González Márquez, Francisco de la Rosa García, Rafael Navarro Burgos, Miguel Doña Gutiérrez, Francisco Cañete Sánchez, Carlos Bernal Fernández, Cristóbal Peña González y Rufino Pedrosa Domínguez. En sus reglas primitivas la Hermandad incorporaba múltiples actuaciones de inspiración social, según la doctrina del entonces Papa, Pío XII.

Los primeros cultos de la Fraternidad se tuvieron en mil novecientos cincuenta y cuatro y el primer besamanos el Domingo de Ramos de aquel año, acordándose, que al año siguiente efectuase su primera estación penitencial solamente con el paso del Señor, como así se hizo. El 3 de abril de tal año, Domingo de Ramos, si bien debió salir ya antes que la de la Entrada en Jerusalén por ser más reciente, se tomó el acuerdo entre ambas de dejar que aquella abriera la Semana Santa. En este primer desfile, muchos y muy significativos serían sus estrenos: “Cruz de guía de caoba; cuerpo de penitentes con túnicas de lana color del hábito mercedario, llevando sobre el antifaz el escudo de la Real y Militar Orden de la Merced bordado en oro y sobre la capa va a llevar estampado el escudo de la Hermandad; el Guion, totalmente terminado, muy valioso trabajo del taller de bordado de las Religiosas Hijas de San Vicente del Colegio del Salvador, y su correspondiente varal de plata cincelada; Senatus de terciopelo de Lyon; Libro de Reglas, taAño 1957. Madre de Dios de la Clemencia a su paso por el Instituto Isabel la Católica, camino de la Parroquia de Santa Ana, con motivo de unas Santas Misiones. Para su entrada en el templo se hubo que desmontar el paso de Nuestra Señora. mbién de este terciopelo y túnica de la misma clase y calidad donada por la entusiasta camarera doña Avelina Iglesias, viuda de Requejo; 12 insignias de metal plateado confeccionadas por un destacado orfebre sevillano; 6 dalmáticas moradas adquiridas en la capital andaluza, …

Pero de entre ellos debemos destacar el paso de Misterio, único que en sus primeros desfiles presentó la Hermandad. Este fue realizado íntegramente en Jerez, en los talleres que por entonces poseía Francisco Pinto Berraquero y su hermano Lutgardo en la calle Rosario, 12, siendo una magnífica muestra de talla en estilo barroco sevillano, si bien debió presentarse con el tallado sin terminar. Componían las figuras del misterio la bella talla del CrisLa Hermandad del Transporte tuvo, en los primeros años, unos “armaos” a imitación de la Macarena (Foto: Juan de Dios Barrera Cano)to ya comentada, el Rey Herodes sentado sobre un artístico sillón de la temporada, un sacerdote judío y un romano, obras estas últimas del propio Pinto. En mil novecientos cincuenta y siete se procedió al dorado del paso en los talleres hispalenses de Antonio Sánchez González. Con el correr de los años este paso de misterio sufrió una ostensible modificación al mudar su largo en un metro con la intención de repartir más holgadamente sus figuras, trabajo que fue efectuado por Manuel Santos en 1972. Y en este año se realizó también el respaldo del sillón de Herodes. 2 años después se darían otros retoques a este paso, de la misma manera que en estos últimos años. El horario que debió cumplir en su primer desfile fue: Salida a las 7,20; Rotonda, a las 8,30; Presidencia, a las 8,50; Colegial, a las 9,45 y entrada en su Templo, a las 12,30. Y el itinerario que recorAño 1958. Presidencia del Paso de Nuestro Padre Jesús del Consuelo al salir de su sede. Se observan los uniformes de gala de nuestra Policia Municipalrió: Merced, Plaza de la ciudad de Santiago, Canalejas, Porvera, José Antonio Primo de Rivera, Rotonda, Carrera Oficial, Refugio, Muy santo Cristo de la Viga, Plaza Domecq, Ignacio Soto Domecq, Curtidores, Plaza Peones, Carpintería Baja, Carmen, Luis María Llop, Carmen Núñez de Villavicencio, Alfonso el Sabio, Plaza Rafael Rivero, Plaza San Marcos, Compañía, Francos, Plaza de San Juan, Plaza de los Ángeles, Oliva, Plaza de la ciudad de Santiago y Merced.

De este modo comentaba el jornal El día de ayer, el martes 5 de abril de mil novecientos cincuenta y cinco, el primer desfile procesional de esta cofradía: “Desfiló en segundo lugar la incipiente Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el desprecio de Herodes, Madre de Dios de la Misericordia y San Cristóbal, de la Basílica de la Merced y que se presentaba de estricto estreno a resultas de la admirable tarea de sus celosos líderes, causando su ordenado desfile y esmerada presentación la más grata impresión. El paso, de madera tallada, estilo barroco, iba magníficamente exornado. Una escuadra de lanceros encabezaba el espléndido desfile formando en la comitiva las bandas de tambores y cornetas del Regimiento de Infantería y la banda de música de Infantería de Marina. Encabezaba el paso con la Junta de Gobierno, el R.P. Comendador de la Merced, figurando en el cortejo una representación de la Fraternidad de la Esperanza de Triana. El regreso de la procesión a la Basílica, acompañada de fervoroso entusiasmo de las vecinos del distrito de la Merced, formó caracteres de apoteosis”. Digno asimismo de destacar es el hábito de los cofrades: “Túnicas de lanilla blanca, de capa y capirote de igual color con el escudo de la Fraternidad, coronado con el Conopeo basilical, y compuesto por un escudo central con los propios de la Orden MerceMadre de Dios de la Misericordia en la Victoria al lado de la Virgen de la Soledad, a finales de los años 50daria, Esclavitud, San Dionisio, armas de la Ciudad y Cruz de la ciudad de Santiago, bajo el que figura la efigie de San Cristóbal, patrón del Gremio del Transporte, y dos medallones, en uno con el anagrama de Cristo y la túnica blanca, enmarcado por esta frase: “Fons totius consolationis, Miserere novis” y el otro por el anagrama de María y estas palabras: “Mater Misericordiae, ora pro nobis”. Sobre el antifaz llevan los hermanos el escudo de la Merced”.

El Domingo de Ramos de 1956 se suspendieron las procesiones por la enorme cantidad de agua caída pero las hermandades decidieron con el permiso de las autoridades competentes salir en días posteriores: la Fraternidad del Transporte salió, puesto que, ese año, el Viernes Santo.

La imagen de la Virgen llegó a nuestra urbe desde los talleres hispalenses de Sebastián Beatos el seis de junio de mil novecientos cincuenta y seis, siendo acogida por sus cofrades creadores en el Templo de la Victoria y vestida allá mismo con ropas de la Virgen de la Soledad por el capiller de la EsperaLas “Misiones” del año mil novecientos cincuenta y siete. La Dolorosa del Transporte en la Parroquia de Santa Ananza de Triana, Fernando Morillo, venido a propósito de Sevilla para vestir a la Virgen, que tiene bastante parecido a la de Triana. Sobre la cabeza de la Virgen se puso una corona que los hermanos compraron a la Amargura de Sevilla por tres.250 pesetas de aquellos tiempos, el 10 de junio de 1956, saliendo en estación de penitencia, por vez primera en su paso de Palio, en la Semana Santa del año mil novecientos cincuenta y siete. Fue bendecida por el Cardenal Bueno Monreal, por entonces Administrador Apostólico de Sevilla, Ya de antemano salió por las calles de su barrio en el paso sin el palio de la Virgen de la Soledad el 10 de junio de 1956 (el día de su bendición) y nuevamente el veinte de enero de 1957 con ocasión de unas Santas Misiones salió hasta la parroquia de Santa Ana. El paso de palio también fue efectuado en Sevilla, en concreto en los talleres de Manuel Seco Velasco, a excepción de cuatro varales que serían realizados años mas tarde, en 1962, por el asimismo hispalense Villarreal. El techo de palio, en tisú de plata, y las bambalinas son obras además del sevillano José Carrasquilla. Habría que resaltar finalmente, en este paso de palio la ornamentación de los basamentos de los varales, con pequeñas capillitas, donde en miniaturas se representan las imágenes de la Virgen del Pilar, la Virgen de Regla, Virgen de la Defensión y otras Vírgenes de devoto culto en nuestra tierra. En la parte frontal del paso puede apreciarse una bella imagen de Nuestra Señora de la Merced.

Durante prácticamente diez años esta Hermandad llevó en su cortejo una legión de “armaos”, a emulación de los de la Macarena de Sevilla, que le daban a su desfile una gracia especial de colorido y estética.

El DEl paso de Madre de Dios de la Clemencia a principios de los años sesenta en la calle Cruces, cuando todavía no existia el bloque de los funcionarios municipales. (Foto: Eduardo Pereiras)omingo de Ramos de 1969 ocurrió un hecho de graves consecuencias. Cuando la Fraternidad hacía el camino de retorno, en su transito por la Porvera, cambia el trayecto para retornar por Plaza San Marcos y Plaza de los Ángeles. Por ello, el Arzobispado castigó a la cofradía, como a otra Hermandad muy fervorosa en Jerez, la de Jesús del Prendimiento, y esta Fraternidad quedó en su templo sin hacer estación de penitencia en la Semana Santa de mil novecientos setenta, a pesar de la intervención de un consejo de hermanos frente al propio Cardenal Arzobispo de Sevilla, D. José María Bueno Monreal, quedando los venerados titulares de las dos en liturgia de Besapiés y Besamanos, el Domingo y el Miércoles Santurrón, respectivamente.

En el año 1972 el paso de Misterio fue ampliado, un metro más de largo, por el tallista Manuel Beatos Calero y asimismo le hizo un respaldo al sillón de Herodes. El dorado de la parte nueva y de lo dañado de la vieja no se efectuó hasta mil novecientos setenta y cuatro Esta vez, el dorado lo hicieron José Herrera y Ángel Feria; eran sevillanos que estaban trabajando en la restauración de la Cartuja jerezana. En 1974 estrenó además de esto un mantón de tisú de plata para la Virgen de las Clemencias, obra de Esperanza Elena Costoso.

En mil novecientos setenta y nueve el hundimiento de una parte del Claustro de la Basílica mercedaria, destrozó la parihuela y peaAño mil novecientos setenta y ocho. Bodas de Plata de la Fraternidad. Madre de Dios de la Clemencia en la procesion de regreso desde la Iglesia de la Victoria, donde se traslado para festejar un solemne Triduo. El paso es cedido de la Fraternidad de la Soledad (Foto: Diego Romero)na de la Virgen; por lo que ese año procesionó con las cedidas por la Fraternidad de Santa Marta. Al año siguiente Juan Landa edifica una nueva peana. Y entre los años 1985 y mil novecientos ochenta y nueve se efectuaron los trabajos de bordado de las nuevas caídas exteriores del palio en los talleres de Carrasquilla. La ascendencia y sabor hispalense de esta fraternidad jerezana se demuestra en el hecho de que en el palio se porta la imagen de la Virgen de los Reyes, patrona de Sevilla.

La Hermandad del Transporte, como se la conoce popularmente, a pesar de lo reciente de su fundación, puede considerarse una de las que mayor actividad ha desplegado a lo largo de sus primeros años, actividad que no sólo se manifieAño mil novecientos setenta y ocho. Bodas de Plata de la Hermandad. La Dolorosa es trasladada a la Iglesia de la Victoria.sta en su aspecto puramente ornamental, en el esplendor con que desde sus principios ha intentado dotar a su desfile procesional, y de ahí en buena medida el esfuerzo económico que sus hermanos particularmente y el gremio de los transportistas normalmente han realizado. En este sentido, digno es de resaltar la cuestación que todo el gremio hacía un día por año, denominada “día del camión”, por la que “cada uno de los transportistas donaba a la Fraternidad el importe de cuando menos uno de los trabajos realizados ese día”. Esfuerzo económico que asimismo ha intentado la Hermandad que repercutiese en su tarea social, a través de distintas obras de caridad o bien tareas asistenciales, entre las que podemos contar las visitas a ancianos y enfermos del antiguo Centro de salud de la Merced o al Asilo de San José, si bien otra no tuviesen el éxito y recompensa que por el ahínco realizado merecían. (En este particular, Aguilar apunta la compra de juguetes para los pequeños pobres del distrito el día de Reyes de mil novecientos setenta y uno como una de las actividades frustradas de la Hermandad).

Sin embargo, el interés que esta Hermandad ha mostrado en todo instante y desde sus comienzos por sostener y estrechar relaciones con personalidades civiles y militares, así como con otras hermandades, especialmente sevillanas, la ha llevado a desarrollar una febril actividad social. Fruto de ella, es su íntima relación con la Fraternidad de la Esperanza de Triana, de la que hemos visto ciertos detalles, a los que habría que sumar las visitas que por invitación de las dos cofradías se hacen sus respectivas Juntas de Gobierno, o bien la representación que ambas tienen en sus desfiles procesionales, o incluso la donación por la parte de la Hermandad sevillana de los claveles colorados que adornaban el paso de Jesús en su desfile de mil novecientos cincuenta y seis. Ejemplos asimismo de su imitaFinales de los años sesenta. El paso de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el Desprecio de Herodes, ya antes de la reforma, sin el trono de Herodes. Tambien vemos algo de la Centuria Romana. ción de las cofradías sevillanas, son su nacimiento, a su manera. De la Fraternidad de Santa Marta, y la inclusión durante casi diez años de una centuria de “armaos”, a similitud de la Macarena sevillana. Ya en nuestra urbe, muchos son los lazos que con otras fraternidades ha estrechado: con la Soledad, que asimismo hemos comentado, y con la de la Virgen del Aflijo, a la que en 1956 le obsequió la Hermandad un “primoroso y muy rico pañuelo”.

En lo que se refiere a las personalidades civiles y militares, hay que resaltar que ya desde su fundación contó entre sus Hermanos Mayores Honorarios al Ministro de Obras Públicas, al Capitán General del Departamento Marítimo de San Fernando, al Director General de Transportes, y como Consiliario de Honor al Arzobispo Coadjutor de la Diócesis de Sevilla, Monseñor Bueno Monreal. En 1957, una Comisión de la Fraternidad se trasladó a Sevilla para ofrecerles al Capitán General de la Zona Militar, Sr. Castejón, el nombramiento de Hermano Mayor Honorario, y a su esposa, Doña Mercedes Paz Genero, el de Camarera de Honor de la Virgen. A la aceptación de los dos, el catorce de abril de mil novecientos cincuenta y siete, el Capitán General cedió el fajín de su cargo a la Hermandad a fin de que la Virgen de la Clemencia lo luciera en su desfile procesional.

En los años sesenta el horario que tenía para la realización de la Estación de Penitencia iba de 6,00 de la tarde del Domingo de Ramos hasta las doce con treinta de la noche. A finales de los 70 el horario iba de 6,30 de la tarde a las uno con treinta de la madrugada. En los primeros años de los ochenta procesionaba la hermandad de 6,15 a uno con treinta. Desde 1983, de seis con cero a 1,40; en 1990, de seis con cero a 1,50; en 1993, de 6,00 de la tarde a dos con cero de la madrugada, y desde 1995, de 6,00 a 2,15. El itinerario iba a la par que los horarios. de esta forma el que tenía la Hermandad hasta mil novecientos ochenta y dos era: Merced, Plaza de la ciudad de Santiago, Ancha, Porvera, Larga, Carrera Oficial, Plaza de la Encarnación, De La Rosa, Manuel María González, Plaza Monti, Plaza Arenal, Consistorio, Plaza de la Yerba, Clemencias, Plaza Plateros, Tornería, Plaza Rafael Rivero, Porvera, Ancha, Plaza de la ciudad de Santiago y Merced. En mil novecientos ochenta y tres era: Merced, Plaza de la ciudad de Santiago, Ancha, Porvera, Larga, Carrera Oficial, Plaza de la Encarnación, Reducto, Cristo de la Viga, Plaza Arroyo, Barranco, Plaza Belén, Plaza de San Lucas, Cabezas, Plaza del Mercado, Justicia, Plaza de los Ángeles, Oliva, Plaza de la ciudad de Santiago y Merced. Por último, desde 1983, el recorrido que sigue es: Merced, Plaza de la ciudad de Santiago, Ancha, Porvera, Larga, Carrera Oficial, Plaza de la Encarnación, De La Rosa, Manuel María González, Plaza Monti, Plaza Arenal, Consistorio, Angostillo, Plaza de la Asunción, Chapinería, Sedería, Plaza Plateros, Tornería, Plaza Rafael Rivero, Plaza de San Marcos, Padre Rego, Plaza Compañía, Francos, Plaza de San Juan, Plaza de los Ángeles, Oliva, Plaza de Santiago y Merced.

En los años 80 esta Fraternidad tenía entre 300 y 400 hermanos, de los que un tercio era mayor de 18 años. Entre ciento diez y 200 nazarenos salieron en procesión en estos años con la Hermandad. En mil novecientos noventa el censo de hermanos era de 645 y 325 eran los nazarenos; en mil novecientos noventa y seis son 553 hermanos y 386 los nazarenos. Ya en 1979 se organizó una cuadrilla de hermanos costaleros para portar el paso de palio; y desde mil novecientos ochenta y uno son los hermanos costaleros los que llevan ambos pasos.

Sus actuales Reglas fueron aprobadas el 14 de Diciembre de 1976. No obstante, en el mes de octubre de mil novecientos ochenta esta Hermandad pasó por uno de sus momentos mas tensos de su corta mas intensa historia: en las votaciones de la Junta de Gobierno y a causa de unas impugnaciones, se favoreció la intervención del Padre Manuel López, directivo del Secretariado para las Fraternidades del Obispado, que procedió a la creación de una gestora que tuvo vida hasta junio de 1981.

Tras tomar nuevos impulsos y siendo a la sazón Hermano Mayor de la cofradía, D. Diego Conde Romero, el veinticuatro de enero de mil novecientos ochenta y cinco, sus Majestades los Reyes de España, D. Juan Carlos y Dª. Sofía, tuvieron a bien aceptar para sí y para S.A.R. el Príncipe de Asturias el nombramiento de Hermanos Mayores Honorarios, tal como les había sido ofrecidos por esta cofradía.

El catorce de febrero de 1989 el entonces presidente del Consejo Directivo de la Unión de Fraternidades junto con otros miembros del mismo Consejo, visitó la Casa de Hermandad. Y antes del Domingo de Ramos de mil novecientos noventa y cinco se concluyó la testera de la nueva Casa.

Desde la Cuaresma de 1992 la Fraternidad organiza la Exaltación Poética de la Semana Santa. Además, la XX Oración Poética organizada por la Hermandad del Perdón en la Basílica de la Merced, pronunciada la noche del ocho de abril de 1995 por Inmaculada Cáliz González, la dedicó la versista a la Hermandad del Transporte.

En mil novecientos noventa y siete se llevó a cabo la restauración y plateado de los respiraderos, varales y ánforas del paso de palio, trabajos efectuados en Sevilla por Orfebrería Mallol. También se estrenó el dorado de los candelabros del paso de Misterio, como la crestería del mismo, trabajos efectuados por el dorador hispalense Ángel Feria.

En mil novecientos noventa y ocho se estrenó nueva peana de la Virgen y coronitas para los guardabrisas del paso de Misterio, de orfebrerías Mallol, y el Estandarte del Simpecado bordado por José Antonio Cachero. Ese año la lluvia obligó a la Fraternidad a cobijarse en la Iglesia de la Victoria el paso de Misterio y en la de la ciudad de Santiago el paso de palio desde las cuales retornó a su Templo alguna hora después.

El templo

Se levanta sobre la bonita plaza de las Angustias que toma su nombre del templo, ubicado en el lugar de la vieja capilla del Humilladero.

Construida entre la segunda mitad del siglo XVI y el primer tercio del siglo XVIII, tiene su origen, como la Capilla de la YeAzulejo de Nuestra Sra. de las Angustiasdra, en la cruz de humilladero levantada sobre 1578, en advocación a la Nuestra Señora de las Angustias, ubicada a extramuros de la urbe, fuera de la Puerta Real. Esta cruz de humilladero, como las otras, eran cruces en las afueras de las urbes y junto a los primordiales caminos, permitiendo a los viajeros que agradeciesen la protección recibida para llegar sanos y salvos a la urbe. La cruz evolucionó a ermita ya en el siglo XVI y esta pasó a ser capilla, debido a la creciente devoción por la advocación de la capilla.

La iglesia del siglo XVII es pequeña de una sola nave mas agraAltar primordial de la Capilla de Nuestra Señora de las Angustiasdable y de rica historia. A fines del siglo XVI se efectúa una primera ampliación en la edificación, realizándose una segunda ampliación más profunda en mil setecientos treinta. Del siglo XVI conserva los 2 primeros tramos de la capilla, cubiertos con bóvedas vaídas; el resto es ya del segundo cuarto del siglo XVIII. Cerrada al culto con motivo de la Revolución de 1868, la abrieron nuevamente. Se vuelve a abrir en 1872, los Carmelitas que se establecieron en el templo hasta mil ochocientos ochenta, siendo más tarde cedido a múltiples comunidades religiosas. Va a ser un tiempo de pobreza y cambios en el templo, hasta 1925, en el que el templo comienza a recuperar el brillo patrimonial de antaño. A mediados del siglo XX se sustituye la pavimentación y se abre una puerta lateral cara la calle Futuro en el primer cuerpo de la nave principal, la cual se cerrará en 1981. Posteriormente se han realizado trabajos de restauración y consolidación.

Del exterior tan sólo cabe apuntar su sencilla portada efectuada a fines del siglo XVIII; de líneas tradicionales, compuesta por dos columnas corintias y frontón triangular.

En su interior, la iglesia presenta una sola nave con crucero, fruto este último de una inacabada ampliación realizada entre 1730 y 1735. Presenta típica forma de cruz latina con los brazos horizontales tan cortos como el de la cabecera. Asimismo de este momento data la cúpula, finalizada en 1733, decorada con yesería de hojarasca. Los pilares son almohadillados, tiene balcones a la nave principal y está alumbrada por el cimborio del crucero. La cabecera tuvo retablo del que sólo queda el camarín de Nuestra Señora de las Angustias.

De mucho interés es la bóveda del camarín elíptico ubicado tras el cuarto trastero, decorada por pinturas de la segunda mitad del siglo XVIII, atribuibles al pintor lucentino Pedro del Pozo. ëstas representan, en un contexto de arquitecturas fingidas con balaustradas adornadas con rocallas, lo que puede considerarse como una apoteosis de los 7 Dolores de la Virgen; de ahí que aparezcan elevado número de ángeles y santos con corazones atravesados por espadas, alusivos a la premonición de Simeón. Estas pinturas han sido restauradas en los últimos años. La peana para la Virgen es una muestra de la riqueza y policromía que debió tener el retablo.

Resaltar la pequeña imagen de Cristo muerto, del primer tercio del siglo XVII, proveniente de un grupo escultórico de la Piedad que fue titular de la Fraternidad. Igualmente, cabe apuntar la corona de la Virgen de las Angustias, de plata sobredorada por las dos caras. Data del siglo XVII y puede ser atribuida a Juan Laureano de Pina. Son también de reseñar las insignias de plata efectuadas con varales de un palio del siglo XVII, una pareja de pequeños candelabros de estilo rococó fechadas en mil setecientos sesenta y nueve y el llamado pendón de los Siete Cuchillos, pieza bordada del siglo XVIII. También posee un Crucificado, obra de Luis Ortega Bru.

Paso de misterio

La imagen titular primitiva era más bien pequeña, de barro cocido, estando Cristo depositado a los pies de su Madre. Con el paso del tiempo, fue recibiendo amputaciones y añadidos. En una estampa del siglo XVIII, el grabaRostro de Nuestra Señora de las Angustias.dor asegura que ha hecho el verdadero retrato de la imagen, y ya aparece la Virgen como imagen de vestir. Habría que preguntarse donde está la imagen de la Virgen del siglo XVI, de la que Fernando de Morales hace donación a Pedro de Baya, hermano mayor de dicha Hermandad. Sabemos que en Abril de 1925 el rostro de la Virgen, que era de barro cocido, fue alterado por uno de talla. Cuando la Fraternidad, en mil novecientos cuarenta y dos, encargó nueva imagen del Señor a Ramón Chaveli, le pidió también la construcción de un nuevo cuerpo para la Virgen. Se ha dicho que el conjunto tuvo como base de inspiración el que talló en su juventud Miguel Ángel, hoy día reverenciado en la Basílica del Vaticano. El parecido del semblante del Señor, co2locado en el regazo de su Madre, con el de la Virgen semeja indicar que, mientras el artista valenciano construía un nuevo armazón para el cuerpo de la Virgen, también le hizo un nuevo semblante. Con tantos añadidos no podemos hacernos idea de cómo sería el rostro original de esta Dolorosa. La Hermandad conserva la imagen primitiva del Señor, que semeja da
Así pues, la imagen actual de la Nuestra Señora de las Angustias procede del siglo pasado, es de la escuela valenciana del siglo pasado, desconociéndose su autor y ha sufrido diferentes restauraciones, la última por Ramón Chaveli en mil novecientos cuarenta y dos.

Se ha apuntado, asiNuestra Señora de las Angustiasmismo, que el conjunto escultórico tuvo como fuente de inspiración la Piedad de Miguel Ángel. Pero esto solo es cierto en lo que a iconografía se refiere. En los otros conceptos estéticos, no podemos admitir esta comparación. Ya la escultura renacentista había prodigado este género de representaciones, aunque con un sentido plenamente diferente, puesto que en aquella época era costumbre tallar a la Virgen pletórica de idealización y con semblante de niña. En 1a fisonomía de la Virgen de las Angustias observamos un patetismo no excesivo, no exagerado, si bien sí grande y sigiloso, en una línea iconográfica que, desde entonces, no guarda relación con 1a expresividad trágica de los maestros castellanos. Se trata de una Virgen bastante aniñada, que mira, con dolor, al Hijo fallecido en los brazos.

En lo que se refiere al Cristo que tiene en el regazo, fue encarMano derecha del Cristo de Nuestra Señora de las Angustiasgado a Ramón Chaveli en 1940, en tanto que la imagen anterior había recibido amputaciones y añadidos. Su cabeza tiene un enorme similar con otros rostros que el artista valenciano talló. Presenta el Cristo peculiaridades típicamente “chavelinas”, como el misticismo, patetismo no exagerado, desgarro en la expresión de dolor, pero con dulzura, sin llegar a un barroquismo exaltado, como correspondería a la escuela castellana y su principal representante, Gregorio Fernández, que mantuvo una línea estética distinta a la sostenida siglos después por Ramón Chaveli. Este tipo de iconografía de Cristo yacente, bien aislado o en brazos de su Madre, como en este paso de Jerez, se prestaba a los dramatismos, a esos CrisPaso de Misterio de Nuestra Señora de las Angustias por la Alameda Viejatos desgarrados a que tan acostumbrados nos tiene el realismo de la escuela de Castilla. Sin embargo, Ramón Chaveli tuvo sus ideas originales, propias, no dejándose influenciar, como simple tentación, por ese género de estética. Hay en la cabeza y en la expresión de este Cristo muerto un hondísimo arraigo que lúcida los furores del pueblo. La imagen, de talla completa, con paño de pureza escultórico, no es grande, por el hecho de que tal vez en su tamaño influyó el deseo, por la parte del artista, de establecer una proporción física entre el tamaño de la Virgen que le mantiene sobre su regazo, y la del Cristo yacente. Está pensada esta obra en conjunto, en conjunto de Madre e Hijo, nunca aislada. Los cabellos del Cristo están trazados con intensos juegos de claroscuro. Los ojos están semicerrados, la boca entreabierta, la nariz es recta y larga. En la anatomía vemos que Ramón Chaveli dominaba los conceptos médicos. De esta forma, son muy acertados, en lo que se refiere a composición y realisNuestra Sra. de las Angustiasmo, los orificios producidos por los clavos, tanto en las manos como en los pies. Del costado de Cristo emana rebosante sangre, que Chaveli no esculpió, es decir, el chorro está pintado, sin que la herida del costado esté escultóricamente trazada.

En el conjunto, hay marcadas diferencias respecto a la composición que Miguel Ángel, siNuestra Señora de las Angustiasglos atrás, impusiera. De esta manera, la escasa monumentalidad del cuerpo de Cristo, lo que, en un simple estudio comparativo, nos distanciaría, evidentemente, del colosalismo miguelangelesco, así como la postura de Cristo, que, en su anatomía, es considerablemente más relajada, menos recia, que la que, en su temporada, tallara el genial Miguel Ángel.

En cuanto a la Virgen, si partimos de la idea de que Ramón Chaveli le puso un semblante nuevo, también podemos observar las diferencias con respecto a aquella Virgen Pequeña que esculpiera Miguel Ángel. La Virgen de las Angustias actual no es, evidentemente, una mujer anciana, ni una adulta que ha alcanzado la madurez. Es, por contra, una Madre que tiene muchos de los rasgos fisonómicos que Murillo impusiese como arquetipos en la Sevilla del siglo XVII en sus pinturas. Mas no es una Madre Pequeña idealizada. Es una Madre joven, tal vez más joven aún que su Hijo, al que mantiene en el regazo. Pero la faz de esa Madre joven ha sido surcada por un gesto de dolor intenso, que quiebra su expresión, acenManto bordado de Nuestra Señora de las Angustiastuándose de esta manera una nota que define a esta imagen: La inmensa piedad que aflora de su expresión, tal y como si, al sostener el cuerpo del Hijo, quisiera volver a trasmitirle la vida perdida en la Cruz. Esta expresión de la Virgen de las Angustias es digna de un artista.

Es de desCorona procesional de Nuestra Señora de las Angustiastacar la corona de la Virgen, de plata de ley, maciza, esculpida y repujada con dos caras idénticas sobredoradas del siglo XVII o XVIII. Queda definida por un aro de perfil cóncavo decorado por acantos repujados, enmarcado por 2 filetes llanos, sobre el que arranca el cesto, calado y de perfil abombado, decorado por motivos repujados y esculpidos en gran resalte, entre los que resaltan roleos, tallos terminados en flores cerradas y abiertas y acantos. En el centro del cesto 2 ángeles tenantes sostienen el distintivo de la Hermandad, un corazón atravesado por 7 puñales, sobre el que se alza un jarro con 3 azucenas, uno de los motivos iconográficos asociados a la gloria de María. Toda la composición está realizada con una enorme precisión en el dibujo, que responde a un esquema simétrico que la dota de una enorme claridad a pesar de la multiplicación y exuberancia de los elementos decorativos y de la carnosidad de la técnica. Sobre el cesto se entrecruzan 3 imperiales, de perfiles sinuosos compuestos por cartelas conformadas por acantos, en las que se anotan cabezas de serafines enfrentadas; en la intersección de los imperiales una flor cuatripétala de gran resalte. Rodea el canasto una magnífica ráfaga comDetalle del canasto de la Corona de Nuestra Señora de las Angustias puesta por una media luna, a forma de diadema, efectuada en una gruesa chapa de oro repujada y esculpida por sus 2 caras, adornada por roleos y capullos de flores sobre fonPaso de Misterio de Nuestra Señora de las Angustiasdo punteado, rodeada por diez rayos flameados que alternan con nueve rayos llanos terminados en estrellas, entre aquéllos que se disponen veinte rayos más cortos rematados por cabezas de serafines. En el centro de la diadema, dos ángeles tenantes de modelado definitivo, dispuestos simétricamente en un contraposto muy forzado, sostienen el corazón atravesado por cuchillos. La pieza patentiza la mano de un enorme maestro. Podemos atribuir la labra de esta obra al platero jerezano Juan Laureano de Pina. Se fundamenta esta atribución, si bien se carece de prueba documental o bien de punzones que ratifiquen su autoría, en el tratamiento del repertorio ornamental, especialmente en la configuración morfológica de angelotes y serafines, como en el singular repujado de los motivos vegetales. La concepción de la obra, sinuosa en sus perfiles, exuberante en su exorno, mas dotada de una claridad y una simetría compositiva fenomenales, acreditan – con las lógicas reservas – esta atribución. Podríamos aun situar la data aproximada de esta corona entre mil seiscientos sesenta y mil seiscientos setenta y cinco, aproximadamente, puesto que su morfología y tratamiento técnico y estético de la ornamentación coincidiría con las obras finales ejecutadas por Juan Laureano en Jerez antes de su marcha a Sevilla, es singular con la custodia procesional que efectuó para la Cofradía del Muy santo Sacramento asentada en la Iglesia Parroquial de San Miguel, ejecutada en 1674. La Virgen estrenó un broche con en el besamanos del año 2000 y en ese mismo año se ha efectuado una corona de diadeAngelitos sosteniendo un farol puesto en un lateral del paso de Misterio de Nuestra Señora de las Angustiasma para Ella. (Gracias por la información facilitada por un hermano de la Cofradía).

El manto bordado de la Virgen, de terciopelo rojo-burdeos, es anónimo y fue bordado en los primeros años del siglo XIX. La falda va sin bordar, en color negro, del año 1994.Cabecitas de angelitos en los respiraderos del Paso de Misterio de Nuestra Señora de las Angustias

El paso es puramente barroco, de estilo hispalense, de madera tallada y dorada, efectuado por el tallista hispalense Manuel Guzmán Bejarano en el 1970, de 207 cms. de ancho, 383 de largo y ciento cincuenta y dos de alto. Su diseño fue galardonado con el primer premio anual de artesanía que se festeja en la capital hispalense. Afirman los expertos en la materia que con este trabajo se comenzó a poner de tendencia los pasos con canastillas altísimas. El dorado del paso lo realizó Manuel Guzmán Bejarano, acabándolo Manuel Daza. La iluminación que usa es por candelabros. Tiene profusión de angelitos.

Escudo

Un corazón traspasado por 7 cuchillos o bien espadas fue el primitivo escudo y prosigue siéndolo.

Historia

Tras la reconquista de la urbe por Alfonso X el sabio, a espaldas del llamado Baluarte de la MaPaso de Nuestra Señora de las Angustias. Año 1926.dera, que existía al final de la Corredera, había un humilladero o lugar devoto, en estado semiderruido, ante el que se detenían y descubrían los paseantes, para encomendarse a una imagen de la Virgen, famosa como Nuestra Señora de los Siete Cuchillos. La devoción fue en incremento y, pasado algún tiempo, aquel ruinoso humilladero pudo transformarse en una ermita de reducidas proporciones, en la que empezaron a congregarse, formando hermandad, un grupo de católicos jerezanos, que presentaron sus reglas al prelado de la Diócesis, obligándose por ellas a festejar anualmente la celebración de Nuestra Señora de los 7 Cuchillos, a rezar a diario el santo rosario ante su imagen titular, y a sacarla en procesión, en la tarde del Domingo de Ramos. Así, puesto que, la primitiva Cofradía se denominó de “Los 7 Cuchillos” y la podemos estimar originaria del siglo XVI: por diferentes informaciones del historiador Mesa Xinete, que la menciona, y que existía en el año 1558. Más tarde en escritura ante Miguel Morate del día 11 de enero del año mil quinientos setenta y ocho, se ratifica la posesión por la parte de la Hermandad de la imagen de la Virgen con su Hijo yacente en sus rodillas y que tenía desde hacía cuatro lustros.

Paso de Nuestra Señora de las Angustias en el año mil novecientos cuarenta. La imagen del Señor es la antigua, que fue más tarde reemplazada. Se venera esta imagen en casa de la Fraternidad.De ser cierta la tradición, que recoge el historiador Grandallana, la creación del convocado humilladero puede datarse hacia el año 1523, creyéndose que la hermandad se instauró un año después, si bien este dato carece de confirmación, al no existir documento que lo acredite, puesto que el fichero de exactamente la misma desapareció totalmente en un incendio. La advocación de la imagen de la Virgen será punto de enfoque para el promuevo de una institución de puro carácter asistencial, que, con el trascurso del tiemLa Virgen de las Angustias en una foto precedente a 1925, con la imagen del Cristo que hoy en día encabeza la Casa de Hermandad (Foto: Anónima)po, se transformó en pasional.

Sí parece ser cierto que el dieciocho de abril de mil quinientos sesenta y siete, la ciudad acordó dar la pequeña ermita construida sobre el humilladero al beato Juan Grande, para que la convirtiera en hospital, como una aranzada de terreno a su alrededor. Pero este pacto quedó sin efecto, al asignársele sitio mayor en el centro de salud de San Juan de Letrán, cerca de la Puerta de Sevilla. En el siglo XVI, la Fraternidad aumentó sus prácticas piadosas con la recogida de cadáveres abandonados por la ciudad y sus contornos. Fue durante el pontificado de Benedicto XIII, muy devoto de los Dolores de la Virgen, cuando se instauró en Orden Tercera de Servitas.

Conforme el estudioso y señalado biblómano jerezano, José de Soto y Molina, parece que la Hermandad y Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias, ya existía y llevaba vida próspera, en la sePrincipios de los años 50. La Virgen de las Angustias sobre un paso de estilo gótico que adquirió en 1947 a la Hermandad de la Lanzada de Sevilla. Las canastillas del paso eran de mil ochocientos setenta y siete y los respiraderos de 1917. En los años 70 salió sobre él el Misterio de la Cena. El paso pertenece el día de hoy a la Hermandad de la Oración en el Huerto de Aguilar (Córdoba) (Foto: Eduardo Pereiras).gunda mitad del siglo XVI. La imagen de la Virgen había sido donada al humilladero por un miembro de la familia Morales Maldonado. El donante se llamaba Fernando, y había tomado las medidas pertinentes a fin de que la propiedad de la imagen se conservara en él y en sus familiares. Esta imagen no había sido mandada ejecutar por él, siempre que afirma que era de sus ancestros y, por consiguiente, lo que donó, que ahora comentamos, el once de enero de 1576, cuando tenía veinte años, era el depósito de la imagen en el humilladero del Baluarte o bien de la Madera, como se llamaba aquella zona. La dona18 de Octubre de 1942. Nuestra Señora de las Angustias con saya, pecherín y toquilla muy peculiares: es bien interesante el bordado del pecherín y la ausencia del puñal traspasando el pecho de la Dolorosa. Esta foto se efectúa momentos ya antes de ser bendecida la imagen del Señor. (Foto: Manuel Pereiras).ción fue a dicha Iglesia y humilladero y a los cofrades que son y fueren de el día de hoy de ahora en adelante. Era el hermano mayor Pedro de Baya y el título de la Cofradía de Nuestra Señora de los 7 Cuchillos, alusivo a las 7 espadas que ya acostumbraban a poner en el pecho de la Dolorosa. No se sabe si se llamaba ya Virgen de las Angustias, o bien si el de los 7 Cuchillos era un apodo popular. Lo único cierto es que la Dolorosa existía ya en 1566.

Así, es clara la existencia de un humilladero en la plaza final de la Corredera, estando este humilladero a cargo de algunos vecinos. Desde la Reconquista de la ciudad por el rey Alfonso X el Sabio existía, en el entonces ejido de la urbe, al final de la Corredera, en lugar cercano al Baluarte de la Madera, un humilladero dedicado a esta advocación, donde fue creada esta Fraternidad en mil quinientos cincuenta y tres. Fue Honorable Orden de Servitas, conservándose un precioso estandarte en rico bordado antiguo con el Corazón y los 7 Puñales. De ahí que la HermanAños 1958/60. La Hermandad de las Angustias momentos despues de hacer Estación en la entonces Colegiata de Nuestro Señor San Salvador. En esta foto podemos querer la desaparecida calle de La Rosa. (Foto: Eduardo Pereiras)dad fuera conocida en sus primeros tiempos como la de la Virgen de los 7 Cuchillos.

En 1566, se tiene perseverancia del culto que se daba culto a la imagen de Nuestra Señora de los Siete Cuchillos, de la misma manera que por auto provisional del día quince de junio del año mil seiscientos cuatro, se tienen asimismo noticias de sus realizaciones procesionales. Sin embargo, no consta su aprobación canónica hasta que en 1631 son aprobadas las Reglas presentadas por una asociación de fieles, la mitad de ellos de origen portugués, que se constituyen como los segundos creadores de la Fraternidad. En este siglo auLa Virgen de las Angustias en el paso gótico que empleó en los años 50. Se ve en la presidencia al imborrable sacerdote D.. Juan Torres Silva, muy devoto de esta imagen. Este paso se adquirió en 1949 a la Hermandad de la Lanzada de Sevilla y fue cedido varios años a la Hermandad de la Sagrada Cena (Foto: Eduardo Pereiras)menta sus prácticas piadosas con la recogida de cadáveres abandonados por la ciudad y sus contornos, siguiendo las líneas maestras de la Fraternidad de la Soledad. Al poco tiempo entra en disputa con una asociación hermana dedicada a estos menesteres, denominada como de “San Antonio” y ubicada en el Convento de San Francisco, para la adquisición y correspondencia del subtítulo de “La Caridad”. Tras el enojoso litigio y no llegar a un común acuerdo, se dicta auto temporal con fecha del 1 de octubre de 1632, por la cual se designa con el subtítulo de la “Santa Misericordia” a la de San Antonio, y a la de “Los Siete Cuchillos” como del “Rocío”. Nombre que no admiten sus cofrades de ninguna de las maneras, y ya en 1634 se la nombra como Fraternidad y Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias. Ya tras la sustitución de su título, la Asociación se sostiene unida en sus labores a la primitiva de la “Caridad” que tiene el título de Cofradía de la Santa Clemencia de la Virgen Santísima Madre de Dios y Nuestra Señora del Auxilio. Según parece procesionó múltiples años en la tarde del Miércoles SanAnte la Colegiata se ve a la Virgen de las Angustias en su paso gótico, a principios de los sesenta (Foto: Eduardo Pereiras)to.

Después de que el arzobispo de Sevilla, Jaime de Palafox, autorizase que la capilla de las Angustias albergara, a lo largo de ciertos años, desde 1685, el hospital de la Santa Caridad, la Fraternidad decidió ampliar su pequeño templo, acometiendo a base de dádivas la construcción del crucero, auténtica obra de arte barroco, cuyos trabajos concluyen a finales del año mil setecientos veinticuatro. Así, pues, en mil seiscientos ochenta y cinco sus cofrades brindan, a la Hermandad de la Caridad, albergue en su Capilla y en sus depenNuestra Señora de las Angustias delante de la fachada principal de la Colegial. La fotografía es precedente a mil novecientos sesenta y nueve… puesto que vemos la canastilla del paso de estilo gótico (Foto: Eduardo Pereiras)dencias, para los pobres enfermos que atendía esta citada Fraternidad.

Ya antes de acabar las obras de su capilla, el quince de abril de 1724 se pide y consigue del Papa Benedicto XII la consagración del templo a la orden Tercera Servita, o Siervos de María Santísima de los Dolores, erigiéndose en Terceros Servitas de Nuestra Señora de las Angustias, lo que se estableció el trece de agosto del mismo año, en cuyo día tomó el Santurrón Escapulario su Hermano Mayor, el presbítero don Esteban Mexías, de manos de un padre misionero de la citada orden. Mas tarde, por Patente con fecha del 22 de septiembre de mil setecientos veinticinco, el Padre General de los Servitas concedió una bula para que la Hermandad se erigiese en Confraternidad de los Dolores de la Virgen, y en la que reciben igualmente los hermanos de la Cofradía, los privilegios e indulgencias concedidos a esta Orden, lo que hace acrecentar el entusiasmo de los hermanos que, el 11 de diciembre de mil setecientos veinticinco, presentan sus nuevos Estatutos para su Hermandad, que fuePrincipios de los 70. La Virgen de las Angustias en su actual paso con la talla sin acabar. Es de resaltar que entonces llevaba música como lo indica el soldado tras el paso, que formaba una parte de la Banda de Música del Gobierno Militar de Cádiz que anualmente acompañaba a esta Imagen (Foto: Eduardo Pereiras)ron aprobados por el Arzobispado el 28 de abril de mil setecientos veintiseis. Ahora, ya oficialmente, la Fraternidad aparece, en estas primeras reglas conocidas, como Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias, estableciéndose como celebración el Viernes de Dolores y continuando con la procesión el Domingo de Ramos.

Nuevas obras hace que la capilla tome aspecto de templo mayor, al contar con precioso camarín, retablos, viviendas y una capellanía, diciéndose misa todos cada domingo y festivos, a las once de la mañana, rezándose la corona dolorosa todas y cada una de las noches y, en ciertas fechas, el beato rosario por las calles de los alrededores.

En 1732 es cuando el Municipio levanta sobre el viejo llano de las Angustias, la primera alameda, que se construye a expensas del peculio particular del corregidor don Carlos de Angulo y Ramírez de Arellano, Marqués de Angulo. Anteriormente, la Ciudad había labrado el pequeño reducto de entrada a la capilla. Y en sesión de tres de junio de mil setecientos cincuenta y nueve, concedió a la misma 8 varas de sitio, para ampliar su fábrica. Ya en 1716, el Cabildo había autorizado formar una pequeña capilla a Nuestra Señora de las Angustias, sobre el arco de la muralla que existía en la entrada de la calle Algarve. Esta capillita existió desde mil setecientos veinte hasta el momento en que se derribó el arco, en mil ochocientos treinta y dos, pasando la imagen y una campana que allí había al tem
Gran parte de las reformas que se ejecutaron en la capilla de las Angustias, en la alameda o bien plaza de su nombre, se debieron a la singular protección del jerezano don Tomás de Geraldino, embajador de Fernando VII en Inglaterra, a solicitud de su hijo don Francisco, hermano mayor de la Fraternidad, quien costeó el espléndido retablo del altar mayor. Este retablo existió hasta once mil ochocientos sesenta y ocho, en que, con el pretexto de ponerlo a salvo de los revolucionarios, cierto potentado se lo llevó a una viña de su propiedad, no devolviéndolo más. Al paso que el enorme bienhechor de la capilla y de la Fraternidad, el diploNazareno de las Angustias con la antigua túnica. Año mil novecientos sesenta y cinco (Foto: F.García Sauci)mático Tomás de Geraldino, yace enterrado en el templo de las Angustias, de cuya imagen fue un destacado devoto.

Debido a la revolución de 1868, la Fraternidad con su conjunto escultórico debió trasladarse a la iglesia de la Muy santa Trinidad, suprimida la comunidad de Partido Popular. Trinitarios y convertida en un templo ayudar de la Parroquia de San Miguel, donde se sostiene en angosta unión con otra Fraternidad, allá existente, la del Señor de la Humildad y María Muy santa de la Amargura.

Mientras tanto, la bella capilla de las Angustias se vio transformada en Círculo Republicano, destrozadas y arrojadas a la calle sus imágenes y profanados sus altaPrincipios de los setenta. El Paso de Nuestra Señora de las Angustias, aún sin finalizar de dorar, delante del Convento de las Siervas de Maríares por la chusma revolucionaria. Años más tarde, y pese a la valiente oposición de la Fraternidad, la capilla se vería transformada durante algún tiempo, en templo luterano.

A lo largo de 4 años, la iglesia fue destinada a usos profanos, restableciéndose el culto católico en mil ochocientos setenta y dos. Las sagradas imágenes de la Virgen y su Hijo muerto, en los brazos, pudieron regresar el 13 de marzo, en la mitad de una solemnísima procesión que recorrió las primordiales calles. Mas la Fraternidad tuvo que compartir su capilla con los PP. Carmelitas, exclaustrados de su convento, que había sido saqueado y en parte destruido por los revolucionarios, desde marzo de mil setecientos ochenta y nueve al siete de abril de 1880, dedicándole altar a la imagen de Nuestra Señora del Carmen, trasladada en un carruaje.

Venida a menos la Hermandad, en 1881 ésta cedió su capilla a las monjas agustinas, recluidas en el convento del Espíritu Santo, desde la revolución de mil ochocientos sesenta y ocho, siendo destruido el suyo de San Cristóbal. En mil ochocientos noventa y seis, inactiva desde ese momento la Hermandad, deseó reordenarse, mas no lo logró, por culpa de dicha cesión, rechazando la Curia Hispalense la reorganización de la Cofradía.

Es el veintidos de marzo de mil novecientos veintidos, cuando las monjas agustinas abandonan Jerez y se incorporan a su nuevo convento del Puerto de Santa María, y al día siguiente don Manuel Lagos Romero toma posesión de la capilla y dependencias, en nombre de la Hermandad de las Angustias, su lícita propietaria.

Reorganizada, tras grandes apuros, la vieja Fraternidad, este año de 1922 como solución de continuidad ante la supervivencia de tres hermanos de la Cofradía (en la historia de cualquier Fraternidad, al paso que quede vivo un solo hermano, una Hermandad jamás pierde su antigüedad), exactamente la misma consigue sacar nuevamente a la calle a su reverenciada titular. Pero no tienen túnicas y el reducido grupo de hermanos lo hace en traje de calle. El señor Lagos redacta unos nuevos estatutos que el Cardenal Illundain aprueba por decreto de data dieciseis de marzo de mil novecientos veinticinco.

En ese año de 1925 la primitiva cabeza de la Virgen que era de barro y de escaso mérito, fue reemplazada por una de talla, obra de escultor valenciano, que había sido propiedad de las devotas hermanas, María de Consolación y María de los Dolores Lagos Fernández. La cofradía vuelve a florecer con toda pujanza, solo ensombrecido por las persecuciones religiosas de la segunda república, entre los años mil novecientos treinta y uno y 1936.

Vuelven los solemnes cultos con afamados oradores y se restaura el camarín de la Virgen, en cuyo techo había sido pintado un “Juicio Final” de extraordinario valor, en la data en que se construyó el crucero. Y no sería hasta mil novecientos veintiocho, cuando los cofrades pudieron acompañar a su titular, el Domingo de Ramos, revestidos con túnica penitente de capa, en color morado romano, con capirotes, escapulario y esclavina del mismo color, con cinturón negro; calzando zapatilla de charol con hebilla de plata; y llevando sobre el pecho el escudo de un corazón candente, atravesado por 7 cuchillos, que recuerdan su recóndito origen. Un año después, en mil novecientos veintinueve, la Virgen estrena un nuevo paso, que sustituye al viejo, de pequeñas dimensiones.

Cuando la Hermandad, en 1942 encargó nueva imagen del Señor a Ramón Chaveli, le pidió asimismo la construcción de un nuevo cuerpo para la Virgen.

Desde entonces hasta nuestros días, especialmente en los últimos tiempos, la capilla de las Angustias ha sido modernizada y la Hermandad ha ido ganando en parquedad y solemnidad religiosa, hasta el punto de transformarse en el centro de atención, por su piedad, recogimiento y orden procesional, entre las cofradías que hacen estación a la Catedral, en la tarde del Domingo de Ramos.

El Domingo de Ramos de mil novecientos cincuenta y seis se suspendieron las procesiones por la gran cantidad de agua caída mas las hermandades decidieron con el permiso de las autoridades eficientes salir en dias posteriores: la Hermandad de las Angustias salió, pues, ese año, el Lunes Santurrón.

En mil novecientos cincuenta y siete podemos destacar el cambio de la túnica de los nazarenos siendo la precedente de raso grana con vuelta de capa y fajín en negro y rico escudo bordado en oro fino. Ese año tambien estrenó la Virgen la corona que luce en la actualidad, de plata esculpida sobredorada, obra del siglo XVI, que fue restaurada ese año con pedrería y refulgentes. Además de esto estrenó los 4 faroles de guía, realizados por un artista local, 4 bocinas con ricos paños bordados en oro y juego de dalmáticas para los acólitos efectuados por un acreditado artista valenciano.

En mil novecientos sesenta y dos se estrenó un muy valioso banderín desarrollado por Alfonso Raimóndez en terciopelo color púrpura bordado en oro en el Instituto de El Salvador, completado con un trabajo de orfebrería obra de Juan Landa.

En la tarde del Domingo de Ramos del 3 de abril de 1966, tras muchos saliendo de la Iglesia de la Muy santa Trinidad, sale de su capilla de las Angustias una vez quedó ésta totalmente restaurada.

En 1973, 15 de abril, la Fraternidad estrenó nueva túnica de nazarenos, la actual túnica de cola de color negro y cinturón de esparto en vez de la de color rojo cardenalicio.

Esta Fraternidad fue la primera que sacó por las calles de Jerez su paso cargado por los propios cofrades-costaleros, en el año 1974.

En 1976, el matador jerezano Rafael de Paula donó un traje de luces a la Virgen.

El 31 de marzo de mil novecientos setenta y siete tuvo lugar la bendición del nuevo Banderín de la Juventud Cofrade de esta Hermandad en el curso del Besamanos de la Titular. Dicho banderín, bordado en oro sobre terciopelo de Lyon granate obscuro por las Esclavas del Santísimo, fue diseñado por José Alfonso Raimóndez, reproduciendo el diseño primitivo y cuya inscripción dice: “Juventud Cofrade. Hermandad de las Angustias”. El asta de plata realizada por el orfebre Emilio Landa asimismo es una reproducción del primitivo.

El viernes 10 de abril de mil novecientos ochenta y uno finalizada la Función Principal de Instituto y presidido por el directivo espiritual y sacerdote de Los Descalzos, R.P.D. Francisco García de Villegas Alcázar y concelebrada por don Claudio Huidobro Díez, favorecido de la S. I. Catedral y don Vicente Luque Baena, predicador del septenario, tuvo lugar la bendición e inauguración de un retablo de porcelana de Nuestra Señora de las Angustias e instalado en el muro lateral de la calle Futuro de la capilla.

En 1990 se amplia la Escolanía de pequeños cantores a un total de 52 siendo dirigidos por el profesor de música del instituto salesiano “Padre Torres Silva”. La escolanía es fruto del esmero y entusiasta cofrade José María Amat. Dichos niños estrenaron sotana, fajín y esclavina combinando los colores viejos y recientes de la cofradía.

En mil novecientos noventa y cuatro, tras una espera de cinco años la Virgen de las Angustias vuelve a su camarín como consecuencia de las obras de restauración del templo que tuvieron como consecuencia que dicha imagen tuviera que ser trasladada a la cercana iglesia de la Santísima Trinidad para darle culto allí.

En mil novecientos noventa y cinco cambió de recorrido al hacer peatonal la calle de San Pablo, por la previamente circulaba en el recorrido de vuelta. El anterior itinerario era: Plaza de las Angustias (lado derecho), Higueras, Medina, Honda, CARRERA OFICIAL, Plaza Encarnación, De la Rosa, Manuel María González, Plaza Monti, Plaza Arenal (lado derecho), Caballeros, San Pablo, Corredera, Plaza de las Angustias.

El año 1998 la lluvia hizo acto de presencia el último día de la semana de Ramos impidiendo su salida procesional.

En el año 2000, se procedió terminar la restauración de la Iglesia, impermeabilización total de la techumbre de la zona del antiguo humilladero, pintado de toda la iglesia y culminación de la decoración de la entrada de la Casa-Fraternidad. En el dos mil uno, se restauró la imagen primitiva del Cristo, por Agustín Pina.

 

Templo

Situada en lo que fue el camino de Jerez a Arcos se caracteriza por su arquitectura barroca de líneas dulces y sencillas, sin alardes edificantes mas hermosa.

Fue en el siRetablo cerámico del Muy santo Cristo de la Coronación de Espinasglo XVII (conforme el historiador Sebastián Marocho, en mil seiscientos noventa) cuando se termina formando una capilla, promovida por la Hermandad de la Santa Clemencia y Nuestra Señora del Refugio y costeada por la familia Villacreces (los escudos de la familia aparecen en la fachada y en las pechinas de la cúpula), en el tope externo de la ciudad, en una zona limítrofe del distrito de San Pedro, también conocido como Albarizuela, sobre el solar de una ermita precedente levantada en 1604, sobre un descampado en las afueras de la ciudad, cerca de lo que había sido el fonsario o bien cementerío judío de la aljama jerezana. Su construcción se inició en 1649 y duró hasta 1690.

De escasas diFachada Primordial de la Capilla de los Desamparadosmensiones, planta de cruz griega, exterior de mucha cal y portada de piedra palomera, lo mismo que las jambas de la testera principal.

Del exterior resalta su portada, eje de simetría a toda la fachada, que incluye otras 2 pequeñas portadas de acceso a las dependencias auxiliares. Se encuentra encuadrada por un baquetón mixtilíneo y columnas toscanas adosadas bien proporcionadas. En su cuerpo superior se sitúa una hornacina rematada por un sencillo frontón triangular. Destaca el atrevimiento de la cornisa que remata la parte alta de la testera, coronada por una serie de crestería realizada a base de pináculos de diferente traza y tamaño. A los clásicos triglifos y metopas se le unen escudos con profusión de cuarteles, símbolos de una familia cuyos miembros son nobles por los 4 costaNave principal de la Capilla del Cobijo de Nuestra Señora de los Desamparadosdos.

En su interior, la capilla tiene planta de cruz griega, resultante de la reforma que sufrió el edificio en el siglo veinte, en la que también se construyó el coro alto de los pies. La nave original está cubierta con bóveda de cañón con lunetos y bóveda semiesférica central.

Tiene en la cabecera el Retablo Mayor, tallado por Francisco Antonio de Soto y dorado por Francisco Rodríguez, a finales del siglo XVII, compuesto de distintas molduras y decoración vegetal que enmarcan pinturas de modesta calidad realizadas por Alférez Cordobés en 1693. El programa iconográfico se cenAltar Mayor de la Capilla de los Desamparadostra en la Virgen titular del templo, que cubre con su manto a los desamparados; a ambos lados de Ella se encuentran las pinturas de San Cayetano de Siena y Santa Rita de Casia. El segundo cuerpo lo encabeza San Miguel, enmarcado por las imágenes de los apóstoles Pedro y Pablo. De este mismo pintor y de exactamente la misma fecha hay otras obras en la capilla: las pinturas de la cúpula del prebisterio, los evangelistas de las puertas del prebisterio y un San Antonio de Padua que se halla en el crucero. Para finalizar, indicar 3 esculturas: una modesta talla de San Juan Bautista, efectuada a la mediados del XVII por Francisco de Villegas, pero toscamente intervenida hasta hacer irreconocible la maAltar del Santisimo Cristo de la Coronación de Espinas en la Capilla de los Desamparadosno del maestro: otra dieciochesca de San José, de pequeño tamaño, y la imagen de Cristo Coronado de Espinas, titular de la hermandad que actualmente usufructúa el templo, obra correcta y equilibrada realizada en mil seiscientos sesenta y cinco por el alemán Pedro Grass y el flamenco Elías Mez.

La ermita se edificó en terrenos donados por don Nuño Núñez de Villavicencio a la Fraternidad. A inicios de este siglo estaba a cargo de los Duques de Villacreces, quienes en mil novecientos veinticinco la ceden a la Hermandad de Coronación de Espinas como sede de la cofradía.

Su arquitectura está de manera perfecta incrustada en su entorno y equilibra de manera positiva la lectura de la calle Arcos a la que pertenece.

En 1998 se acometió la restauración de la techumbre de la Capilla, incluyéndose en la misma obra la sustitución de la solería y la construcción de un camarín para el Muy santo Cristo.

Paso de misterio

Según especifican los últimos estudios efectuados a este respecto, la imagen del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas fue realizaSantísimo Cristo de la Coronación de Espinasda en pleno siglo XVII, específicamente en 1665 por el alemán Pedro Grass y el flamenco Elías Mez.

Según informó el diario Jerez Información del viernes treinta y uno de marzo de dos mil, los jóvenes cofrades e historiadores José Jácome González y Jesús Antón Portillo, encontraron el documento establecido que prueba la autoría de la imagen del Muy santo Cristo de la Coronación de Espinas. El texto, encontrado en el Archivo de Protocolos Notariales, fue firmado con fecha de diciembre de mil seiscientos sesenta y cinco y revela que se encargaron de la hechura de la imagen, como de tres sayones, los artistas Pedro Grass, de origen alemán, y el flamenco Elías Mer. Se trataban de sendos vecinos del jerezano barrio de El Salvador, residentes en la calle Abades. El documento concertó un plazo de ejecución de seis meses y un precio total de 1950 reales de vellón. TamTrasera del Paso de Misterio de la Coronación de Espinasbién aclara que el encargo fue realizado por los hermanos mayores de la Fraternidad de la Coronación de Espinas, Sebastián de la Herrera y el alférez Francisco Portillo.

La obra estaba atribuida previamente a Roldán el Viejo. Apoyaba esta atribución, entre otros muchos, Francisco Arquillo Torres, que efectuó la restauración de dicha imagen en 1981, y Antonio Hernández Gil, quien basa su teoría en el increíble similar de la cara del Cristo de la Coronación con el semblante del Cristo que aparece en el medallón de JeSantísimo Cristo de la Coronación de Espinas y Soldado Romanosús y los apóstoles, que se encuentra cincelado en el Centro de salud de la Santa Caridad de Sevilla, obra de la que se tiene constancia es autor Roldán el Viejo. Según otros datos el Cristo de la Coronación es una imagen de fines del XVIII, efectuada por un escultor barroco de la escuela de Pedro Roldán. Otro ámbito de la crítica lo situaba a finales del siglo XVII, puesto que si comparamos la imagen con la de Nuestra Señora de la Angustia, de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte (Estudiantes) de la Capilla de la Universidad de Sevilla, se observa una semejanza entre las dos tallas, lo que hace pensar que se deban a la misma gubia.

En el paso de Misterio, Jesús aparece sentado sobre un taburete, con la corona de espinas rodeando su cabeza, con las manos atadas por delante, sujetando una caña (aunque, en algunas ocasiones, no porta Cristo la caña, sino lo hace uno de los sanedritas que lo increpan y que aparecen en el paso de MisSanedrita (Paso de Misterio del Muy santo Cristo de la Coronación de Espinas)terio). Un soldado romano aparece a la espalda de Cristo, incrustándole la corona de espinas en las sienes, ayudándose para este propósito de un palo. Tanto las estatuas de los sanedritas que aparecen increpando a Cristo en el paso de Misterio, como el soldado romano y el centurión son tallas modernas, realizaPaso de Misterio de la Coronación de Espinasdas por el imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte, bien conocido artista merced a los trabajos efectuados para muchas Cofradías sevillanas. Estas tallas no sagradas fueron efectuadas con ocasión del cincuentenario de la reorganización de la Fraternidad (año 1975). Son muy apropiadas al tema representado. El soldado romano, cuya carnación contrasta vivamente con la del Señor, por ser una imagen mucho más vieja la titular, aparece de espaldas a Jesús, incrustándole, con un gesto de esmero y atrocidad, la corona de espinas sobre la cabeza. Para destacar la violencia de este instante de la Pasión, así como su atrocidad y encarnizamiento, el artista sevillano usó un artificio, poniendo, de forma prieta, una pierna de este soldado, sobre el taburete en que Cristo está sentado. De este modo, como lógicamente puede suponerse, la sensación de fuerza es mucho más áspera, más aguda, en tanto que la figura no sagrada puede apoyarse más con comodidad, imprimiendo mayor bestialidad al acto cruento de la coronación. El centurión, contempla la escena, entre asombrado y horrorizado. Llevan los dos la típica túnica de legionario, siendo la del centurión de un color colorado claro y la del miles o soldado raso, de color burdeos. Sobre esta lleva el habitual mandil de tiras de cuero con remaches, poSoldado romano que incrusta la corona de espìnas (Paso de Misterio de la Coronación de Espinas)rtando una coraza musculata, con adornos de filigrana, que recuerdan mucho a la que porta la escultura de Augusto de Prima Porta. La del legionario es de color metálico mientras que la del centurión, para diferenciar el rango, detenta un color dorado, del mismo modo que el casco ático de penachos de plumas rojas que porta, siguiendo la línea del neobarroco hispalense. Como armamento ambas figuras portan unas magnificas gladius hispaniensis metálicas, comPaso de Misterio de la Coronación de Espinasplementando realmente bien el conjunto escultórico. En el dos mil, estrenó nuevas muñequeras de cuero para el romano del paso de Misterio trabajo encargado al departamento de guarnicionería de la Real Escuela Andaluza del Arte Hípico. En el año 2011 se estrenaron nuevas indumentarias para los romanos del Paso de Misterio efectuadas por D. Juan Alvaro bajo la dirección de D. Ildefonso Jiménez.

En cuanto a los 2 sanedritas que aparecen en dicho paso, uno de ellos porta una caña en la mano, en actitud de pegar el rostro de Cristo, colocado delante de la imagen titular. El otro sanedrita responde a un término estético distinto, puesto que, con el ademán expresivo de las manos, se advierte que está imprecándole, insultándole, menospreciándole, rebajándole, injuriándole y escupiéndole. Todas y cada una estas expresiones las ha conseguido el imaginero sevillano merced a sus grandes dotes artísticas. El ropaje de todas estas figuras no sagradas fue dirigido por el mismo escultor (Luis Álvarez Duarte) y efectuado por las hermanas Plaza, como la parte metálica, corazas y cascos en los talleres de VillaDetalle de las manos de Santísimo Cristo de la Coronación de Espinasrreal.

La talla del Señor es de mucho porte y calidad. Su cabeza está con perfección construida y es de gran belleza plástica. Los cabellos están tratados a base de mechones ondulados, realmente bien trabajados. Destacamos de esta imagen el fuerte realisSantísimo Cristo de la Coronación de Espinasmo de los hilillos de sangre que, desde las sienes, se expanden, bajando hasta el cuello y el torso. Los ojos están entreabiertos, tal y como si soportaran un gran dolor. La imagen del Señor, de talla completa, ha procesionado en el pasado sólo con un cíngulo de oro que le anudaban a las manos. Desde 1952 se dotó a la imagen de un mantolín de salida, de terciopelo colorado con bordados en sus bordes, obsequio de su entonces camarera, Amalia Fernández, sufriendo posteriormente un enorme deterioro dejándose de poner en mil novecientos setenta y siete. Desde ese momento procesionó con un manto de color rojo, puesto tal y como si fuera una toga. En la actualidad lleva puesto una clámide (“manto ligero y corto”) de color rojo con brocados de oro y seda, confeccionada en el 1992. En mil novecientos noventa y siete fue restaurado el mantolín de 1952 en los talleres de Ildefonso Jiménez. Las potencias procesionales son de plata sobredorada; en la base tienen un pequeño medallón con una letra en medio; las 3 potencias forman el anagrama de Jesús. Las repujó el Taller Viuda de Villarreal en el año 1980.

El paso, obra de MaDetalle de los respiraderos del Paso de Misterio de la Coronación de Espinasnuel Guzmán Bejarano, es de estilo barroco y tallado en madera dorada, que se talló en los talleres del autor entre los años 1982 y mil novecientos ochenta y cinco. Se estrenó en la Semana Santa de 1982. Las medidas de sus andas son de doscientos treinta y siete cms. de ancho, por cuatrocientos setenta y siete de largo y ciento cincuenta y dos de alto. La canastilla tiene un enorme basamento, con unas ménsulas con mucho relieve y de estas arrancan las diez capillas que hay en la parte superior. En estas capillas del canasto figuran las imáFrontal del Paso de Misterio del Muy santo Cristo de la Coronación de Espinasgenes de la ciudad de Santiago (Patrón de España), San Juan Grande (Patrón de la Diócesis de Asidonia-Jerez), San Agustín (la Hermandad se reorganizó en el convento de tal nombre), San Dionisio (Patrón de la Urbe), San Pedro (Parroquia en la que reside), San Francisco de Paula, San José, San Bernardo, San Francisco de Agarráis y Beato Domingo de Guzmán (por onomásticas y devociones de diferentes hermanos). En las esquinas, sobre otras baldas de perfil muy valiente, están los evangelistas. La planta de la canastilla crea sobre los laterales de la mesa grandes concavidades en las que resaltan las tallas de cuatro Arcángeles con cartelas, que contienen salmos, versículos del Miserere,….;Los Arcángeles se apoyan en unas peanas muy elaboradas, y al igual que los evangelistas exceden la altura de la canastilla. En los respiraderos, entre las volutas y las hojas de acanto, solo hay cabezas de angelitos. Todas y cada una de las figuras están estofadas y policromadas. Manuel Calvo intervino en el dorado del paso. La iluminación que usa este paso es a base de seis candelabros. Los faldones son llanos, de color colorado, unidos por broches de orfebrería dorados.

Paso de palio

La imagen de María Santísima de la Paz en su Mayor Aflicción fue efectuada por el artista José Rivera García, naMaría Santísima de la Paz en su Mayor Afliccióncido en Umbrete (Sevilla) en 1905 y fallecido en 1982. Fue adquirida por la Hermandad en mil novecientos cincuenta a un anticuario hispalense. Se le agregó la advocación de Nuestra Señora de la Mayor Consternación en 1986. Se atribuyó inicialmente a Juan de Astorga, autor del siglo XIX (pensándose que fue realizada a principios de ese siglo)

En esta Dolorosa jerezana, el imaginero siguió leal a la idea de no expresar el dolor corporal en su intensidad. Ya antes a la inversa, aún exteriorizando sentimientos íntimos, expresó en su semblante un dolor sobrenatural, que no rompe con la resistencia física del cuerpo de la Virgen, sino, alzándola por sobre los mortales, la humaniza al tiempo, en un bastante difícil, mas acertado equilibrio, que solo la mano de Astorga podría haber efectuado con tan sutil expresión y belleza. Advertimos en el rostro de esta Dolorosa un idealismo romMaría Muy santa de la Paz en su Mayor Aflicciónántico cada vez mayor, lo que manifiesta a través de la dulzura de las facciones, distanciando el sufrimiento y la desgracia, con lo que el ensimismamiento de la expresión se ha hecho más fuerte, más patente, recreándose más el escultor a la hora de expresar una gran suavidad en el dolor de la Madre de Dios. Gustó Astorga de emplear un color rosado en el rostro, lográndolo a base de una mezcla de color blanco con carmín, lo que da a sus tallas un color sonroseado y irisado, restando patetismo a la expresión. Se ha conseguido de esta forma la idealización de la Virgen en medio de su dolor. Esto es un homenaje a la Madre de Dios, logrado por el artista gracias s sus finas dotes. En las manos de esta Dolorosa, siguió el ejemplo de sus maestros y, específicamente, de Cristóbal Ramos, confiriéndoles estilización, finura, alargamiento, deliDetalle de una mano de María Santísima de la Paz en su Mayor Afliccióncadeza y la particularidad de que los dedos meniques retranquean hacia atrás. Este dato que apuntamos es sencillamente comprobable si contemplamos de cerca a esta Virgen jerezana.

Finalmente, hay que reseñar que el rostro de la imagen de la Virgen de la Paz en su Mayor Aflicción está muy logrado, tanto por la encarnadura que posee, como por los inmensos ojos rasgados que el imaginero hizo, con pestañitas postizas de marcado carácter efectista, consiguiendo una gran armonía en todo el conjunto. Es evidente que, pese a recibir Astorga una capacitación neoclásica, ello no le impidió conocer la imaginería procesional sevillana, asimilando raíces tradicionales dentro del más puro elenco barroco, aunque mediatizado, como resulta lógico, por las nuevas normas que emanaban de la Real AcaPaso de Palio de María Santísima de la Paz en su Mayor Afliccióndemia de San Fernando, dirigidas a resucitar el buen gusto en la escultura (que se consideraba que se había perdido), conjugando estos factores esta singular Dolorosa jerezana llamada de la Paz en su Mayor Aflicción. Es curioso que el título que lleva esta talla se conjugue tan armónicamente con el buen hacer artístico de este imaginero, ya que un estado, como la paz, parece bastante difícil de conseguir en una enorme consternación. Sin embargo, los factores que se aúnan en Juan de Astorga, en su formación artística, han sido capaces de expresar la paz de la Madre de Dios en la mitad de su enorme consternación. Es el logro de la armonía, del equilibrio neoclásico, con las reminiscencias todavía barroManto de Salida de María Muy santa de la Paz en su Mayor Afliccióncas que en nuestro país se dieron cita. De esta síntesis perfecta, nace esta Dolorosa jerezana.

El mantón de Nuestra Señora de la Paz en su Mayor Consternación lo bordaron los sobrinos de Esperanza Elena Caro entre 1959 y 1960. Tanto el manto como el palio son de terciopelo de Lyon, de color morado y bordado en oro. El manto tiene bordadas en plata 2 flores, en memoria de José María Rodríguez y José Belmonte, 2 hermanos que formaron parte de la comisión promanto, y no lograron verlo acabado. Este manto, pese a la fecha de realización, vuelve a tener las grandes máculas de oro, poco fondo y las hojas de acanto formando grandes volutas peculiaridades de los primeSaya de María Muy santa de la Paz en su Mayor Aflicciónros trabajos de Esperanza Elena Costoso. La toca sobremanto es obra del mismo taller de Esperanza Elena Caro, bordándose en el año mil novecientos setenta, regalo de la por aquel entonces Camarera de la Virgen, D. Ana Aguilar. En el año 2011 se procedió a la limpieza del mantón de salida de la Virgen de la Paz con estreno de nueva blonda y arreglo de los faroles de los candelabros de cola para evitar precisamente las máculas de cera en el manto.

Destaca en los bordados una saya de la Virgen, muy original, obra de Pedro de la ciudad de Lima del 17 de marzo del año 1762, como se hace constar en un pergamino que se encontró en su interior (entre el terciopelo y el forro) cuando se empezó su restauración en los talleres de los sobrinos de Esperanza Elena Costoso, los que pasaron los bordados a nuevo tejido, tisú de plata, (anteriormente estaba bordada sobre terciopelo burdeos) adquirido en mil novecientos cincuenta y cinco por José García Aguilar en un anticuario de Londres. El pergaDetalle de la Corona de María Santísima de la Paz en su Mayor Aflicciónmino afirma textualmente: “se bordó este vestido en Xerez año de 1762 siendo Prioste de esta Cofradía del Sr. San Juan Bautista el Sr. D. Juan del Rosario Carlos de Gila Vint de la Cerda Ponce de León, Marqués de los Chopos del Guadalete, Sr. de la Villa de Villamartín, Regidor Perpetuo de la Urbe de Cádiz y Alcalde Mayor de Millones en ella, Hermanos Mayores Bartolomé y Diego Pineda dirigiendo dicha obra D. Pedro de Lima Maestro Bordador y Oficiales Ramón Villalonga y Alejandro Navarro. Se puso este papel día de San Patricio 17 de Marzo de 1762 a las once horas de la mañana”.

La Corona para la Dolorosa (del año 1946) fue el primer trabajo de Landa para la HerMaría Santísima de la Paz en su Mayor Aflicciónmandad, siendo cerrada, de plata sobredorada, de canasto alto e imperiales, cuatro, bajos y muy abombados, y destacando el detalle de que la racha de exactamente la misma está repujada y esculpida por las dos partes, siendo muy tupida, siguiendo el perfil del canasto y de los imperiales, y rematándose con el escudo de la Fraternidad, estando la cruz en el interior, sobre los imperiales. Su peso es de ocho con trescientos kilogramos. En el 2000 estrenó nueva cotilla (pendiente de salida). En el 2001 la Virgen portó la medalla del X aniversario de los costaleros en su pecho.

Detalle de los respiraderos del paso de palio de María Muy santa de la Paz en su Mayor AflicciónEl paso de palio en sí fue desarrollado por el artista sevillano afincado en Jerez Emilio Landa Carrasco y realizado prácticamente en su totalidad por él, concretamente los respiraderos (diseñados en mil novecientos cincuenta y seis), de plata cofradiera (los que comenzó y no pudo terminar por fenecer cuando trabajaba en él (mil novecientos cincuenta y siete), labor que fue recogida por su hijo Juan que la dejó terminada, siendo el punto de partida del diseño de su padre unas fotos de un zócalo de azulejos de un palacio de Lisboa y los que quedan divididos en paños rectangulares por unos anchos peinazos; en ellos y en bajorrelieve, hay unos ángeles tenantes. En el centro de cada paño hay un medallón con escenas de la vida de la Virgen, obras de los talleres Lorenzo, Jiménez y Rueda. Emilio Landa dirigió la creación de los varales del paso, cincelando personalmente las capillas con imágenes marianas que hay en el primer tramo de los varales (de la Merced, del Carmen, Consolación, Divina Pastora, Prodigiosa, de los Milagros, del Pilar, de Fátima, del Rosario, de MonDetalle de los faroles en los candelabros de cola del paso de palio de María Muy santa de la Paz en su Mayor Aflicciónserrat, Inmaculada y de los Reyes) llevando la ejecución del resto de la orfebrería de los mismos Manuel Morales Turón (estrenándose 6 en 1949 y los restantes al años siguiente), repujados en los locales anejos a la capilla de la Hermandad. Son creaciones de los talleres de Manuel Villareal el juego de candelería, efectuado en plata cofradiera repujada, de 84 piezas (elaborados entre los años mil novecientos sesenta y dos y mil novecientos sesenta y seis), a las de hay que sumar y resaltar otros dos candelabros (las llamadas “marías” para candela “rizá”), remaVirgen de los Desamparados: Imagen Venera del paso de palio de María Santísima de la Paz en su Mayor Afliccióntados en su parte superior (mechero) por ángeles corpóreos, además del juego de jarras del paso, en plata cofradiera, (6 grandes, 4 medianas y 6 pequeñas para la delantera; todas llevan un tarjetón con una invocación de la Letanía Lauretana (¡Auxilio de los Cristianos!, ¡Consoladora de los Afligidos!, ¡Reina de los Mártires!, …), estrenadas en el año mil novecientos cincuenta y ocho. Se repararon y platearon todas y cada una de las jarras en el año 2011. Son del mismo modo obra de estos talleres, aunque ya transformados en Talleres Viuda de M. Villareal, tras su muerte en 1965, los espléndidos candelabros de cola, realizados en 1969, en que aportan a la trasera un total de 22 puntos de luz guarecidos en artísticos faroles de 4 caras (en lugar de las tradicionales tulipas de guardabrisas), rematados, todos , por un sombrerete con una corona, sin imperiales, de cuyo centro pende una minúscula campanilla; la peana del paso de palio es de plata cofradiera de acusada osadía en sus relieves, y su diseño está basado en el de la Patrona de Jerez, la Virgen de la Merced, estrenada en mil novecientos setenta y cinco, fue donada por un conjunto de hermanos dentro de los actos de la conmemoración del cincuentenario de la reorganización de la Hermandad; y el llamador, de mil novecientos setenta y cuatro, realizado en alpaca en el que pueden apreciarse adosados angeloCaídas delanteras del paso de palio de María Santísima de la Paz en su Mayor Afliccióntes corpóreos. La imagen adora es una réplica de la Virgen de los Desamparados, de Valencia, traída de dicha ciudad por Manuel Martínez Arce en el año mil novecientos cuarenta y nueve.

El palio tiene las caídas de estilo sevillano; acaban con una enorme franja de malla y esta se remata con unas gruesas bellotas. La composición de las caídas delanGloria del techo del Palio del Paso de María Santísima de la Paz en su Mayor Afliccióntera y trasera está encabezada por dos escudos. En la delantera van el de la Hermandad y el de la Orden de San Agustín, en cuyo convento jerezano vivió muchos años esta Fraternidad y en donde se reorganizó en mil ochocientos noventa y seis. En la trasera, el del Cabildo Colegial de Jerez, donde esta Hermandad se creó en 1615 y donde retornó en 1919 por el estado de ruina de la Iglesia de San Agustín hasta su traslado a esta Capilla en 1925, y el del San Pedro, titular de la parroquia donde se ubica esta Capilla de los Desprotegidos. La caídas fueron bordadas por el taller de Guillermo Carrasquilla, estrenándose en el año mil novecientos cincuenta.

El techo fue bordado en oro fino en los talleres de Esperanza Elena Costoso, estrenándose en el año 1964. El soporte es de terciopelo de color morado, está bordado con hilos de oro y apliques de pedrería. Se puede destacar la “Gloria”, en cuyo centro aparece una paloma representando al Espíritu Santurrón, obra del orMedallón bordado en el faldón frontal del paso de Palio de María Santísima de la Paz en su Mayor Afflicciónfebre sevillano Manuel Gabella Baeza, realizada en plata de ley, sobredorada y policromada. De la paloma brota un brillo de rayos finísimos, que quedan enmarcados por un medallón formado por roleos y hojas de acanto. La composición se ocupa de este medallón; los roleos y hojas de acanto forman macollas, que se comCartela del interior de las caidas frontales del Palio del Paso de María Muy santa de la Paz en su Mayor Aflicciónpletan con hojas de yedra o con flores muy, muy pequeñas, y que con ondulaciones y quiebros inesperados ocupan toda la superficie del techo. El techo de palio ha servido en muchas ocasiones de fondo para montar el besamanos de la Virgen, y entonces es cuando se puede estimar la gracia del dibujo, las sutilezas de la composición y la calidad del bordado.

Por otro lado, los faldones son de terciopelo granate. El delantero está bordado con hilos de plata y sedas de colores en el taller de Piedad Muñoz Rodríguez, de Albaida del Aljarafe (Sevilla); en los extremos hay unas hojas de acanto que arrancan de una jarra; a media altura la composición se interrumpe y las hojas de acanto imitan un broche. En el centro del faldón, también con hilos de plata y hojas de acanto, más varias rosas, se halla un medallón en cuyo interior, efectuado con sedas de colores, se representa el Bautismo de Jesús sirviendo de modelo la vidriera que hay en el Baptisterio de la Parroquia de San Pedro. Ello como alegoría al primitivo titular de esta Fraternidad, San Juan Bautista.

Historia

Por algunos motivos esta corporación vino a menos en los años siguientes, y en 1615 un grupo de fieles devotos asisten al Provisor de Sevilla, Gonzalo de Campo y le piden la corporación y establecimiento de la Cofradía de San Juan en la Colegial. El Provisor admite la propuesta, dictamina la erección de exactamente la misma, y somete las Reglas a la inspección de Pedro de Vargas, cura del Sagrario de Sevilla. Este solo pone ciertos reparos, como el que no deben jurar los estatutos, en tanto que éstos no deben obligar bajo pecado y además así lo dispone el Sínodo hispalense. En vista de ello el Provisor decide aprobar las Reglas, agregando la obligación de la Cofradía de quedar bajo la autoridad e inspección del ArzoLa Virgen llamada entonces de la Mayor Aflicción, primitiva imagen de la Hermandad de la Coronación, en su capilla de los Desamparados en 1926 (Foto:Anónimo)bispado hispalense, la necesidad de darle cuentas a este de la administración de la misma, y la prohibición de pedir limosnas sin un consentimiento expreso del Provisor. Todo ello lo dictamina el 29 de julio de 1615, según se puede comprobar en el legajo cuatro de la caja 149(445) del Archivo Diocesano de Jerez. Por su lado el Vicario de Jerez, intimó el cumplimiento de las Reglas a los hermanos. Sus curiosos estatutos empiezan con la aprobación del Diplomado D. Gonzalo de Campo (arcediano de Bruma y canónigo de la Santa Iglesia de Sevilla, provisor oficial y vicario general de ella y su arzobispado) en nombre del Arzobispo de Sevilla y del Consejo de Su Majestad D. Pedro de Castro y Quiñones, frente al requerimiento de un grupo de vecinos de la urbe de Xerez de la FronEl Misterio de la Coronación en mil novecientos veintiseis con los sayones y romanos que fueron reemplazados en la década de los 50 y posteriormente por el conjunto actual, obra de Luis Álvarez Duarte (Foto:Anónimo)tera, para la creación de una cofradía en la iglesia de San Salvador con el título de San Juan Bautista. Tras la primera aprobación se ordena la constitución de sus primeras reglas, que son presentadas el día 9 de agosto de 1615 por el Licenciado Don Tomás de Ortega, presbítero de la Iglesia Escolar, que es visitado por Don Pedro de Castro y Quiñones. Los hermanos que crean la Asociación son los siguientes: Francisco de Paula, Alonso Gómez, Antón Martín de Burgos, Francisco Muñoz, Juan de Morales, Jorge Rodríguez de Miranda, Bartolomé Díaz, Bartolomé de Pina, Baltasar de Soria, Andrés Núñez, Bartolomé de Vargas y Benito Geniz. Después de la presentación oficial de estas reglas se ordena se corrijan múltiples de ellas. Son curiosas muchas de sus normas, sobre todo las que trataban sobre las multas a los hermanos por incumplimiento de las mismas.

1932. Una foto recuerdo de la Hermandad de la Coronación de Espinas.La imagen que encabeza el Altar es Nuestra Señora de la Consternación que en el año mil novecientos treinta y cuatro desapareció en un incendio casual. El preste es D.Angel Melgar. (Foto: Anónimo)Las citadas reglas establecían las elecciones cada año de un prioste, 2 hermanos mayores, un mayordomo y 2 acólitos de capítulos. Como la celebración de Cabildos en los días de Pascua de Navidad, San Felipe y Santiago, y el primer domingo de octubre, con el carácter de asistencia obligatoria para todos sus hermanos. Había una cuota anual, que debía pagarse la víspera de San Juan.

El carácter de su creación fue el penitencial, como lo prueba el capítulo veinticuatro de sus Reglas, en la que se afirma, entre otras muchas cosas: “Iten ordenamos que sean obligados los dichos cofrades a salir en processión los Juebes Beatos a las dos de la tarde llebando la dicha ynsignia del SeFoto de un curioso collage realizado por un hermano de la Hermandad de la Coronación de Espinas. Los elementos-imagenes son de 1930.(Foto: Anónimo)ñor San Juan Bautista y la santa coronación de Jesuchristo y la madre de dios de la paz nuestra señora obagada…”.

Las Reglas ordenan, pues, que la Cofradía tenga un Guión rojo de la advocación de San Juan Bautista. Este Guión representaría a la Hermandad en todas las procesiones a las que concurriese. Pero para la suya penitencial del Jueves Beato, tendrían además de esto una insignia o bien estandarte con la efigie de la Virgen de la Paz y a los dos lados de la misma los santos Juanes, Bautista y evangelista. DeEsta fotografia del año 1930 nos enseña al Señor de la Coronación de Espinas cubierto con una preciosa clámide (Foto: Anónimo)bería llevar además de esto la insignia de la Coronación de Espinas del Señor. La celebración primordial de esta cofradía era el día de San Juan Bautista.

Al parecer se hizo habitual su salida procesional. En la calle que llevaba entonces a la entrada de la vieja Escolar, los que iban a acompañar la procesión con cruces acostumbraban a estacionarse esperando la salida y esa semeja ser la causa de que a esa calle se le hubiere dado el nombre de calle de las Cruces.

Se desconocen los motivos por los cuales esta Cofradía decide en 1649 trasladarse de la Colegial a San Agustín. El traslado se acordó el tres de diciembre de 1649. Era Prior de San Agustín el Padre Fray Fernando de Villanueva, Calificador del Santo Oficio, y Mayordomo de la Cofradía el presbítero Alonso Fernández de Sobalbarro, vecino de la collación de San SalAltar de cultos en 1930 de la Fraternidad de la Coronación de Espinas. La Virgen que está al lado del Cristo es la primitiva desaparecida en 1934vador, y Hermanos Mayores Andrés Muños y Francisco López. Por su pacto con la comunidad de San Agustín la cofradía adquiriría la capilla primera que se encontraba en la iglesia conventual, entrando a mano izquierda, debajo del coro. De ella se desapoderaban los monjes y la entregaban a los hermanos a fin de que colocasen sus imágenes, hiciesen una alacena para guardar los enseres de la cofradía y un cañón para el funeral de los cofrades, al tiempo que le daban licencia para colocar en la iglesia un cajón para la solicitud de dádivas. La Hermandad se comprometía a no festejar cabildos sin previo aviso al Padre Prior a fin de que éste asistiera, y la comuUn anónimo artista efectuó este collage en el año 1932. La Dolorosa es la primitiva de la Hermandad de la Coronación de Espinas que se perdió en un incendio fortuito en el año mil novecientos treinta y cuatro.nidad quedaba además encargada de todos y cada uno de los cultos de la Cofradía: festejaría la Función Solemne del día de San Juan, predicaría el sermón del Jueves Beato antes de la salida, acompañaría a los cofrades en la procesión de penitencia, oficiaría todos los lunes una misa por los hermanos difuntos, etc…, y la Hermandad correspondería a los frailes abonándoles por estos servicios religiosos los estipendios pertinentes. Afirma Sebastián Marocho que el año mil seiscientos cincuenta y cuatro fue el último en que la Coronación de Espinas salió de la Escolar. Podemos meditar que el acondicionamiento de la capilla o bien otros motivos hasta ahora ignorados retrasaron el cumplimiento de un acuerdo que estaba hecho ya en diciembre de mil seiscientos cuarenta y nueve.

Más tarde, siguiendo las directrices del Concilio de Trento, decidieron darle culto a la Pasión de Nuestro Señor, tomando como titulares al Misterio de la Coronación de Espinas y a María Santísima de la Paz, así como a San Juan Bautista, el titular más viejo de la historia de esta Hermandad, ofrendándole a la Virgen los cofrades una falda muy, muy bella, obra artesanal en la que Pedro de la ciudad de Lima puso su arte con el oro, la plata y la seda sobre tisú de plata. Era el mes de marzo de 1762. A lo largo de ese siglo, pasó al convento de San Agustín (que estaba en la calle del mismo nombre). Cuentan los historiadores que durante el siglo XVIII hacía estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo.

Durante la invasión francesa, la Hermandad pasó tiempos bastante difíciles, puesto que su sede, el Templo de San Agustín, fue tomado por los soldados napoleónicos. Sin embargo, en los ficheros del Municipio puede comprobarse que esta Hermandad tenía plena vigencia allí por 1822. En la desamortización de Mendizábal, el los frailes agustinos se vieron obligados a desamparar el templo. Tras la revolución de 1868 vuelve a pasar malos tiempos.

El veinte de febrero de mil ochocientos noventa y seis un grupo de fieles, encabezados por el capellán de la iglesia ex-conventual de San Agustín, Presbítero D. basándose en las Reglas de la Primitiva Fraternidad de San Juan Bautista, que se había fundado en la Iglesia Colegial en 1615, y cuyas primitivas reglas se conservan en el Fichero Histórico Municipal, y bajo el espíritu del Sínodo Hispalense que había tenido lugar tres años ya antes, en mil ochocientos noventa y tres.

Vieja Imagen de Nuestra Señora de la Mayor Aflicción que se incendió en 1934La fecha elegida para esta fundación con voluntad de reorganización, conforme comenta Francisco Aguilar Martínez (Semana Santa, Jerez, mil novecientos ochenta y dos) no podía ser más problemática, como así ha sido la historia de esta Hermandad durante la primera mitad del actual siglo. El homicidio de Cánovas, los movimientos anarquistas en la provincia que tienen como una de sus más señaladas figuras al gaditano Salvochea y, concretamente en Jerez, las continuas revueltas de obreros y las disensiones en el propio seno de la Iglesia en nuestra urbe, son acontecimientos que marcan la restauración de esta Hermandad en tiempos, como ya vemos, de una agitación social, política y reImagen de Nuestra Señora de la Paz en su Mayor Consternación que se conserva en la Iglesia de la población gaditana de Villaluenga del Rosario. La corona que luce la citada imagen le fue regalada por D. Sebastián Iñigo Sánchez y costó 1.000 pesetas, siendo de plata de ley. Después sería fundida para hacer una diadema que se conserva en la actualidadligiosa no muy propicios para este tipo de iniciativas.

La solicitud por parte de aquel conjunto de fieles al Cardenal para dicha restauración, pasará por un proceso anterior de informes, concretamente el del arcipreste de la urbe, abad Rodríguez Madera, con fecha del veintiocho de febrero de 1896, y el del Fiscal Mariano Hernández Guillén fechado el 5 de marzo del mismo año, en los que no se ponía objeción alguna a la fundación.

Los estatutos fueron aprobados el 13 de marzo de ese año, titulando a la Hermandad como “de la Coronación de Espinas y Nuestra Señora de la Consternación” (no dice de la Paz en su Mayor Aflicción, como entonces se ha titulado).y describe la túnica de los hermanos diciendo que es blanca con mangas perdidas negras, capirote negro, guantes blancos, medias negras, zapato bajo, y escuAntigua estampa de la desaparecida imagen titular de la Fraternidad de la Coronación de Espinas. (Perdida durante un incendio en mil novecientos treinta y cuatro) (Tamaño:5,5 x ocho)do con la corona de espinas. Y no señala el día en que deberá salir en procesión, pues queda en blanco en el artículo I del capitulo cuatro. Mas desde el primer año de su salida tras la restauración, 1897, lo hizo el Domingo de Ramos. Las Reglas fueron aprobadas por dos años, de forma que en 1898 deberían examinarse de nuevo, por si se quería reformar algo de su contenido.

El Diario del Guadalete de 20 de marzo de mil ochocientos noventa y seis, notifica que “ya se han empezado en la Iglesia de San Agustín los preparativos precisos (…) para el solemne septenario que la nueva Fraternidad del Señor de la Coronación, dedica a sus reverenciadas imágenes”. Más adelante, el mismo artículo informa que “esta Cofradía no hacía estación de penitencia desde el pasado siglo y, por ende, si bien las imágenes se conservaban en buen estado, no de este modo los pasos ni los adornos y vestidos” y alaba el ahínco que han tenido que realizar los cofrades para disponer todo lo tocante a los Cultos y Procesión que se marchan a realizar. Y ahora, relata que se ha encargado la realización del Paso del Señor y de la Virgen al “acreditado dorador y restaurador de antigüedades D. Manuel Daza Perea, que tiene su taller en la calle Bizcocheros, número 47”. Los pasos eran de estilo renacimiento, y a pesar de su modestia no desmerecieron en lo más mínimo en ornato y elegancia de las imágenes que portaban y de la propia celebración. En el Misterio acompañaban al Cristo 4 soldados romanos, de inferior calidad, que tuvieron que ser restaurados de emergencia por el propio Manuel Daza.

En el mismo periódico, el Jueves 26 de marzo de 1896 se anuncia el recorrido de la procesión que la Cofradía de la Coronación haría el Domingo de Ramos, a las seis y media de la tarde: San Agustín, Alfonso XII (el día de hoy Plaza Médano), Caballeros, Pedro Alonso, Plaza de las Angustias, Corredera, Consistorio, Plaza de la Yerba, Misericordia, Plaza Plateros, Francos, Tornería, Larga, Lancería, Alfonso XII, Monti, González Peña, Rosa, Insigne Iglesia Colegial, Rosa, González Peña, Monti, Armas, Conde de Bayona a su Iglesia. La prensa de la temporada, tal como si fuera una fórPaso del Muy santo Cristo de la Coronación de Espinas que fue adquirido a la Hermandad sevillana de los Panaderos. En este paso procesionó por vez primera la Fraternidad de la Lanzada y la del Santísimo Cristo del Amor.mula aprendida, destaca que la cofradía hizo un recorrido en el mayor orden y que una multitud enorme ocupaba las calles por las que desfilaba la procesión. Asimismo que la calle Larga lucía una iluminación extraordinaria y durante el paso de la cofradía tenía un brillante aspecto.

Pasados estos, el Hermano Mayor, Antonio Gonzálvez, se vuelve a dirigir a Don Marcelo Spínola pidiendo ampliar la aprobación por el tiempo que el Obispo estime oportuno. El Arzobispo pide informe al Arcipreste, y éste es positivo, pero estima que debe obligarse a la Fraternidad a hacer estación en la Colegial. En escrito firmado por la propia mano del Cardenal Marcelo Spínola se le prorrogan por aquel año los estatutos a la Fraternidad y se le da opción a decir si desean los cofrades algún cambio en ellos. El 17 de marzo del siguiente año el Hermano Mayor ponía un oficio a Su Excelencia rogando licencia para el triduo y proEl paso de la Coronación de Espinas con las antiguas imágenes secundarias en una fotografia de los años 50 (Foto: Manuel Pereiras)cesión de aquel año y señalando que no se deseaban cambios en los estatutos. Manda el Cardenal al Arcipreste que informe (veinte de marzo de 1899), subscribiendo este positivo afirmando que la procesión de la Coronación era una de las más solemnes y devotas de la Semana Santa (28 de marzo) y en vista de ello el Santurrón Marcelo aprobó definitivamente los estatutos de la Fraternidad.

Las Reglas fueron editadas en mil novecientos dos, por el entonces Secretario de la Hermandad, D. Juan López Andrade, conservándose en la actualidad un ejemplar de las mismas por el hermano de la Cofradía Antonio Martín Bejarano Arianes.

Hay noticias documentadas de los cultos en la primera década del siglo XX. En el año 1900, la fraternidad celebró los días 5, 6 y siete de abril, a las 18,45 de la tarde en San Agustín, un Triduo en presencia de Jesús Sacramentado, que incluía Estación Mayor, Corona Dolorosa, Triduo y sermón de un agustino madrileño. El Viernes de Dolores se recordaban las aflicciones y amarguras de María, con misa cantada a las ocho de la mañana, y el sábado siguiente a la misma hora, comunión general de cofrades y fieles. Estos cultos se realizaban la última semana antes de la Semana Santa. El prelado concedió ochenta días de indulgencia a los cofrades y devotos que participaran con fervor.

Por año siguiente, mil novecientos uno, no constan datos de los cultos en la prensa; sin embargo, en 1902 se apuntan varias curiosidades en relación con el Triduo: el Templo se enconColegiata de Nuestro Señor San Salvador: En un primer plano el juego de campanas que remataba la reja del coro de los canónigos; por medio de los roles de hierro, el paso de Nuestra Señora de la Paz en su Mayor Aflicción (Foto: Eduardo Pereiras)traba muy iluminado y adornado, si bien hubo inconvenientes con la iluminación eléctrica; a un fiel un ladrón le birló el reloj en el interior del templo, por lo que los guardas municipales se apostaron el resto de los cultos a la puerta del templo. El Triduo se festejaba a las 7 de la tarde. Hubo cultos en 1903, mil novecientos cuatro, mil novecientos cinco (en el que se mienta la suntuosidad de los ornamentos de los pasos y la iluminación del Templo), mil novecientos seis, 1907 (con mucha presencia de público) y 1908 (hay exposición del Muy santo Sacramento todos los días).

Viejo Paso de Misterio del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas que tallara José Ovando Merino en 1955A partir del año siguiente, mil novecientos nueve, empiezan a escasear en la prensa los comentarios sobre estos cultos cayendo la Fraternidad en la segunda década en un periodo de postración y declive, que se verá agravado con el cierre definitivo de la Iglesia de San Agustín y su siguiente derribo y el traslado de las imágenes a la Colegial (donde 200 años antes había sido anteriormente fundada), data en que se interrumpen cultos y procesiones.

En mil novecientos veinticuatro se empiezan los trabajos de su tercera reorganización, última y definitiva. Para acelerar la reorganización, en ese mismo año, la Hermandad recoge de la familia Villacreces la valiosa donación de la capilla de Nuestra Señora del Refugio de los Desamparados, que se convertirá en su sede canónica hasta nuestros días. Esta fue construida por Don Nuño de Villavicencio, en el siglo XVII. Específicamente en el año 1680, el día diez de septiembre fue doEl Señor de la Coronación de Espinas en el paso que le tallara Ovandonada a la legendaria Hermandad de la Misericordia. Posteriormente la Capilla pasó a manos de la familia Villacreces que fue la que la donó a la Hermandad de la Coronación.

Se recobran imágenes y pasos y en 1925 vuelve a hacer estación penitencial el Lunes Santo (primer año en el que en Jerez hay procesiones todos y cada uno de los días de la Semana Santa), aunque de manera excepcional, puesto que el año siguiente, 1926, vuelve a su tradicional día de salida. La capilla de los Desprotegidos se abre para que los cofrades acompañasen a sus titulares sobre unos pasos construidos por Manuel DaMoisés Davia Soriano fue director de la Banda Municipal de Música de Jerez y estuvo en nuestra urbe desde el año 1955 al 1961. Para la Semana Santa de Jerez compuso la Marcha Procesional “Coronación de Espinas”, entre otras. (Foto: Eduardo Pereiras, año 1956)za para la Semana Santa de mil ochocientos noventa y seis, cargados por fuera, al estilo jerezano, con horquillas.

En la temporada pre-republicana la fraternidad lleva una vida continuista, si bien con ciertos acontecimientos y avatares que marcarán la vida de la Hermandad: en 1929, gracias al sacrificio de una comisión que se había formado para ello, la Fraternidad ofrece a su titular, Nuestra Señora de la Mayor Consternación, una preciosa corona de plata que le fue impuesta el día 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción. Esta corona se compró en Córdoba y costó mil cuarenta pesetas. En el libro de actas correspondiente (que se conserva), aparecen recibos de las aportaciones hechas por diferentes hermanos para la adquisición de esta corona. Asimismo en mil novecientos veintinueve se cambiará la indumentaria: de la clásica túnica de cola de color blanco y mangas de ángel con vueltas negras, con antifaz, botonadura, zapatillas y calcetines de este color, se pasa a las actuales túnica y capa de color blanco, con antifaz de terciopelo negro, cíngulo, botonadura y zapatillas del mismo color, y calcetines y guantes blancos. Sobre el lado izquierdo de la capa llevan los penitentes el escudo de la Fraternidad y sobre el antifaz, bordada, la corona de espinas atravesada por el cetro (éste último y definitivo cambio se produce en 1959).

El periodo político que se abre a continuación provoca ciertos trastornos en la vida de todas y cada una de las Fraternidades de Jerez. A lo largo de la mayoría de los años de la Segunda ReEl Señor de la Coronación de Espinas en el paso que le talló Ovando. En este paso procesionó desde el año 1955 al 1982. Ahora el paso está en Urbe Real (Foto: Eduardo Pereiras)pública, la Fraternidad se limitó a una serie de cultos internos y al turno de Adoración del Monumento en la Escolar el Jueves Beato entre las trece con cero y las quince con cero horas. De esta manera, en mil novecientos treinta y dos las cofradías no salen a la calle, mas la Fraternidad de la Coronación convoca solemnes cultos para el Domingo de Ramos en su capilla, que se celebrarán “si la Cofradía no hace estación de penitencia”, la que finalmente no efectuaría. Tampoco la realizó en mil novecientos treinta y tres ni 1934.

En ese año de 1934, la Fraternidad padece una de sus mayores desgracias, debido a un poco afortunado accidente ocurrido en la capilla: un domingo de Feria un cirio ofrecido por un devoto a la honorable imagen de Nuestra Señora de la Mayor Consternación, prende el ropaje de éste y, en pocos minutos, la primitiva y señalada talla es afectada por las llamas, destruyéndola (los resDomingo de Ramos del año 1960. Nuestra Señora de la Paz en su Mayor Aflicción prácticamente a las puertas de su capilla (Foto: Eduardo Pereiras)tos de las manos de aquella imagen se conservan como una reliquia). Velozmente se constituyó una comisión para la restauración de la imagen, que no fue posible, encargándose de manera inmediata otra imagen lo más similar a la precedente a los talleres hispalenses del imaginero Luis Sánchez Gil que, una vez terminada, no reunía las peculiaridades de profundo y a la vez sereno dolor que la anterior tenía, aunque estuvo al culto a lo largo de unos quince años en la Fraternidad.</año>

En mil novecientos treinta y cinco volvió a salir el Domingo de Ramos, al lado de la de Las Angustias tuviendo que padecer un deplorable acto de vandalismo, el de ser lapidada al llegar a la calle Lancería. Pero en 1936 vuelve a no hacer estación procesional, volviendo a hacerlo desde 1937.

La quema de conventos no tuvo mucha incidencia en Jerez, pero ante el temor de algún ataque, la imagen del Cristo fue oculta entre la paja de una cuadra de la finca “La Posada” ubicada enfrente de la Capilla y la nueva talla de la Virgen en la casa del entonces Hermano Mayor, José Puerto Andrade, para volver a su sede, una vez terminada la batalla.

Tras la Guerra Civil comienza un periodo de apogeo de la Semana Santa jerezana y es entonces cuando la Fraternidad comienza una etapa de actividad y reformas centradas en especial en el desfile procesional. Aún se seguía saliendo con el paso que Daza había hecho en mil ochocientos noventa y seis, que lógicamente estaba muy deteriorado. Así, en mil novecientos cuarenta y cuatro se compra un nuevo paso de Misterio, de estilo barroco, a la Hermandad de los Panaderos, de Sevilla, y se buscan a los mejores artistas para hacer del conjunto una auténtica obra cultural y artística. En la compra del paso fueron incluidas las 3 figuras de aquel misterio (las figuras se amoldaron de un “Prendimiento” a una “Coronación de espinas”). El paso procesionó hasta 1954. Para el paso de palio, no obstante, hubo disensiones internas: José Puerto Aragón, a la sazón ya elegido Hermano Mayor, al unísono que los hermanos viejos, quiso edificar un paso que se sostuviera dentro de los cánones tradicionales jerezanos llevando cargadores por fuera, pero los jóvenes se negaron deseando derivar al estilo hispalense, como fue la moda en otras cofradías de ese tiempo. Al final, se impuso el criterio sevillanizante lo cual llevó a la dimisión del Hermano Mayor y la construcción de un modesto paso de palio de estilo hispalense, con tan solo diez varales lisos en plata meneses”. La orfebrería de este paso se hizo cargo al orfebre jerezano Manuel Rodríguez Pérez, que tenía su taller en la calle Clavel. Este paso nunca se terminaría y se vendió a una fraternidad del Puerto de Santa María.

Las dimensiones de la puerta de salida y de la propia Capilla de los Desamparados no permitía la salida de pasos de estas características, por lo que debieron emprenderse obras que la dotasen de una puerta suficiente. Así, en mil novecientos cuarenta y ocho, se abrió por primera vez la puerta de la Capilla a la calle Arcos y el crucero que la ampara.

A lo largo de los años cuarenta y cincuenta, la cofradía ha tenido ha tenido los siguientes horarios: salía el Domingo de Ramos entre las diecinueve con treinta y las veinte con cero, entraba en la Glorieta, delante de la Hermandad de las Angustias, entre las 20,50 y las 22,00, y se recogía entre las veinticuatro con cero y las cero con treinta. Su itinerario hasta 1948 era el siguiente: Alvar Núñez, Marqués de Mochales, Glorieta, Carrera Oficial, Plaza de la Encarnación, Hortas Cáliz, Manuel María González, Plaza Monti, Plaza Reyes Católicos, General Franco, Plaza Esteve, Santa María, Cerrón, Alvar Núñez a su templo. En ese año de 1948, vemos la próxima alteración justamente a la salida: Alvar Núñez, Gaspar Fernández, Cardenal Herrero,… (Este recorrido ha permanecido prácticamente inalterable hasta mil novecientos noventa y cinco, aunque ciertos años la hermandad tomaba en el recorrido de ida: … San Juan, Plaza Quemada,…). En este itinerario fijado se introduce una leve modificación en los años mil novecientos cincuenta y siete y 1958, en los que el primer control de la Carrera Oficial estuvo en Puerta de Sevilla. En aquel entonces la ida se hizo de la próxima forma: …Cardenal Herrero, Antona de Dios, Plaza de San Andrés, Rosario, Alameda Marqués de Casa Domecq, Puerta de Sevilla.

En mil novecientos cuarenta y seis la Hermandad reemplazó la modesta corona de plata comprada en mil novecientos veintinueve por otra de plata de ley sobredorada, cincelada y repujada a 2 caras, efectuada por el prestigioso orfebre Emilio Landa Carrasco (natural de Sevilla en 1902, pero establecido desde 1940 en Jerez, donde abrió taller en la calle Juan de Abarca y donde murió en 1957), siendo ésta su primera trabajo para la Fraternidad. En 1948 se estrenó el Libro de Reglas.

Tan contenta quedó la Fraternidad que abandonó el proyecto de paso de palio de Rodríguez y encargó un juego de doce varales a Landa, de los que se estrenaron 6 en mil novecientos cuarenta y nueve y los restantes al año siguiente. El diseño correspondió al propio Emilio Landa que personalmente cinceló las capillas que aparecen en el primer tramo de cada varal y que corresponden a imágenes de 12 grandes advocaciones marianas. Para el resto de la orfebrería designó a su oficial más señalado, Manuel Morales Turón, que en unos locales anejos a la propia capilla esculpió el resto en plata cofradiera.

En el año mil novecientos cuarenta y nueve, los cofrades de esta Fraternidad José Núñez Correa y José Gómez Morales (conocido por Pepe Gómez), tuvieron nueva de la existencia, en casa de un anticuario sevillano, de una imagen de Dolorosa y tras acudir a Sevilla a verla, se produjo la adquisición de una nueva talla de Virgen, atribuida inicialmente a Juan de Astorga por su similar con la de Nuestra Señora de la Angustia de la Hermandad de los Estudiantes de Sevilla (confirmada como obra de Astorga fechada en mil ochocientos diecisiete) aunque con posterioridad se descubrió que la talló José Rivera García, a principios de esa década de los cuarenta. Algún trabajo costó convencer al Cabildo de Hermanos, aunque nunca había terminado de gustar la talla de Sánchez cid, mas al final asintieron y la talla traída de Sevilla pasó a ser la titular de la Hermandad anterior consentimiento y autorización del Cardenal Arzobispo de Sevilla, que lo dio por decreto de 17 de Diciembre de aquel año. Con este motivo se le añadió al título de María Muy santa de la Mayor Aflicción, con el que se había venerado a la Virgen desde 1896, el de la Paz con que se le adoraba por la primitiva Fraternidad de San Juan Bautista. Desde ese momento la Virgen tiene la advocación de María Muy santa de la Paz en su Mayor Consternación. La antigua imagen tallada por Sánchez Cid se halla actualmente en Villaluenga del Rosario bajo la advocación de Nuestra Señora de los Dolores.

La hermandad quería hacerse con una Imagen Venera que representase a la Virgen de los Desprotegidos, titular de la Capilla donde tiene su sede y Patrona de Valencia. En un viaje que hizo a dicha urbe, en 1949, el recordado hermano Manuel Martínez Arce, trajo esta preciosa imagen que, aún el día de hoy, sigue presidiendo la delantera del paso de María Santísima.

La Fraternidad prosiguió adquiriendo bartulos para llenar el paso de palio y mandó la confección de unas caídas bordadas para completar un techo de palio que ya se poseía y que va a ser después conocido como “palio verde”. Estas caídas se encargaron al taller de Guillermo Carrasquilla y se estrenaron en mil novecientos cincuenta. Asimismo ese año se estrenó el Estandarte que proclama la Inmaculada Concepción de María: el Simpecado, así como la Cruz de Guía y el Senatus. Un obsequio de su entonces camarera, Amalia Fernández, señora de Belmonte, dotó al Señor de un mantolín de salida en mil novecientos cincuenta y dos. En 1954 se efectuaron los faroles de plata de ley que acompañan al Simpecado y un juego de 16 insignias.

En el año 1955, se estrenó el paso de misterio que tallase José Ovando Merino (cuyo encargo se efectuó el año precedente, 1954) para reemplazar al adquirido a la Hermandad de los Pa
El Domingo de Ramos de mil novecientos cincuenta y seis se suspendieron las procesiones por la gran cantidad de agua caída pero las hermandades decidieron con el permiso de las autoridades competentes salir en días posteriores: la Fraternidad de la Coronación salió, pues, ese año, el Lunes Santo.

La hermandad preservaba una falda de vestir, muy antigua, para la Muy santa Virgen, en terciopelo burdeos, que se hallaba en muy mal estado. Sobre un trozo de tisú de plata comprado en un anticuario de la ciudad de Londres por José García Aguilar, se encargó, en 1955, a Esperanza Elena Costoso, que se pasaran los bordados. Emilio Landa diseñó en mil novecientos cincuenta y seis los respiraderos, empezándolos mismo pero no pudo terminarlos debido a su fallecimiento, concluyendo dicha labor su hijo Juan. Los medallones con escenas de la vida de la Virgen son obra de los talleres de “Lorenzo, Jiménez y Rueda”. Más tarde se efectúa el juego de jarras entre varales en los talleres de Manuel Villarreal. En mil novecientos cincuenta y seis también se encarga al mismo taller de Villarreal el juego de ocho bocinas, los ciriales y las pértigas de los pertigueros. Los bordados de los paños de las bocinas, fueron pasados de las viejas caídas del “palio verde”, por Esperanza Elena Costoso. Mas solo dieron para 6. Durante años, los 2 sobrantes fueron de terciopelo llano. En 1999, un grupo de hermanos donó la confección de los bordados de estos paños, efectuados en los talleres de Ildefonso Jiménez, de Jerez.

En mil novecientos cincuenta y ocho, como nuevos estrenos han de destacarse los nuevos respiraderos del paso de la Virgen en plata esculpida y repujada, obra del jerezano Emilio Landa y también hijo y las bambalinas laterales plenamente bordadas por Guillermo Carrasquilla. Tanto las bambalinas como los trabajos de los bordados fueron donados por la camarera de la Virgen, doña Ana María Aguilar de García Figueras. Se estrena también el Senatus de terciopelo de Lyon rojo púrpura bordado en oro fino y juego de cuatro dalmáticas de brocado de seda de color morado y oro donadas por el maestresala don Marco Rodríguez Martín.

En mil novecientos cincuenta y nueve se pro1975: Bodas de Oro de la Hermandad de la Coronación de Espinas. Con tal motivo se traslada la Stma.Virgen de la Paz en su Mayor Consternación a la Basílica de Nuestra Señora de la Merced. Tras la celebración de un Triduo y Función de Instituto, el último día de la semana 12 de octubre, se organizó una muy solemne procesión para el traslado de la venerada imagen en su engrandezco paso de palio, todo exornado con nardos.cede a un nuevo cambio en la túnica de los penitentes. Se eliminan las mangas de ángel que llevaba la túnica. Se agrupa la lona de los antifaces a terciopelo de color negro. Se cambia el fajín por un cíngulo y se agrega el escudo de la Fraternidad sobre el brazo izquierdo de la capa.

Exactamente el mismo año, 1959, se hizo cargo a los talleres de Esperanza Elena Caro la confección del mantón de salida, realizado en oro fino sobre terciopelo morado. Se dio la coyuntura de que el tono del terciopelo no fue el elegido por la Fraternidad, mas un fallo en la tintada envió éste. La alternativa era devolverlo y esperar el primitivamente elegido, lo que retrasaría la ejecución, o bordar sobre el recibido. Se decidió esto último que dando un fantástico resultado.

Del año mil novecientos sesenta cabe destacar el estreno del nuevo manto para la Virgen, cuya bendición se produjo el 3 de abril de mil novecientos sesenta. Fue confeccionado en terciopelo de Lyon color morado, ricamente bordado en oro en uno de los más conocidos talleres hispalenses, en concreto los del Esperanza Elena Caro. Se ha de resaltar que el mantón tiene bordadas dos flores en plata que representan a dos hermanos que formaron parte de la comisión pro-mantón y que no pudieron ver su estreno y son don José María Rodríguez y don José Belmonte.

Entre los años mil novecientos sesenta y dos y 1966, los talleres de Emilio Landa Carrasco, fueron los encargados de confeccionar un total de ochenta y seis piezas de candeleros en plata cofradiera repujada. En 1967 sacó completa dicha candelería y además ese año el paso de palio fue sacado por la cuadrilla de costaleros de Sevilla comandados por don Jerónimo Borrego Pavón.

Con el paso del tiempo, el “palio verde” que se tenía, había quedado muy estropeado. En 1964, la Fraternidad encargó a Esperanza Elena Costoso la confección de un nuevo techo de palio que resultó un perfecto ejemplo de la maestría de estos talleres en su confección. Así como el manto efectuado años antes en exactamente los mismos talleres, forma un conjunto de gran calidad y belleza.

La misCartel de la Semana Santa de Jerez de 1990mo taller de Esperanza Elena Costoso encarga la Fraternidad, en mil novecientos sesenta y ocho, la confección de un nuevo Estandarte bordado en oro sobre terciopelo de Lyon, para substituir al precedente, muy deteriorado. Por año siguiente, 1969, en exactamente los mismos talleres que elaboraron las jarras y la candelería, ya transformados en Viuda de M. Villarreal, a la muerte de su titular en 1965, se realizaron los candelabros de cola.

En 1970, la Fraternidad rindió un merecidísimo homenaje al que a lo largo de años había sido su capiller y prioste, Francisco de Paula Coro Boullosa, el recordado Paco Coro. La camarera de la Virgen, por aquel entonces Doña Ana Aguilar, de García Figueras, quiso hacer un regalo personal al honrado. Este no deseaba nada para sí mismo, mas tenía la ambición de que “Su Señora” tuviese una toca de sobremanto, acorde con la riqueza y calidad del propio mantón. Aquella fue la ocasión. No la desperdició y solicitó la confección de esta maravillosa obra que, sobre malla de oro fino, efectuó Esperanza Elena Caro.

Cartel conmemorativo del I Centenario de la Reorganización. Cortesía a esta página de D. Francisco Hurtado ChacónCon motivo del cincuentenario de la reorganización de la Hermandad en la Capilla de los Desprotegidos, en 1975, se realizan unas nuevas imágenes secundarias (concretamente, un soldado, un sanedrita, un centurión y un judío) para acompañar al Señor en su paso de Misterio, efectuadas por el imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte, reemplazando, pues, a las anteriores que vinieron con el paso comprado en mil novecientos cuarenta y cuatro. Asimismo dentro de estas efemérides fue donada por un conjunto de hermanos la peana de la Virgen efectuada en los talleres de Viuda de Villarreal. También con tal motivo se traslada la Stma. Virgen de la Paz en su Mayor Aflicción a la Basílica de Nuestra Señora de la Merced. Tras la celebración de un Triduo y Función de Instituto, el último día de la semana doce de octubre, se organizó una muy solemne procesión para el traslado de la venerada imagen en su engrandezco paso de palio, todo exornado con nardos.

La imagen del Santísimo Cristo de la Coronación necesitaba por aquel entonces una restauración urgente. Siendo consciente de ello, la Junta de Gobierno, de la que era Hermano Mayor Manuel Piñero Vázquez, encargó una investigación y posterior restauración al maestro de la Facultad de Hermosas Artes de Sevilla, Francisco Arquillo Torres. En los primeros meses de mil novecientos setenta y ocho el maestro Arquillo hace este proceso, descubriendo que la imagen tenía el brazo izquierdo que no pertenecía a la original. De hecho, sin que sepamos las razones, la imagen había sufrido una intervención, cambiándosele el brazo y ajustándolo de forma que interesaba al cuerpo de la imagen. Mas el secular capiller de esta Hermandad, Francisco de Paula Coro Boullosa, guardaba el brazo original que le fue repuesto en esta restauración.

En los últimos tiempos de la década de los setenta se organizó la cuadrilla de hermanos costaleros del paso de misterio y a finales de la siguiente década surge la del palio. En las décadas de los sesenta y setenta, el horario de la cofradía no cambió sustancialmente: prosiguió saliendo entre las 19,15 y las diecinueve con treinta y se recogía entre las veinticuatro con cero y las 0,30. El trayecto continuó prácticamente inalterable.

Asimismo el paso de misterio de Ovando había sufrido un gran deterioro, con lo que la Fraternidad decide hacer un nuevo paso de misterio, el actual, que se encarga al afamado Manuel Guzmán Bejarano, quien había sido uno de los pupilos aventajados del gran imaginero Antonio Castillo Lastrucci. Este paso, de estilo barroco sevillano, es de madera tallada y dorada. Sin dorar y sin las figuras que completan el cesto, salió, por primera vez, en 1983. En 1984 se le agregaron las 18 figuras de santos y arcángeles, quedando pendiente de dorar por Manuel Calvo Camacho. El conjunto salió terminado por primera vez a las calles de Jerez en 1985, siendo Hermano Mayor Silverio Cabrera Martín. En 1983 se bordó el faldón frontal del paso de palio.

Para completar el paso de palio, sólo quedaban los faldones. En 1982 se hicieron cargo al taller de Piedad Muñoz Rodríguez, de Albaida del Aljarafe (Sevilla), bordándose sólo el delantero.

Sobre un paso de los cargados “por fuera”, propiedad de la Hermandad de las Angustias, se ha portado al Cristo de la Coronación en uno de los Vía Crucis anuales de la Cuaresma de la Unión de Hermandades. En esa ocasión el cortejo “hizo estación” en el Convento de Beato Domingo.

En 1990, la trasera del paso de palio de la Virgen de la Paz en su Mayor Consternación, en una foto efectuada por Salvador Monge Acosta, sirvió de cartel anunciador de la Semana Santa jerezana.

En la década de los ochenta adelantó su hora de salida hasta las 19,00 y se recogía a la uno con cero. Esta hora de salida no se ha alterado en la última década del siglo XX, si bien sí se ha retrasado sensiblemente la hora de recogida, realizándose ésta en torno a las 2,15 horas. En 1995 cambió su trayecto, recorriendo la emblemática calle Bizcocheros, ahora en el recorrido de vuelta a su templo. El precedente itinerario era: Arcos, Gaspar Fernández, Bizcocheros, CARRERA OFICIAL, Plaza Encarnación, De la Rosa, Manuel María González, Plaza Monti, Plaza Arenal (lado derecho), Corredera, Plaza Esteve, Santa María, Cerrón, Arcos.

En mil novecientos noventa y siete gracias a la esplendidez de la actual Camarera del Señor, Isabel Sánchez Collado, viuda del viejo Hermano Mayor, Silverio Cabrera Martín, fue posible la restauración del mantolín de salida de 1952, realizada en los talleres del jerezano Ildefonso Jiménez.

En la Semana Santa de mil novecientos noventa y ocho tendría que haber estrenado 2 juegos de varas repujadas, uno para el guión y otro para el banderín de San Juan Bautista, haciendo al año siguiente, pues ese año la lluvia hizo acto de presencia el domingo de Ramos impidiendo su salida procesional.

La techumbre de la Capilla de los Desamparados, sin que fuera notable a simple vista, había acusado sensiblemente el paso de los años. Descubierto su muy mal estado, la Junta de Gobierno, liderada por Francisco Hurtado Chacón, emprende la labor de su restauración que, merced a la colaboración del Ayuntamiento, se lleva a efecto en la primavera de 1998. En exactamente la misma obra se incluye la sustitución de la solería de mármol en blanco y negro, colores de la Hermandad y la construcción de un camarín para el Santísimo Cristo que estuviera acorde con la devoción y respeto debidos y, al unísono, con la calidad de la talla.

En un excelente trabajo de Fichero y Documentación realizado por los jóvenes cofrades y también historiadores José Jácome González y Jesús Antón Portillo, publicado en Marzo del año dos mil, encontraron el documento contractual que prueba la autoría de la imagen del Muy santo Cristo de la Coronación de Espinas. El texto, encontrado en el Fichero de Protocolos Notariales de Jerez, Notario Roque Pérez de Ceballos, fue firmado con fecha de 19 de abril de mil seiscientos sesenta y cinco y revela que se ocuparon de la hechura de la imagen, así como de tres sayones, los artistas Pedro Grass, de origen alemán, y el flamenco Elías Mer. Se trataban de sendos vecinos del jerezano barrio de El Salvador, residentes en la calle Abades. El documento concertó un plazo de ejecución de 6 meses y un precio total de mil novecientos cincuenta reales de vellón. También aclara que el encargo fue realizado por los hermanos mayores de la Cofradía de la Santa Coronación de Christo, Sebastián de la Herrera y el alférez Francisco Portillo. Fueron avalados por Diego Jácome el treinta de abril de 1665.

En el Año Jubilar de 2000, la Fraternidad festeja el Primer Centenario de su Reorganización y el setenta y cinco aniversario del establecimiento canónico en su sede de la Capilla del Cobijo de Nuestra Señora de los Desamparados.

El 11 de diciembre de dos mil, celebró cabildo de elecciones, saliendo escogido nuevo hermano mayor el cofrade Pedro Larraondo Díaz, quien hasta el momento había venido ejercitando el cargo de maestresala en la populosa empresa de La Albarizuela, el que reemplaza a D. Francisco Hurtado Chacón.

En el año del dos mil se festejaron con diversos actos el primer centenario de su reorganización, que incluyó la salida extraordinaria y traslado de los Titulares a la Catedral para Triduo de Acción de Gracias

Escudo

El escudo de esta Hermandad sólo fue una corona de espinas atravesada por una caña. En nuestro siglo, este escudo aparece con la Cruz de San Juan Evangelista de fondo. El primitivo titular de esta cofradía fue San Juan Bautista. La cofradía del evangelista parece que era una hermandad de mulatos.

Paso de misterio

La imagen titular de esta Agrupación es Nuestro Señor de la Pasión, obra de Antonio Jesús Dubé Herdugo. Fue bendecida el veinte de julio de dos mil dos, Festividad de San Elías, en la Parroquia de los Dolores por el párroco D. Manuel Lozano Jiménez.

La iconografía que representa en la actualidad es la de Jesús Cautivo, si bien próximamente representará el Misterio de las Negaciones de San Pedro. Resalta en el Señor su expresión, con mirada baja donde expresa el abandono que padece por la parte de sus acólitos, así como el modelado de sus manos.

En dos mil ocho se restauró la peana del Señor por su autor y estrenó cíngulo de seda de primera de color amarillo confeccionado a mano por los reputados talleres de ‘Cordonería Alba’ donado por un grupo de devotos, completando el terno con la túnica de sarga morada confeccionada en el año dos mil siete por Sastrería Mera. El ajuar del Señor tiene tres túnicas (una morada para Cuaresma, una de brocado burdeos para Cultos y una de brocado morado para salida procesional) y 2 cíngulos (uno ya mentado del año 2008 y otro del año dos mil siete).

El diecinueve de octubre de 2012 el cabildo de hermanos aprobó el boceto del conjunto escultórico que va a ser obra de Antonio Jesús Dubé Herdugo y su realización se hará en años sucesivos con un total de siete imágenes secundarias donde se representará el Misterio de las Negaciones de San Pedro. Las imágenes van a ser una mujer judía, un siervo inculpador, 2 miembros de la guarda del Sanedrín, Anás, Malco y San Pedro.

Historia

En el año 1999 surge un conjunto de chavales con inquietudes cofrades en el barrio de La Granja, en concreto en la plaza de Bornos. Este grupo se reunió bajo la advocación de Ntro. Padre Jesús del Buen Consuelo y con él pretendían representar el instante en el que Jesús es presentado al pueblo. Para ello en un paso de 35 Costaleros hecho por ellos mismo, aparte del Cristo aparecía dos imágenes más (Pilatos que lo presentaba al pueblo y un sayón que lo prendía). Estas imágenes fueron efectuadas por un joven de la barriada. En ese año Nuestro Padre Jesús del Buen Consuelo fue acompañado por la Agrupación Musical de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia.

En el año dos mil se generan cambios en esta Asociación Juvenil al comprar un nuevo paso. El paso que adquirieron fue el antiguo de la que fue Asociación Parroquial de Nuestro Padre Jesús en su Soberano Poder, el cual era tallado en madera de cedro y pagaron por él la cantidad de quinientas pesetas. Este gran desembolso unido más tarde a la banda generó que sus integrantes se las ingeniaran para sacar dinero. Para esto organizaron 2 eventos importantes, aparte de las rifas y cuotas, una fiesta popular en septiembre y una tradicional zambomba. Ambos actos se sostienen celebrando hoy en día organizados por este conjunto de chavales con lo que no se ajustan a lo solamente cofrade. En ese año el acompañamiento musical corrió al cargo de la Agrupación Musical San Juan.

En el año dos mil uno no se genera cambios significativos en la Asociación Juvenil de Nuestro Padre Jesús del Buen Consuelo. El señor vuelve a salir de su típica capilla realizada con módulos de caseta de feria desde la plaza de Bornos para recorrer las calles del distrito con el acompañamiento musical esta vez al cargo de la Agrupación Musical Isla de León (San Fernando). Pasada la salida procesional de Nuestro Padre Jesús del Buen Consuelo este grupo se reúne en asamblea y deciden no volver a salir porque estiman que ya ha llegado el momento de parar de jugar a los “pasitos”. Para ello deciden que lo mejor es integrarse en el seno de la Iglesia y proseguir el ejemplo de otros conjuntos de otras zonas de Jerez.

El cambio

En Mayo de 2001 mandan una carta al Prelados de Jerez Don Juan del Río Martín explicándole sus inquietudes y esté responde afirmativamente animándoles a que sigan dentro de la Iglesia trabajando en ella y haciendo una buena labor pastoral en el distrito de la Granja. Tras no ser posible poder integrarse en la Parroquia del Barrio se vuelve a remitir otra carta al señor Prelados de Jerez Don Juan Del Río Martín, el que confía nuestros pasos al Encargado de Pastoral Juvenil, el Señor Cura Sacerdote D. Manuel Joven Jiménez. El 4 de Agosto de 2001, se encarga la realización de la imagen titular de la Agrupación, Nuestro Padre Jesús de la Pasión, al escultor imaginero D. Antonio Jesús Dubé Verdugo.

A partir de ese verano comenzamos a asistir a la Eucaristía en la Parroquia de Virgen de los Dolores. Una Vez finalizado el periodo estival, se manda un nuevo escrito al obispado, presentando la situación del grupo y un informe de la ejecución del señor, así como de un boceto del mismo a Arte Sagrado.

En Octubre de 2001 empezamos la catequesis tutelada por Sr. Cura Sacerdote D. Manuel Joven Jiménez en la Parroquia de Virgen de los Dolores.

El diecisiete de Enero de 2002 el Consejo Pastoral Parroquial de Virgen de los Dolores reconoce y da carta de naturaleza de esta Asociación, constituyéndose canónicamente la Asociación de Fieles de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, Negaciones y Lágrimas de San Pedro y Sofocación de María Madre de la Iglesia.

El trece de Marzo de dos mil dos, el Vicario de Pastoral D. José Palomas Agout Pbro., reconoce la existencia de la Asociación. Teniendo esta como sede provisional a la Parroquia de Virgen de los Dolores. El sábado dieciocho de mayo de dos mil dos, llega la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión a Jerez. El treinta de Mayo de 2002, D. Manuel Joven Jiménez Pbro., pide la autorización del Vicario Pastoral Don José Palomas Agout Pbro., para la bendición de la imagen.

El 11 de Junio de 2002, el señor Vicario Pastoral autoriza la bendición de la imagen. Tras conseguir la oportuna licencia eclesiástica por la parte de la Vicaria Pastoral, la imagen de Ntro. Padre Jesús de la Pasión fue bendecida el veinte de Julio de 2002, festividad de San Elías. La bendición se celebró en la Parroquia de Virgen de los Dolores y corrió a cargo de su Párroco Don Manuel Joven Jiménez siendo auxiliado por el diacono José María Berraquero.

La Asociación celebro sus primeros cultos en honor de Ntro. Padre Jesús de la Pasión en la cuaresma de dos mil tres, siendo su primer besapies el 30 de Marzo de dos mil tres. La Asociación está totalmente integrada en la vida parroquial de Virgen de los Dolores. Aunque parte de su obra de caridad estaban centradas en el barrio de La Granja, así como las más lúdicas como zambombas y fiestas.

El traslado

En septiembre de dos mil cuatro, se produce un cambio de Párroco en la parroquia de Santa María Madre de la Iglesia, a partir de aquí se genera un acercamiento entre la Asociación y el nuevo sacerdote Don Lorenzo Morant Pons para el posible traslado de sede. Tras muchos vaivenes y gracias a todas y cada una de las partes: a D. Manuel Lozano Jiménez, a D. Lorenzo Morant Pons y especialmente a nuestro Obispo D. Juan Del Río Martín. La Asociación recibe el visto bueno para su traslado a la Parroquia de Santa María Madre de la Iglesia del distrito de la Granja. El 12 de Noviembre de dos mil cuatro, tras una Eucaristía de despedida y una oración en la Parroquia de Virgen de los Dolores, llega la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión a la parroquia del distrito. El 13 de Noviembre de 2004, la imagen de Ntro. Padre Jesús de la Pasión es presentada a los vecinos en el trascurso de una Eucaristía Solemne en la Parroquia de Santa María Madre de la Iglesia, presidida por D. Lorenzo Morant Pons Pbro. y que contó con la presencia del encargado diocesano para fraternidades y cofradías Don Joaquín Perea.

En el trascurso de la Eucaristía se bendice la capilla donde estará expuesta la imagen. La capilla, la cual no existía, fue fruto de la incorporación de un salón anexo al templo y fue realizada por los hermanos de la Asociación. Para conmemorar la llegada de la imagen del Señor a su distrito, la imagen de Ntro. Padre Jesús de la Pasión fue expuesta de manera extraordinaria en devota función de besapies para la veneración de los vecinos el catorce de Noviembre de dos mil cuatro. Al unísono que el cambio de sede preceptiva se genera otro cambio en la Asociación, el mismo ratificado por nuestro Obispo Don Juan Del Río Martín en el trascurso de una Eucaristía Solemne el 25 de Noviembre de 2004 en nuestra Parroquia. La Asociación de Fieles dejaría esta denominación para adaptarse a las nuevas Normas Diocesanas de Hermandad y Cofradías y pasaría a ser Agrupación Parroquial.

En la tarde noche del sábado doce de Marzo de dos mil cinco, la Agrupación realiza por vez primera con la imagen de Ntro. Padre Jesús de la Pasión y por las calles del distrito el ejercicio del Vía-Crucis. El señor fue portado en unas andas que fueros elaboradas por los hermanos de la Agrupación.

En la tarde del 18 de Mayo de 2007 se bendice por la parte del Prelados D. Juan del Rio Martin un azulejo con la imagen del Señor, el que encabezará la calle “Pasaje de Ntro. Padre Jesús de la Pasión”.
El día 30 de Mayo de dos mil siete dentro de la Agrupación se crea la Agrupación Musical de Ntro. Padre Jesús de la Pasión.

El 24 de Octubre de dos mil siete la Agrupación reunida en Asamblea General decide pedir el cambio de sede canoníca ya que en exactamente la misma hay establecida una hermandad de penitencia y por consiguiente hace prácticamente imposible el desarrollo futuro de nuestra Agrupación. El jueves 6 de Diciembre de dos mil siete en un acto multitudinario se despide de su barrio la imagen de Ntro. Padre Jesús de la Pasión, con destino a Sevilla para hacer una pequeña restauración.

Su primera salida

El Domingo trece de Enero de 2008, la imagen de Ntro. Padre Jesús de la Pasión llega a la Parroquia de Virgen de los Dolores, donde va a tener la Agrupación su sede canoníca a la espera de la construcción del Centro Pastoral de Santa Ángela de la Cruz. El día quince de Marzo dos mil ocho, Sábado de Pasión, Ntro. Padre Jesús de la Pasión efectúa por primera vez su Salida Procesional acompañado con los sones de su Agrupación Musical. El 8 de Diciembre de dos mil ocho se bendice en el transcurso de la Eucaristía el Guion Corporativo de la Agrupación. El estandarte prosigue tanto en su bordado como en la orfebrería un estilo renacentista, bajo diseño del boceto obra del jerezano Lorenzo Otero Cala.

La realización de los bordados ha corrido a cargo del bordador jerezano Fernando Calderón Rodríguez. Resaltar de dicha realización que el estandarte esta bordado en oro fino sobre damasco en color morado. Apuntar la ejecución en punto milanés de los motivos en color del escudo de la parte central. La realización de la orfebrería ha corrido a cargo del sevillano Taller de Orfebrería Jesús Domínguez S.L. Resaltar de la realización del asta que exactamente el mismo está realizado en plata de ley repujada y que el remate del mismo es una cruz en el mismo metal revestido con imitación a carey.

El 1 de Septiembre de 2010 la Agrupación festeja Reunión General Extraordinaria en la cual se admite la donación por la parte de un grupo de hermanos de una imagen de dolorosa realizada por el escultor imaginero Antonio Jesús Dube Herdugo. El 9 de Septiembre de 2010 es bendecida por la parte de nuestro Obispo D. José Mazuelos Pérez la Iglesia de Santa Ángela de Cruz, futura sede terminante de la Agrupación.

El Domingo 19 de Septiembre de dos mil diez en el transcurso de la Eucaristía, es bendecida por la parte de nuestro Directivo Espiritual Don Manuel Lozano Jiménez la imagen de Sofocación de María Madre de la Iglesia, titular mariana de la Agrupación. El sábado dos de Octubre de 2010 se genera el traslado de las imágenes de la Agrupación cara la Iglesia de Santa Ángela de la Cruz. El tres de octubre de dos mil diez, festejó el primer Besamanos de su Imagen Dolorosa Titular, Sofocación de María, Madre de la Iglesia.

El día 18 de marzo de 2012 se presentaron los bocetos del conjunto escultórico y del nuevo paso de Misterio durante el acto de presentación del cartel de la Agrupación para el año dos mil doce.

El Obispo de Asidonia-Jerez dio lectura del decreto de erección preceptiva como Hermandad y Cofradía de Penitentes durante la celebración de la Eucaristía que presidió en la mañana del sábado día 31 de marzo de 2012, a las 12 horas, en la capilla de San Ángela de la Cruz, templo ayuda de la parroquia Virgen de los Dolores de Jerez que es su sede.

El tres de junio de 2012 procesionó por vez primera Sofocación de María, en Rosario Vespertino por su distrito.

Capilla del Colegio de San José.

Capilla del Colegio de San José. Esta capilla fue construida en 1918 al trasladarse al edificio de los diezmos el instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. La construcción es amplio y sólido. En su origen fue almacén de líquidos y granos. Allí se guardaban los diezmos y primicias que se ofrecían a la Iglesia en cumplimiento del quinto mandamiento. Que la construcción era propiedad de la Arquidiócesis Hispalense lo demuestra la Giralda, en alto relieve, flanqueada de 2 jarras con azucenas sobre el dintel de la puerta primordial. Más abajo, entre el pie de la hornacina y el dintel de la entrada, en azulejo, se repite el tema heráldico: la Giralda y las 2 jarras. El proyecto de la portada de este edificio lo realizó en el año 1916 el arquitecto técnico jerezano Francisco Hernández Rubio.

Azulejo de Cristo Rey (Instituto de San José)La Capilla para los servicios religiosos del Instituto, es de estilo neogótico, de una sola nave, sencilla y agradable, con grandes ventanas de arcos apuntando a los dos lados, y 2 puertas más bien pequeñas a los pies de la iglesia bajo el coro. El presbiterio tenía un retablo asimismo de estilo neogótico, de un solo cuerpo y con 3 hornacinas. Posteriormente fue sustituido por otro de diseño de José Ramón Fernández Lira que da la nota de color y brillantez a esta Capilla. En el testero del ábside un retablo, de estilo gótico, realizado por Manuel Muñoz Cebrián. También tiene zócalos de azulejos.

Fueron cegadas 3 de las cuatro ventanas que existían en el lado de la Epístola que, convertidas hoy en hornacinas, dan cobijo a la imagen de Cristo Rey, Cruz de Guía de la Hermandad y a Nuestra Señora de la Estrella. En el lado 1977 se abrió una gran puerta en el lado del Evangelio que permitió que desde ese momento los pasos fuesen montados y preparados para su salida procesional dentro de la propia capilla y no desde el patio primordial del colegio.

Referencia histórica

Representa la entrada en Jerusalén. Don Tomás Chaveli Gilbert, hijo de Ramón Chaveli Carreres, talla la imagen de Cristo Rey en 1950, que fue Cristo Rey en su Entrada Triunfante en Jerusalén decida en la festividad de San José de ese año. En el año 1951 efectuó su primera salida procesional y fue restaurado por José Guerra Carretero en mil novecientos ochenta y dos, corrigiendo la mirada y encarnándolo nuevamente. El tronco de Cristo lo lleva erguido, las piernas se balancean y prácticamente rozan el suelo, lo que es bastante lógico si consideramos que se trata de una imagen alta. Es significativo el rostro de Jesús, que esboza una leve sonrisa, apenas perceptible. La imagen del Cristo no es articulada. La solución está en que se trazó un medio cuerpo superior, que es encajable en otro medio inferior, con las piernas erectas para la exposición al culto, o bien en un segundo cuerpo inferior con postura de cabalgar. Destacamos el pelo de esta imagen, tallado a base de mechones ondulados, de abolengo típicamente chavelino, que recuerda, además de esto, el instante barroco que este imaginero y su padre vivieron con intensidad. También talló Tomás Chaveli las imágenes de la mujer que aparece alabando a Cristo y las 2 borriquitas. El ufano rostro, no exento de hieratismo siendo recreado como Cristo Rey o Majestad, presenta las cejas en forma de arco, los ojos de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalénos de cristal, las pestañitas pintadas, la nariz recta y alargada, y los labios cerrados. Pelo y barba, partidos a dos aguas, han sido tratados a base de finas y onduladas guedejas. La mano izquierda de Jesús sostiene las bridas del asno, que se acompaña de otro más pequeño, mientras que la derecha se muestra en actitud de bendecir al pueblo que lo ovaciona. El Varón, de sonrosadas carnaciones, aparece envuelto con túnica blanca y mantolín de terciopelo colorado, con bordados en oro. La imagen de Cristo, así como la borriquita (“la Mendi”) y el pollino, fueron realizadas en pino de Flandes. La borriquita fue restaurada por Agustín Pina Calle en el año 2010.

En el paPaso de Misterio de la Triunfante Entrada en Jerusalenso de Misterio procesiona también una imagen de San Juan Evangelista, realizada por el escultor sevillano Sebastián Santos, de 1,66 metros de altura, hecha en mil novecientos sesenta y siete, que lleva una túnica en terciopelo verde bordado en oro, así como 2 niños que, con palmas y ramos de oliva, aclaman a Cristo, las dos tallas también de Sebastián Beatos, talladas en 1966 y estrenadas en la Semana Santa de mil novecientos sesenta y siete, y que miden 1,33 y uno con siete metros de altura, realizadas, igualmente en pino de Flandes. Estas últimas imágenes citadas (el San Juan y los dos niños) también habían sido efectuadas por Tomás Chaveli, en 1951 y mil novecientos cincuenta y siete, respectivamente, pero fueron sustituidas por las ya citadas de Sebastián Santos, que eran consideradas de mayor valor artístico. Según el estudioso jerezano Antonio de la Rosa Mateos, la antigua imagen de San Juan Evangelista que procesionaba en el misterio era obra asimismo de Tomás Chaveli (1952) y fue vendida por 3.000 pesetas a la Cofradía de las Tres Caídas de Arcos de la Frontera (Cádiz), donde en nuestros días se conserva tras haber sido restaurada por Manuel Galán Barroso.

La talla completa de San Juan responde en su movimiento y morfologia a la situación que ocupa denSan Juan (Paso de Misterio de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén)tro del paso. La figura adelanta suavemente el pie derecho inclinando suavemente el leño hacia adelante. El brazo derecho se alza y el izquierdo se desplaza junto con la pierna logrando un efecto de gran dinamismo. En la cabeza, de gran realismo y aire romántico podemos querer un espléndido estudio de los cabellos, los mechones sueltos armonizan el conjunto con gran naturalidad. El rostro de expresivo ademán y clara referencia a modelo vivo está detallado en detalles: los ojos de acentuada mirada, la nariz fuerte, la boNiño (Paso de Misterio de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén)ca muy sugerente y de labios entreabiertos y el suave vello pintado en el labio superiory mentón nos recuerda que estamos frente a un hombre muy joven. La mano y brazo derecho están muy estudiados del natural, asi como el resto de la figura desnuda con un sudario. la encarnación es de tonos tostados.

El niño más pequeño alza su brazo derecho en dichoso movimiento, mientras que eleva su rostro y parece aclamar a Jesús. Las facciones de estudiada y adecuada anatomía nos indican una clara referencia a modelo vivo, posiblemente a algunos de los nietos del escultor. Ojos muy claros, nariz levemente respingona y unos labios de gran realismo configuran el rostro de esta simpática talla. Completa el conjunto la otra figura del niño que simula caminar al lado de San Juan. Consigue en este segundo pequeño un ademán de gran naturalidad. Mientras dirige su mirada a la figura de Jesús, eleva el brazo izquierdo y de manera armoniosa acerca su mano al pecho. El efecto logrado es de gran belleza y misticismo. La encarnación es de tonos rosaceos en el primero y más tostado en el segundo.

Sí realizó ToNiño (Paso de Misterio de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén)más Chaveli la imagen de la mujer que, en la actualidad, aparece arrodillada y que, en un comienzo procesionaba de pie y con un niño entre los brazos; ya en 1975 se la situó arrodillada y se le quitó de entre los brazos el niño, en tanto que dificultaba ostensiblemente la visión del Señor desde la delantera del “paso”, por lo que se le hizo un nuevo candelero, obra de José Guerra Carretero, que asimismo restauró el Señor en mil novecientos ochenta y dos. En mil novecientos noventa y cuatro se le incorporó asimismo una imagen de la ciudad de Santiago Apóstol, efectuada por Miguel Ángel Segura, y una palmera, obra ésta de Miguel Pérez Carrillo quien en mil novecientos noventa y ocho le incorporó al paso una calle por donde pasaba Cristo Rey, si bien esta solo puede ser vista desde arrLa Borriquita (Paso de Misterio de Cristo Rey en la Triunfante Entrada en Jerusalen)iba. En el año 2009, se estrenaron nuevas indumentarias de los pequeños y la mujer. En el año 2010 se procedió a la restauración del conjunto escultórico del Paso de Misterio, realizada por Agustín Pina Calle.

Viste Cristo Rey con una túnica bordada por Jesús Rosado realizada en dos mil doce. También tiene una túnica de terciopelo de Lyon, color hueso y manto también de terciopelo de Lyon en color colorado, bordado todo el borde en oro fino por María Josefa Rodríguez en 1967. El juego de potencias para la estación de penitencia y cultos solemnes de Cristo Rey fue efectuado en plata de ley sobredorada, de estilo barroco, con escudos de esmalte, en 1964 por Manuel Seco Velasco. Los escudos son: el de Jerez, el del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y el de los Antiguos Pupilos Lasalianos. También posee otras potencias de diario, realizadas en plata sobredorada por Manuel Rodríguez Pérez.

El paso es de estilo neobarroco, alumbrado por candelabros de guardabrisas. Tiene 34 puntos de luz: en cada esquina hay un candelabro con siete tulipas y en el centro de cada costado, un candelabro, con tres más. El paFrontal del Paso de Misterio de la Triunfante Entrada en Jerusalénso tiene talla de José Ovando Merino (lo empezó en 1954 y lo acabó en mil novecientos sesenta) y dorado de Manuel Daza (mil novecientos sesenta). De 1979 a 1982 se restaura el dorado del frontal del paso, trabajos efectuados nuevamente por el taller del jerezano Daza, y en la década de los 90 se acomete la restauración completa de la talla y el dorado del paso, labor efectuada en Sevilla por el taller de Manuel Calvo de Sevilla. En 1995 se retocó una parte de la talla del paso por Abelardo Buzón, cofrade de la Hermandad y descendiente de los ebanistas que efectuaron la Cruz de Guía de exactamente la misma. La canastilla tiene como motivo principal de su decoración 6 hornacinas, cuyo diseño está inspirado en la portada de la Cartuja de la Defensión jerezana (construida ésta en el siglo XVI por el jerezano Andrés de Rivera). Para estas hornaciLlamador del Paso de Misterio de la Triunfal Entrada en Jerusalénnas-capillas Tomás Chaveli realizó unas pequeñas imágenes de los 4 Evangelistas para los costados, San Juan Bautista para la trasera y la Inmaculada Concepción en el frontal. Las andas del paso de Misterio son las más anchas de Jerez midiendo 250 cms. de ancho por cuatrocientos noventa y cinco de largo y 145 de alto. Cabe reseñar que estas andas no llevan maniguetas. El llamador fue realizado en 1979 en los talleres de Villarreal y tiene una figura de un costalero arrodillado sosteniendo entre sus brazos una palma. Lleva faldones en terciopelo de Lyon rojo con broches bordados por Ildefonso Jiménez en 1999. Estos faldones fueron estrenados en noviembre de 1999 en la procesión del cincuentenario de la Fraternidad. En 1998 se procedió al restaurado y plateado del llamador del paso de Misterio al cargo del conjunto joven de la Fraternidad.

Paso de Misterio

Representa la entrada a Jerusalén. Don Tomás Chaveli Gilbert, hijo de Ramón Chaveli Carreres, esculpe la imagen de Cristo Rey en 1950, que fue Cristo Rey en su entrada triunfal de Jerusalén en la fiesta de San José de ese año. En 1951 hizo su primera salida procesional y fue restaurado por José Guerra Carretero en 1982, corrigiendo su mirada y reencarnándolo. El tronco de Cristo lo lleva erguido, las piernas se balancean y casi tocan el suelo, lo cual es bastante lógico si pensamos que es una imagen alta. El rostro de Jesús es significativo, mostrando una leve sonrisa, apenas visible. La imagen de Cristo no está articulada. La solución es que se ha trazado una mitad superior del cuerpo, que puede encajarse en otra mitad inferior del cuerpo, con las piernas erguidas para la exposición al culto, o en una segunda parte inferior del cuerpo con postura de conducción. Destacamos el pelo de esta imagen, tallado con candados ondulados, de ancestros típicos chavelinos, que recuerda también el momento barroco que vivió con intensidad este imaginero y su padre. Tomás Chaveli también esculpió las imágenes de la mujer que aparece alabando a Cristo y a las dos niñas. El semblante ufano, no exento de hieratismo al recrearse como Cristo Rey o Majestad, presenta las cejas en forma de arco, el ojCristo Rey a su entrada triunfal en Jerusalén, las cejas pintadas, la nariz recta y alargada y los labios cerrados. Cabello y barba, divididos en dos aguas, han sido tratados con guedejas finas y onduladas. La mano izquierda de Jesús sostiene las riendas del asno, que va acompañado de una mano más pequeña, mientras que la mano derecha se manifiesta en una actitud de bendición a las personas que lo aclaman. El hombre, con carnívoros ruborizados, aparece cubierto con túnica blanca y chal de terciopelo rojo, con bordado dorado. El pequeño pueblo fue restaurado por Agustín Pina Calle en 2010.

En el Pasaje del Misterio de la Entrada Triunfal a la Iglesia del Misterio se procesiona también una imagen de San Juan Evangelista, realizada por el escultor sevillano Sebastián Santos, 1.De 66 metros de altura, realizada en 1967, que lleva una túnica de terciopelo verde bordada en oro, así como dos niños que, con palmas y ramas de olivo, aclaman a Cristo, ambos tallados también de Sebas. Estas últimas imágenes citadas (el San Juan y los dos niños) también habían sido realizadas por Tomás Chaveli, en 1951 y 1957, respectivamente, pero fueron sustituidas por las ya citadas por Sebastián Santos, consideradas de mayor valor artístico. De acuerdo con el investigador jerezano Antonio de la Rosa Mateos, la antigua imagen de San Pedro de la Rosa Mateos. La procesión de Juan Evangelista en misterio fue también obra de Tomás Chaveli (1952) y se vendió por 3.000 pesetas a la Cofradía de las Tres Cataratas de Arcos de la Frontera (Cádiz), donde actualmente se conserva tras ser restaurada por Manuel Gallardo Barroso.

La escultura completa de San Juan responde en su movimiento y morfología a la situación ocupada por el denSt. Juan (Paso del Misterio de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén) paso a paso. La figura sobrepasa suavemente el pie derecho al inclinar suavemente el tronco hacia delante. El brazo derecho está levantado y el izquierdo se mueve junto con la pierna, consiguiendo un efecto dinámico. En la cabeza, de gran realismo y aire romántico podemos apreciar un magnífico estudio del cabello, los mechones sueltos armonizan el conjunto con gran naturalidad. El rostro del gesto expresivo y la clara referencia al modelo viviente se detalla en detalle: los ojos de mirada acentuada, la nariz fuerte, el boChild (Pasaje del Misterio de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén) es muy sugerente y con los labios abiertos y el pelo suave pintado en el labio superior y la barbilla nos recuerda que estamos ante un hombre muy joven. La mano derecha y el brazo derecho son cuidadosamente estudiados desde lo natural, así como el resto de la figura desnuda con una mortaja. la encarnación es de tonos tostados.

El niño más pequeño levanta su brazo derecho con un movimiento alegre mientras levanta su rostro y parece alegrar a Jesús. Las facciones de anatomía estudiada y correcta indican una clara referencia al modelo vivo, posiblemente algunos de los nietos del escultor. Ojos muy claros, una nariz ligeramente volteada y unos labios muy realistas conforman la cara de este bonito tamaño. El conjunto se completa con la otra figura del niño que simula caminar junto a San Juan. Entra en este segundo niño un gesto de gran naturalidad. Al dirigir su mirada hacia la figura de Jesús, levanta el brazo izquierdo y lleva armoniosamente la mano al pecho. El efecto logrado es de gran belleza y misticismo. La encarnación está en tonos

Paso de Palio

Sebastián Santos Rojas fue el autor en el año de mil novecientos sesenta y dos de la imagen de Nuestra Señora de la Estrella, imagen de candelero para vestir, efectuada en ciprés, de uno con sesenta y ocho metros de altura, que fue bendecida el 27 de mayo de mil novecientos sesenta y dos por el Rvdmo. Sr, Obispo Vicario, don José María Cirarda Lachiondo. Esta Virgen de la Estrella, que había sido efectuada por cuenta propia, responde a un modelo de retrato ideRostro de Nuestra Señora de la Estrellaalizado de la hija del escultor, Pilar, que había ingresado en el Convento de clausura de las Carmelitas. La talla es bellísima y puede con perfección anotarse como neobarroca. Corrección de dibujo y modelado son las notas predominantes de la estructura del semblante. Refleja a un Virgen joven, no niña, precisamente, mas desde luego, idealizada en su juventud, sostiene la cabeza erguida y dirige la afligida mirada cara el frente. La expresión de su rostro es de un dolor intenso, pero no desfigura los rasgos fisionómicos en un rictus amargo, sino se mantiene el ademán contenido, como si la Virgen llorara suavemente, sin exagerar el dramatismo de la Dolorosa. Destacan los ojos de gran realismo que dirigen la mirada al frente y tenuemente a la izquierda. Bajo un ceño con fuerza contraído en señal de dolor se hallan unos expresivos ojos de cristal, profundos e inmensos, con las pestañitas postizas en los párpados superiores y finamente pinceladas en los inferiores. El artista cuidaba en especial la predisposición de las pupilas; para esto usaba la técnica de fijación de los óvalos de cristal a base de cera (materia que facilita dicha operación y que a veces dejaba una corrección, incluso una vez encolada y pegada la mascarilla). Lleva 3 lágrimas de cristal, dos en la mejilla derecha y una en la izquierda. El perfil es afilado, la nariz es recta y larga sin exageraciones hebraicas, y los labios están levemente entreabiertos, como emitiendo un suspiro o un quejido, mostrando meridianamente la dentadura tallada. Como es habitual en su autor, presenta un imNuestra Señora de la Estrellapecable trabajo en la pálida policromía, con los pómulos y las cuencas orbitales enrojecidos como consecuencia del lloro. Las manos son finas, alargadas y expresivas. Aparecen extendidas, portando un pañuelo en la derecha y un rosario en la izquierda. Para finalizar, hay que hacer notar que la encarnadura de la Virgen de la Estrella es de tono oscuro, dando un aspecto moreno al rostro. Con esta clase de encarnadura, el artista volvió a evadirse un tanto de la realidad, atroz y desgarradora, del drama de la Dolorosa. La anatomía en su conjunto presenta unos caracteres diferentes de las DoCorona de Nuestra Señora de la Estrellalorosas del periodo medio (1951-mil novecientos sesenta y cinco) de la producción del autor. El óvalo facial redondedado nos recuerda a la Soledad de Palomares (Trebujena, Cádiz). Es una de las últimas dolorosas de esta etapa y sin duda se puede situar entre las más logradas. La esposa del escultor manifesto su deseo, a la vista del resultado conseguido en esta obra, de que fuera para alguna Fraternidad de Sevilla. La imagen fue adquirida por la Hermandad de la Triunfante Entrada de Cristo Rey en Jerusalén de Jerez. Siendo talla de bastidor, tiene un candelero interno de estructura cónica y base ovalada. La imagen está firmada: en la espalda de la misma tiene grabado: “S.Santos” y una cruz. Antonio Castrillo Lastrucci acostumbraba a colocar cinco lágrimas a sus Dolorosas, con el objeto de representar una pena honda, un lloro copioso y de esta forma, atraer la atención del espectador cara el drama íntimo que sufre la Madre de Dios. Sebastián Beatos Rojas, que tenía la costumbre de poner 7 lágrimas a sus Dolorosas, en esta imagen mariana de Nuestra Señora de la Estrella puso cinco, quizá dejándose influir por el estilo de Castrillo Lastrucci.

Hay que hacer mención especial a la Corona de salida de Nuestra Señora de la Estrella, que es de estilo barroco, de plata de ley sobredorada del año mil novecientos sesenta y cuatro y obra de Manuel Seco Velasco. Es corona cerrada y con un cesto decorado con seis escudos de esmaltes: el de la Fraternidad, el de Instituto de la Salle (Signum Fidei), el de los Viejos Pupilos (Indivisa Manent), el de la urbe de Jerez, el de S.S.Juan XXIII (cuando se bendijo la imagen era el pontífice reinante) y el de S.S.Pablo VI (quien ocupaba el solio pontificio cuando se bendijo la corona). Su peso es de dos mil quinientos gramos. La plata y los honorarios del orfebre fueron aportados basándonos en infinidad de pequeñas donaciones realizadas por hermanos de la Cofradía y lasalianos de la Ciudad. Fue restaurada en el año dos mil tres.

El manto de salida bordado en oro para la Virgen de la Estrella fue efectuado en 2012 por el bordador ecijano Jesús Rosado. Se trata de un mantón de salida con profusión de bordado, diseñado por Rafael Rueda, un cordobés estudioso del trabajo de Rodríguez Ojeda y que también colaboró con la hermandad del Entristezco en el trabajo que ejecutó entre dos mil once y 2013 José Ramón Paleteiro de pasado y restauración del manto de esta dolorosa. Por consiguiente, el diseño plasmado en hilo de oro tejido en múltiples formas y estilos tiene aires juanmanuelinos por convicción estética del autor del dibujo y por continuar con la linea del resto del palio, que comenzó a bordar Esperanza Elena Costoso, con claras influencias del genio hispalense, y lo siguió en sus caídas por Rosario Santano en Jerez en cuando a la terminación de las bambalinas y techo de palio, este último bajo diseño del cofrade lasaliano Miguel Pérez Carrillo.

El mantón precedente se hallaba sin bordar y era de terciopelo azul de Lyon (estrenando su último terciopelo en mil novecientos noventa y ocho). En el dos mil ocho fue bordado la parte frontal de otro manto para cultos por Ildefonso Jiménez. En la SeMano izquierda de Nuestra Señora de la Estrellamana Santa de 1997 estrena una toca sobremanto, bordada en oro sobre malla, obra de Ildefonso Jiménez. La saya de la Virgen es de tisú de plata bordada con hilos de oro y sedas, obra de EsperanSaya de Nuestra Señora de la Estrellaza Elena Costoso, de muy original diseño, efectuada en 1973. En el 2008, estrenó otra saya, bordada, sobre terciopelo color burdeos, obra de Ildefonso Jiménez y en 2009, otra para cultos, bordada sobre terciopelo celeste por Jesús Rosado. Nuestra Señora de la Estrella luce además la cruz pectoral que donara el Excmo. y Rvdmo. Sr. Don Rafael Bellido Caro, Primer Obispo de Asidonia-Jerez, como la Medalla de Oro de la urbe de Jerez de la Frontera en su día concedida por el Excmo. Ayuntamiento al Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, condecoración que los propios Hermanos de La Salle quisieron que la Virgen luciera.

El paso es de estilo neobarroco. En cuestión de orfebrería, todo el conjunto del paso: ánforas (de mil novecientos setenta y tres), varales (también de 1969), candelabros de cola (de mil novecientos setenta, con 24 puntos de luz, los dos), respiraderos (de 1969), etc. son obra de Talleres Viuda de Villarreal efectuados entre mil novecientos sesenta y nueve y mil novecientos setenta y tres. En 1989 se adquiere la presente candelería, de noventa y dos puntos de luz, realizada también en el taller de Viuda de Villarreal. Todo en plata cofradiera salvo la imagen adora y la gloria del techo del palio, que son de plata de ley. Los respiraderos, por su poco relieve y composición semejan de encaje; unas planchas, en forma de balda los dividen en varias partes iguales. El respiradero delantero queda dividido en tres partes. La una parte del centro la ocupa casi por completo un medallón; está enmarcado por una cartela dorada. En el interior y en bajoImagen Adora del paso de palio de Nuestra Señora de la Estrellarrelieve se representa la Entrada Triunfal en Jerusalén. La peana de la Virgen se estrenó el año de la primera salida, en mil novecientos sesenta y nueve. Sentados en la parte delantera de la peana hay dos puttis con un violetero cada uno de ellos. Los varales están plenamente repujados: tres macollas los dividen en 4 partes; la macolla central es pieza de mucho relieve y de complicada silueta. La imagen adora representa a San Juan Bautista de la Salle, creador del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Está sentado, tiene un niño a cada lado y sobre las rodillas un libroabierto. Se labró en el año 1971, también en el TaDetalle del centro del respiradero delantero del Paso de Palio de Nuestra Señora de la Estrella: En el interior y en bajorrelieve se representa la Entrada Triunfal en Jerusalénller de Viuda de Villarreal. En el año mil novecientos ochenta y nueve se le puso una peana pero alta y en ella se depositó una reliquia “Ex- Ossibus” del propio San Juan Bautista de la Salle. Como se ha citado, la imagen es de plata de ley. En el año dos mil once se estrenó el llamador, según diseño de Miguel Angel Segura y donación de Alfonso Téllez. El anterior llamador era de estilo renacentista, representa a un dragón y fue estrenado el año 1970. En mil novecientos noventa y nueve se procedió a la restauración de varales y respiraderos y en el dos mil uno, los candelabros de cola y la peana por Orfebrería de José Jiménez, de Sevilla. En el 2007 fueron restaurados y plateados de nuevo los varales por Ildefonso Oñate, a los que se les creo un interior nuevo.

El palio es de terciopelo de Lyon, de color azul. El palio se empezó a bordar en el año 1976 y se acabó en la Cuaresma del 1987. Las caídas delantera y trasera por su parte externa fueron diseñadas y bordadas en el taller de Esperanza Elena Caro, en base al diseño efectuado en el propio taller. Está bordado con hilos de oro, plata y apliques de nácar para las azucenas que están en las jarras de las caídas del palio. El bordado del exterior de las caídas laterales concluyó en Jerez, primero al cargo de las hermanas Martín Cruz, y después en su mayor parte al cargo de Encarnación López Estévez y Rosario Santano González. Estas ultimas bordaron, en hilo de oro, hilo de plata, pedrería y nácar sobre terciopelo azul de Lyon, el techo del palio, las caídTecho de palio del paso de Nuestra Señora de la Estrellaas laterales y la parte interior de las 4 caídas; el diseño del interior de las caídas fue hecho por Miguel Pérez Carrillo, entonces maestresala de la Hermandad. En la gloria se representa a la Virgen de la Estrella, patrona del Instituto Lasaliano. Como se ha dicho previamente es de plata de ley y se repujó en el año 1978 por los talleres de Viuda de Villarreal y restaurada en el año dos mil tres. La imagen de la gloria está en el centro de un rosetón curvilíneo que recuerda el trabajo de los alarifes musulmanes y a este lo rodea otro rosetón hecho de roleos calados y rematados por hojas de acanto. Otros roleos con formas más dispares rellenan las 4 esquinas. El conjunto nos puede rememorar múltiples aspectos de las artes ornamentales del próximo oriente. Creo que el mériDetalle del bordado del faldón delantero del paso de palio de Nuestra Señora de la Estrellato de este techo está en que, con poquísimos elementos, es capaz de sugerir muchas exóticas ideas. Los faldones son de terciopelo azul.

En el faldón frontal delantero lleva bordada una cartela con hilos de oro, rematada por una corona real, y en su interior están los escudos de los Antiguos Pupilos Lasalianos y el de Jerez. Fue bordada esta cartela por Encarnación López y Rosario Santano. Más tarde pasados a nuevo terciopelo y enriquecido con bordados en las esquinas del mismo por Ildefonso Jiménez en mil novecientos noventa y nueve. También en mil novecientos noventa y nueve estrenó una nueva mesa para el paso de Palio.

El escudo

Está compuesto por el anagrama de María en el centro – simbolizando la devoción a la Santísima Virgen María – y sobre éste, una estrella de 5 puntas (escudo del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, simbolizando la fe y vinculación con el mismo). Rodeando el anagrama y prácticamente tocando a la estrella, 2 palmas que se cruzan en la parte inferior – simbolizando el Misterio de la Entrada Triunfante de Nuestro Señor Jesucristo en Jerusalén – en forma de óvalo y rematado con corona real – simbolizando la realeza de Cristo-. Fue Enrique Hernández el creador del diseño de este escudo.