hermandad-cena-jerez-1

Templo

Es una de las 6 parroquias establecidas en la zona intramuros de la urbe al efectuarse el Repartimiento por el Alfonso X el Sabio tras la reconquista de la urbe en 1264, dedicando al culto cristiano una de las mezquitas almohades, así como la Iglesia de San Lucas, la Iglesia de San Mateo y la Iglesia de San Juan de los Caballeros (los cuatro Evangelistas), más la Iglesia de San Dionisio y la Iglesia del Salvador, hoy convertida en Catedral de Jerez de la Frontera.

Está situada en las proximidades de lo que fuera la Puerta de Sevilla y fue la quinta en el Libro del Repartimiento en el orden de creación.

La construEspadaña de la Iglesia Parroquial de San Marcoscción de la fábrica actual puede fecharse cara mediados del siglo XIV, como patentiza el estilo de su ábside poligonal y la portada mudéjar del lado del Evangelio, conforme algunos autores, lo más antiguo de la obra. Pudo erigirse sobre una precedente mezquita musulmana. No hay mayores datos históricos sobre su construcción hasta mediados del siglo XV, debiendo emprenderse una profunda reconstrucción en el último tercio de esa centuria, hacia el año 1480, en estilo gótico tardío. Más tarde, los laterales se completarían con la edificación del tránsito del lado del Evangelio y su capilla adyacente el día de hoy transformada en despacho y fichero parroquial respectivamente y la de San Cayetano.

Tiene esta parroquia singular vínculo con la historia de la ciudad, puesto que en ella se festejaron las Juntas presididas por el Duque de Medina Sidonia para terminar con los enfrentamientos entre la nobleza jerezana.

En los siglos XIX y XX ensayó múltiples intervenciones para su conservación.

Exteriormente la iglesia es sencillísima, y presenta 3 testeras, con una porPuerta Primordial de la Iglesia Parroquial de San Marcostada primordial a los pies del templo de estilo manierista del siglo XVI, resuelta con pilastras almohadilladas flanqueando la puerta de entrada, que superiormente se corona con una hornacina centrada por un sencillo frontón recto partido.

La puerta primordial, a los pies, es de estilo manierista fechada en mil seiscientos trece. La testera del lado de la Epístola queda rehundida en el muro a causa de las citadas dependencias añadidas más tarde que la flanquean. El arco de ingreso es apuntado, con intradós de dovelas almohadilladas. Está rematado por un alero horizontal con modillones de origen califal, relacionables con las de Santa Marina y San Miguel, en Córdoba.

Al exterior puede apreciarse la nave central, reforzada por contrafuertes terminados en talud y rematados con gárgolas; ciertos están perforados para construir arbotantes. En los lienzos de pared, entre los estribos, se abren una serie de ventanas ligeramente apuntadas, cuyas tracerías son del tipo “celosía”, tan frecuentes en la zona. Los vanos de iluminación del ábside quedaron macizados en el siglo XVIII al reformarse el retablo mayor: uno de éstos es una aspillera o bien saetera sin apenas abertura.

El temRetablo del Altar Mayor de la Iglesia Parroquial de San Marcosplo, estilísticamente considerado como de los últimos tiempos del gótico, es de una sola nave, cubierta con bóvedas de crucería. Las referencias documentales a las obras de 1480 deben corresponderse a la construcción de la nave actual y única que presenta la iglesia, de gran amplitud, con capillas adosadas lateralmente, y cabecera simple de 3 lados. Los cuatro tramos de la nave se cubren con una espléndida bóveda estrellada, de mayor complejidad ornamental en lo que se refiere a su trazado en las zonas de la cabecera y del primer tramo.

La nave única, está, pues, salpicada de capillas que son probablemente obra de la primitiva fábrica mudéjar, sobre todo la capilla bautismal a la que se accede por un arco de medio punto enmarcado por un alfiz, estando formada su imposta por mocárabes.

El tramo de tránsito de la puerta de la Epístola se cubre con una cúpula de mucho interés, notable ejemplar de bóveda con decoración de lacería.

De las dependencias y capillas de esta iglesia merece singular atención la Sacristía, cubierta con bóveda estrellada del siglo XVI, y la del Bautismo, cubierta con cúpula gallonada sobre trompas y acceso por medio de arco de medio punto enmarcado por alfiz con mocárabes en las impostas.

El mayor interés de las capillas del templo está en el repertorio de formas mudéjares que presenta, claro ejemplo de las posibilidades que tiene la arquitectura medieval jerezana.

La Capilla del Sagrario es una obra barroca efectuada en la segunda mitad del siglo XVIII, que presenta una reja donde se encuentra la fecha de mil setecientos noventa y cinco, ya en época neoclásica, a cuyo estilo pertenece el retablo de esta capilla.

La pieza cima de esta iglesia es su Retablo Mayor, que cubre todo el ábside siguiendo la manera poligonal del mismo. Se trata de un magnífico ejemplar barroco creado en el siglo XVII, donde se organiza y muestra una notable compilación de tablas pictóricas de diferentes tamaños y formatos del siglo XVI que representan a distintas escenas de los evangelios y a beatos, entre una elegante arquitectura de madera dorada repleta de detalles decorativos; y que por encima de sus 2 cuerpos primordiales remonta un espectacular ático escalonado con tablas entre pilastras talladas que aguantan una movida cornisa llena de ornamentación, todo ello rematado por grandes pináculos y escudos que se entremeten por los paños de la bóveda estrellada con que se cubre y remata el recinto.

Guarda asimismo la parroquia de San Marcos, en su rico repertorio mobiliar, una pequeña imagen de la Virgen de Belén de finales del siglo XV.

En las tumbas ubicadas en el Templo se hallan enterrados ilustres jerezanos como Diego Fernández de Herrera.

Declarado Bien de Interés Cultural, su valor arquitectónico y artístico le valió la declaración de Monumento, cuya publicación apareció en La Revista de la villa de Madrid en el año 1931.

Paso de misterio

Quizá sea Jerez donde está mejor representado este trascendental instante de la institución de la Eucaristía, al contar con unNuestro Padre Jesús de la Sagrada Cena paso de Misterio, parcialmente, no en su totalidad, por desgracia, efectuado por el magistral imaginero de San Roque Luis Ortega Brú. La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Cena es de tamaño natural bien cumplido y de vestir. Salió procesionalmente por vez primera en mil novecientos sesenta y siete, en tanto que en el mes de abril de ese año convocado entregó el artista dicha imagen, siendo bendecido la noche precedente a esa primera salida. En una exposición que efectuó en Jerez, en mil novecientos sesenta y nueve, presentó cuatro Apóstoles de este Misterio. Unos años después, en mil novecientos setenta y cinco, entregó tres más. Diferentes motivos impidieron la realización de los restantes. En definitiva entregó los apóstoles San Mateo, San Bartolomé (reemplazado posteriormente), Santiago el Menor, Santiago el Mayor, San Pedro, San Juan y Judas Iscariote. Siempre persistió en los cofrades la esperanza de que Ortega realizase los 5 Apóstoles que faltaban del Misterio. Pero pronto se perdió esta esperanza porque el artista fallecía en el mes de noviembre de 1982. Todas estas imágenes que hizo para este formidable paso de Misterio están clasificadas en su etapa andaluza. Es el paso, por sus tallas, un obra cumbre en el arte cofradiero jerezano. Vivo exponente del atrevimiento, de la bravura con que este arNuestro Padre Jesús de la Sagrada Cenatista efectuaba sus composiciones es el Señor de la Cena. Esta talla, por sí sola, resume, en perfecta síntesis, todas las cualidades que el escultor tenía para expresar diferentes momentos pasionistas o prepasionistas. Está efectuado con una pátina de betún de Judea, lo que propicia que el conjunto del semblante sea caluroso. De ahí que se haya dicho que Ortega tuvo dos etapas: una, la madrileña, en la que usaba una carnación gris-verdosa, dando sensación de frialdad, de sequedad, al modo castellano; otra etapa es la sevillana o andaluza por lo general, en la que se encontraría este Señor de la Sagrada Cena. Mas aunque estos periodos pueden ser útiles para conocer la obra imaginera de Ortega, pensamos que lo que resultó definitivo al imaginero empleando este color fue el hecho de que, en este momento prepasionista de la Cena del Señor, se trataba de representar a un homPaso de Misterio de la Sagrada Cenabre vivo, mientras que en el Descendimiento jerezano, obra considerada del periodo madrileño, lo que Ortega buscó fue, exactamente, dar al espectador la sensación de un humano inerte. De ahí las diferencias en la carnación.

La expresión del semblante del Señor de la Cena es muy lograda y es típica de Ortega. Los ojos son enormes y profundos, muy rasgados, reflejando una honda tristeza y un estado anímico premonitorio de los sufrimientos próximos. La cabeza, con potencias, hace un giro a la derecha y es de inspiración miguelangelesca por su monumentalidad y fuerza psíquica.

La talla es de vestir, colocada en pie, en el momento de la institución de la Eucaristía, con el cáliz en la mano derecha y de tamaño natural, sin rasgos de dolor, sino más bien con una gran expresividad en su mirada. En conjunto, la imagen es enteramente moderImagen de San Mateo del Paso de Misterio de la Sagrada Cenana, como corresponde a un imaginero de nuestros días. La nariz es recta y larga y los labios son carnosos y amplios. Las proporciones de la talla son equilibradísimas. Los pies son de una enorme finura en la ejecución. Las manos, finas y delgadas, nos trae reminiscencia del Greco. Uno de los mechones del pelo cae sobre la frente, haciendo el artista así un alarde de ingenio y buen gusto.

Su policromia de brillo resalta aun más su rostro cansino. Mirada cara el lado derecho, señalando su mano derecha la mesa donde compartió la Eucaristía con sus doce discípulos y en la mano izquierda portando el cáliz, dándole vida y movimiento a la figura, propio de un barroco refinado. Pelo y barba admirablemente tallados, a base de suaves rizos y ondulaciones muy propias del momento neobarroco que este artista representa, con su característico estilo de doble “S”, teniendo un pequeño mechón sobre la frente y uno grande que cae sobre la clavícula del lado derecho. El cuerpo girado cara un lateral. Resaltamos, finalmente, la perfecta realización de las venas del cuello del Señor, que aparecen exaltadas, transparentándose al exterior, detalle éste que confirma a Ortega como un consumado conocedor de la anatomía humana.

Esta imagen tiene gran semejanza con el Señor del Soberano Poder ante Caifás de la Hermandad sevillana de San Gonzalo. Fue restaurado entre mayo de mil novecientos noventa y uno y enero de 1992 por el matrimonio formado por Isaac Navarrete y Rosario Llorente. Esta imagen de Ortega Brú es la tercera talla de Cristo que ha tenido la Fraternidad, siendo la primera obra de Francisco Pinto Berraquero (mil novecientos cincuenta y cinco), cuyo costo fue de cinco mil pesetas. La segunda era una talla procedente del Convento de Capuchinos de San Cayetano, si bien originariamente había sido un santurrón franciscano o capuchino, y se usaba en el apostolado como Santiago el Mayor, transformándolo Tomás Chaveli en Salvador. En la Semana Santa del dos mil nueve con motivo de la restauración del paso de Misterio por la compañía Ressur, el Señor de la Cena procesionó solo, sin las figuras secundarias del apostolado, en el paso del Santurrón Crucifijo de la Salud.

El conjunto escultórico de las 12 figuras, los doce Apóstoles, aparece en el paso de Misterio alrededor de la mesa. Los coImagen de Judas Iscariote del paso de Misterio de la Sagrada Cenalocó Ortega en diferentes situaciones, acentuando en cada uno de ellos un estado de ánimo diferente, así como un gesto audaz y valiente en la composición.

De los Apóstoles tallados por Ortega hay que resaltar, por ser fenomenal, la talla de Judas Iscariote, el traidor. En este Apóstol renegado depositó Ortega su buen hacer artístico, evidenciando lo mucho que sabía de los estados del alma y de la psicología humana. Esta figura la colocó de pie, dando la espalda al conjunto, mirando hacia afuera, como si debiera ocultar algo y, de hecho, es así, puesto que lleva en una mano la bolsa con las monedas, pago de la traición. Judas es una talla magnífica, en la que la anatomía es perfecta, consiguiendo Ortega cualidades inmejorables en la ejecución de las venas del cuello, que aparecen exaltadas y vibrantes, denotando la violencia sicológica a la que se encontraba sometido por obra de su traición. En sus manos, inquietas y diligentes, sostiene la bolsa con las monedas, expresando nerviosismo y agilidad, y se vuelve a reiterar la huella del genial pintor cretense, que comentábamos.

San Juan (Paso de Misterio de la Sagrada Cena)Magníficas son también las expresiones de los otros Apóstoles efectuados por Ortega, como el ademán idealizado de San Juan (cabeza levantada y de pie, situado al lado izquierdo de Cristo, con una expresión de asombro con lo que está contemplando), con la fisonomía de un joven imberbe, casi adolescente, de tamaño palpablemente inferior al del Señor, quizás queriendo destacar, por medio de este artificio, la suprema dignidad y majestad del Dios hecho hombre; es de hacer apreciar la rudeza de San Pedro (situado a la derecha de Cristo, mirándole, con la cabeza levantada y de pie, recordando su rostro al de una persona de avanzada edad) que ofrece un ademán de desconcierto frente al momento que está viviendo; la mirada intensa de San Bartolomé; (sentado, con mirada perdida, se aprecia meridianamente en su pelo la doble “S”, propia del artista); los ademanes de sorpresa y también increSan Felipe (Paso de Misterio de la Sagrada Cena)dulidad de la ciudad de Santiago el Mayor (sentado, con mirada cara arriba, barba y pelo tallados y rasgos faciales muy marcados, con hundimiento de los pómulos), o bien la fina y receptiva expresión de la ciudad de Santiago el Menor (sentado y mirada hacia la derecha; dicen que iba a ser el rostro del Señor, pero finalmente se desestimó la idea) o bien San Mateo (de pie, con las manos abiertas y mirada hacia abajo y barba y pelo tallados).

Hay que destacar de este conjunto procesional que el artista se encontraba de manera plena satisfecho del mismo y, en unas declaraciones, manifestó que había logrado plasmar a Jesús tal como le imaginaba en el decisivo momento de la corporación de la Eucaristía. La escena pasionista o prepasionista resulta, desde entonces, pasmante. Las actitudes son expresivas y reales. El espectador que contempla este paso por las calles puede palpar los diferentes ademanes y emociones que los Apóstoles dejan traslucir: Incredulidad, sorpresa, indignación, temor. Es una lección de caracteres, de persoSanto Tomás (Paso de Misterio de la Sagrada Cena)nalidades, aunadas en un conjunto, al servicio de una idea: la reacción de los Apóstoles al instituir Jesús la Eucaristía, convirtiendo el vino en su Sangre. Todo este cuadro de caracteres y reacciones contrasta vivamente con el gesto de Jesús, dulce y humilde, alrededor del que vira toda la escena, sin desperdiciar el artista la ocasión para componer un escorzo atrevidísimo al realizar la figura de Judas Iscariote que, como afirmábamos, es una talla movidísima y de una gran riqueza psicológica.

Todas estas imágenes que procesionan hoy día constituyen el segundo conjunto completo con que ha contado esta Cofradía.Cáliz que porta en su mano derecha Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Cena

En la Semana Santa del año dos mil tres iba a estrenar cinco nuevas figuras de Apóstoles, obras de los hermanos Ortega Alonso, sobrinos de Luis Ortega Brú: Tomás, Judas Tadeo, Simón, Felipe y Andrés, aunque no pudo salir en Estación de Penitencia debido a la lluvia. Si lo hizo en cambio en la procesión del Corpus de ese año.

El Cristo posee dos cálices: uno de plata sobredorada, repujada, del siglo XVIII y otro del mismo material de finales del XIX. El mantel de la mesa está bordado en el siglo XIX.

El muy, muy rico paso procesional, de madera tallada y dorada, estilo barroco, con medallones de plata repujada, es obra del tallista hispalense Antonio Castillo Lastrucci si bien con diseño de Juan Pérez Calvo, realizada en mil novecientos veintinueve. Las andas se encargaron al taller de Castillo Lastrucci el dieciocho de agosto de 1928 por la Hermandad del Muy santo Cristo de la Expiración (Cachorro) y Nuestra Madre y Señora del Patrocinio, de Sevilla, estrenándose por año siguiente. El costo fue de 50.000 pesetas. El paso fue restaurado por Antonio Castillo Lastrucci en 1951. Procesionó en Sevilla hasta mil novecientos setenta y tres. En mil novecientos setenta y cuatro fue adquirido por la Hermandad de la Sagrada Cena de Jerez de la Frontera por 325.000 pesetas. Fue donado por los cofrades don Juan Cervilla Ortiz y don Justo Garzón Martínez. Entre los años dos mil ocho y 2010 fue restaurado nuevamente por la empresa Ressur, SA, de Jerez, volviendo a procesionar ese año dos mil diez nuevamente tras no haber podido hacerlo por ese motivo el año anterior.

Debido a su origen sevillano los ángeles que figuran en su canastilla reCartela de la trasera de la canastilla del Paso de Misterio de la Sagrada Cenasultan realmente tristes para el motivo primordial con el que procesiona actualmente: el paño que les cubre la cabeza y los faroles que portan semejan accesorios de ángeles para panteón o carroza fúnebres. Estos faroles, de plata de ley, son obra de Jorge Ferrer y la orfebreria de los faroles de Eduardo Seco. Las tallas del paso son de Francisco Carrero.

En su rica canastilla destacan el escudo de la Fraternidad, 6 medallones con escenas de la Pasión, obras del orfebre hispalense Cayetano González y posImagen de Judas Iscariote del paso de Misterio de la Sagrada Cenateriores a la realización del paso que reemplazaron a los 6 relieves originales efectuados en bronce por Castillo Lastrucci con motivos de la Pasión y dos faroles de plata de ley, efectuados por Eduardo Seco. Además de esto se cuentan treinta y dos figuras, entre ángeles y arcángeles en la canastilla. Describiendo los medallones afirmaremos que el situado en el frontal del paso, bajo el escudo, representa la escena en que Pilatos se lava las manos. En el costado derecho se representa la traición de Judas y el traslado al Beato Sepulcro. En el costado izquierdo tenemos la Oración en el Huerto y el encuentro de Jesús con María en la calle de la Amargura. Finalmente, en la trasera del paso nos hallamos la Cruxifición de Cristo en el Martirio. La iluminación se compone de veintidós tulipas en los candelabros que figuran en sus costados más dos luces de los faroles laterales. El paso siempre y en todo momento estuvo adornado con claveles colorados, a excepción de unos años, a principios de los 90, en los que el Misterio se exornó con claveles blancos. Las dimensiones de la parihuela son doscientos veinticinco cms. de ancho por cuatrocientos treinta y ocho de largo y 152 de alto. Tiene maniguetas de caoba.

Paso de palio

En el paso de palio se halla como titular Santa María de la Paz, talla anónima que se hallaba en el Convento San Miguel de las Capuchinas de El Puerto de Santa María y fue adquirida y donada por el entonces maestresala de la Hermandad, Don José Soto Palas en 1981. Por año siguiente, mil novecientos ochenta y dos, realiza su primera salida procesional en el paso de palio, reemplazando así a la precedente. Fue restaurada en 1996 por el matrimonio Navarrete Lorente

Es taImagen de Judas Iscariote del paso de Misterio de la Sagrada Cenalla de candelero. Se trata de una Virgen Madre, no niña, si bien sí posee determinados rasgos de juventud. La crítica sitúa esta imagen de Dolorosa en la segunda mitad del siglo XVIII. Es una Virgen muy, muy bella, de una enorme finura y delicadeza en la expresión. No refleja un dolor angustiado o bien lacerante, sino sosegado y sereno.

Las cejas son arqueadas y finas, la nariz, recta y larga, y los labios son de una enorme plasticidad y turgencia. Muy expresivas son las manos, sosteniendo un pañuelo la derecha, denotando la existencia de un buen imaginero. El cuello es fino. Toda la carnación de la imagen responde a los conceptos estéticos andaluces.

En conCaidas del paso de Palio de Santa Marma de la Pazjunto, la Virgen de la Paz ofrece en su expresión un dolor que pudiésemos llamar letífico. Es, por consiguiente, una Madre Corredentora y no solo una mujer que vive la Pasión de su Hijo.

También te puede interesar...  Hermandad del Amor – Jerez [Historia, imágenes y pasos]

La Corporación ha tenido tres imágenes de Dolorosa. La primera fue obra de Francisco Pinto Berraquero, bendecida en la parroquia de San Marcos por don Pedro Echevarría O.F.M, el 9 de diciembre de mil novecientos cincuenta y seis. La segunda imagen que procesionaba es la presente imagen sedente de Santa María de la Paz y Concordia en sus Misterios Gloriosos, que es del siglo XVI o bien XVII conforme la última restauración efectuada por Agustín Pina Calle, en 1998 , siendo esta una imagen de Gloria y que procesionó desde 1964 hasta 1981.

La corona de la Virgen, barroca, es anóManto de Salida de Santa Maria de la Paznima de mil setecientos noventa y dos, estando grabada esta fecha en el interior de la corona. Fue donada al Marqués de los Chopos del Guadalete por el rey José I Bonaparte, Pepe Botella, al hospedarse en su casa en su estancia en Jerez, en febrero de 1810, siendo fruto de la rapiña de los franceses en la Guerra de la Independencia. Fue restaurada en dos mil ocho por Antonio García Falla.

El manto es de terciopelo azul y los bordados, grandes, en oro y realce se combinan con unos escudos realizados con sedas de colores. Los bordados son obra de Esperanza Elena Caro y hacen recordar los trabajos de las Hermanas Antúnez. Se estrenó en 1972, y fue donado por el Marqués de los Álamos del Guadalete.

Igualmente es obra de EsTecho de palio del Paso de Santa María de la Pazperanza Elena Caro la falda de la Virgen, también de mil novecientos setenta y dos, blanca con bordados en oro y pequeñas flores con los pétalos matizados por sedas de colores.

El palio de caídas de plata cinceladas y repujadas con borlas catedralicias, es el único que se ofrece con estas peculiaridades de orfebrería en nuestra Semana Santa, tomando el estilo del paso de palio viejo de Nuestra Señora del Desamparo de la Hermandad del Prendimiento.

Las caídas son recias, repujadas a 2 caras fueron efectuadas por el taller de Viuda de Villarreal, siendo el diPaloma de la Paz, en la “gloria” del techo de palio del Paso de Santa María de la Pazseño del año 1973 y la ejecución, la delantera de 1975 y las sobrantes de 1976, estrenándose en ese mismo año todas y cada una. Las del Prendimiento tenían como tema decorativo primordial una cartela en cuyo interior había un medallón ovalado. En las actuales la composición no es continua, queda dividida por los varales, y gira en torno a una jarra de la cual salen robustos tallos y grandes flores. Las caídas acaban con flecos y borlas dorados de pasamanería. Asimismo es del taller de Viuda de Villarreal, y del mismo año, la paloma que está “en la gloria”.

El techo es de terciopelo azul, de clara inspiración mudéjar, bordado con hilos de oro por Esperanza Elena Costoso en el año mil novecientos setenta y cuatro. Los bordados se organizan o bien dividen en franjas o espacios paSan Marcos, Imagen Adora del Paso de Palio de Santa Maria de la Pazralelos a los bordes. La primera franja, bastante angosta, está formada por unas ondas que en sus concavidades acogen unas hojas de acanto muy afinadas. La segunda franja está compuesta por unos dibujos más realistas; de unos jarros o bien balaustres salen tallos, hojas y flores de acanto. Unos roleos, calados y curvilíneos, limitan el espacio de estos ramos tan floridos, y crean una nueva zona. En ella, un dibujo casi geométrico se repite una y otra vez, hasta crear una red de exágonos curvilíneos que son los que hacen inconfundible a este palio, y nos hace rememorar los magníficos efectos conseguidos por los cordobeses o por los granadinos musulmanes con un sólo tema reDetalle de los respiraderos del Paso de palio de Santa María de la Pazpetido hasta la saciedad. En el centro los exágonos se distorsionan y dejan un espacio libre; en él hay unos rayos finísimos de orfebrería, y de ellos pende la paloma de orfebrería que repujó el taller viuda de Villarreal y que representa al Espíritu Santo.

Los respiraderos del paso es de autor anónimo (son los viejos de la Hermandad del Prendimiento), aunque se sabe que intervino en ellos los talleres “Lorenzo Jiménez Rueda” en mil novecientos setenta y tres, que repujó unas molduras y medallones que los cuales acopló a los mismos. Los varales los repujó el Taller Viuda de Villarreal en el año mil novecientos setenta y ocho. Las macollas se enriquecen con unos roleos que imitan asas. Las perillas con que se rematan son del mismo taller y del año 1979. Los varales y respiraderos fueron restaurados en el año 2002 por el taller de GarFaroles entrevarales del Paso de Palio de Santa Maria de la Pazcía Falla. El paso tiene 86 puntos de luz en su candelería con 58 candelabros nuevos del año 2000 efectuados por Orfebrería San Francisco de Sanlúcar de Barrameda y otros veintiocho estrenados en el año dos mil uno de los mismos talleres. La anterior candelería fue realizada entre 1970 y 1980 por Villarreal, mismas datas en que se efectuaron los candelabros de cola que tienen dieciseis puntos de luz entre los dos. Los dibujos de exactamente los mismos los hizo Jesús Domínguez y los repujó los talleres “Lorenzo, Jiménez y Rueda”. Este paso lleva asimismo 4 faroles entrevarales, lo que hace que los candelabros se sitúen tras el último varal. Son de estilo barroco y fueron repujados también, en el año mil novecientos setenta y dos, por los talleres “Lorenzo, Jiménez y Rueda”. La peana es de estilo gótico, fue de la Fraternidad del Prendimiento, y adquirida en el año 1975. Sobre ella y delante de la imagen, va una media luna, es de plata de ley parece inventariada como obra del siglo XVII. Las jarras son catorce, ocho pequeñas y seis grandes. En el llamador figura un angelito con un cáliz en las manos. La imagen venera es San Marcos. La repujó en plata de ley “Lorenzo, Jiménez y Rueda”, copiando la talla que corona el facistol de la parroquia.

Los faldones son de terciopelo azul y fue bordado el delantero por Ildefonso Jiménez en el año 2002 y los laterales y el trasero en el 2004.

Escudo

El primitivo tenía esta descripción: El campo entero lo ocupa el Crismón (en referencia a Acción Católica) superado por una corona real: Cristo Rey era el guía. Sobre el crismón, y en punta, un león alado, sedente, con la garra derecha sobre un libro abierto (lo que hace referencia a la sede). En el centro, casi en jefe, el Santurrón Grial, símbolo por antonomasia de la Eucaristía. En referencia a la Virgen de la Paz, los símbolos son una jarra con azucenas, como tienen por emblema todas las catedrales españolas consagradas a Santa María, y una paloma con una rama de olivo en el pico. Estos 2 elementos, jarra y paloma, se pusieron en los flancos. A los pocos años se cambió el escudo. Con el cambio se logró un escudo más espectacular, más ornamental. Tiene, sin embargo, un inconveniente: es un calco del escudo de la Hermandad de la Cena de Sevilla.

Historia

Un conjunto de devotos jerezanos, en el año de mil novecientos cincuenta y tres, reordenaron la primitiva Fraternidad Sacramental del Muy santo Sacramento y Santa María de la Paz y Concordia, que había sido fundada en 15Primera estación de la Sagrada Cena, en el paso del Cristo del Amor. Esta primera imagen se debia a la gubia de Francisco Pinto Berraquero (Foto: Eduardo Pereiras)41 en su actual Iglesia de San Marcos. Sabemos que la devoción frente a la imagen de la Virgen se comienza con las conocidas juras, muestras propias de la mentalidad religiosa del siglo XV. Progresa esta costumbre transcurrido el tiempo y, de aquéllos actos, se comienza a llamar a la imagen como la Paz y Concordia, por las amistades concedidas entre los jerezanos.

Ante la imagen de la Virgen se había llevado, pues, numerosas veces reconciliaciones de pleitos entre los nobles caballeros y luchas entre los nobles que habían llegado a dañar a los demás habitantes de la ciudad. Tales fueron las luchas o rivalidades entre el Conde de Bruma, el Marqués de Cádiz, el Duque de Medina Sidonia y algunos otros. Existen pruebas evidentes de que a la primera jura, que se realizó el 20 de septiembre de 1462, siguen otras, hasta el año mil cuatrocientos sesenta y ocho, conforme escrituras ante Juan de Écija, escribaEn la Semana Santa del año mil novecientos cincuenta y cinco procesiona por primera vez – el Jueves Santo – la imagen titular de la Fraternidad Sacramental de la Sagrada Cena de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Paz. Francisco Pinto Berraquero fue el autor de la tallano del Rey.

Evidentemente, tras el quebranto de algunos de estos juramentos, proseguían otras posteriores concordias, muestras propias de la mentalidad religiosa del siglo XV.

Según acta documental, el 15 de marzo de mil quinientos cuarenta y uno se creó la Hermandad del Muy santo Sacramento y Santa María de la Paz, adquiriendo la Asociación gran vitalidad. BartoloPrimera imagen de la Virgen de la Paz que sacó en procesión la Fraternidad de la Sagrada Cena (Foto: Eduardo Pereiras. Años cincuenta del siglo veinte)mé Núñez de Villavicencio, caballero veinticuatro, señalado prócer de la urbe, y considerado por los contemporáneos como un hombre verdaderamente sabio, es el primer Hermano Mayor, al tiempo que Alfonso Núñez de Villavicencio sería el primer Mayordomo, al paso que Alfonso Pérez y Pérez fue Presbítero y Notario, Cristóbal López de Mendoza, Beneficiario de San Marcos, templo de donde emergió esta Fraternidad, y Alfonso de Quintana, dignatario público, son los primeros responsables de aquel nacimiento espiritual en la vida religiosa de Jerez.

A inicios del siglo XVIII, su esplendor fue extraordinario hasta el punto de ser construida y reparada la Capilla del Sagrario. Ya en 1799 se llevó cabo una reestructuración de sus normas por el entonces Hermano mayor Juan Carlos de Lila, Marqués de los Chopos del Guadalete y señor de Villamartín, y el mayordomo Antonio de Lapicera; reglas que fueron aprobadas en el año mil ochocientos, por el rey Carlos IV.Una de las primeras salidas procesionales, a fines de los 50, del Señor de la Santa Cena, sobre el antiguo paso del Cristo del Amor (Foto: Anónima)

Un año más tarde, en 1801, exactamente el mismo Rey le concede el título de Real. Mas la devoción disminuyó con el tiempo, para llegar al presente siglo, más específicamente por año mil novecientos veinticinco, en que el sacerdote-sacerdote José González Marín, trata de revivirla, lográndolo, para ceder poco tiempo después.

La primera imagen del Señor que tuvo la Fraternidad de Santa Cena, en besamanos a fines de los años cincuenta (Foto: Eduardo Pereiras)El día 2 de febrero del año mil novecientos cincuenta y cuatro, festividad de la Candelaria, la Comisión Gestora de la reorganización (compuesta por Manuel Tarrió, Horacio Troya, Manuel Cobos, Antonio Otero, Manuel García de Quevedo, Francisco Pinto, Fernando Casas y José Guerra, entre otros), se hallaba reunida con el párroco don Cristóbal Escribano Oliva con la intención de rematar los aspectos legales de la puesta a puntito de la Cofradía, adoptándose el carácter penitencial, añadiéndose a la primitiva Fraternidad la salidas procesionales de la Sagrada Cena y de la Virgen de la Paz, y al concluir la asamblea contemplaron con sorprendo como las calles de Jerez, estaban llenas de nieve, siendo la primera vez que se conoce haya nevado en nuestra urbe.

En el año mil novecientos cincuenta y cuatro, la Cofradía hace estación penitencial el día del Jueves Santo, con una repreJueves Beato del aqo 1956. La Fraternidad de la Cena en la Colegial pasando por delante del Monumento al Stmo.Sacramento. Esta fue la primera imagen del Seqor de la Cena, cuyo autor fue el jerezano Francisco Pinto. El paso no se conservasentación de sus miembros, formando parte del cortejo de la Cofradía de la Sagrada Lanzada.

Esta Hermandad ya reordenada ha procesionado con 3 imágenes diferentes del Señor, ya que la primera que se sacó en estación de penitencia fue obra de Francisco Pinto, saPaso de la Hermandad de la Cena. Finales de los 50. Varias circunstancias impidieron su terminación.liendo únicamente el Señor en el paso, siendo el año mil novecientos cincuenta y cinco. A esta imagen del Señor se le acopló, después el conjunto del apostolado, obra de Tomás Chaveli, mas no resultaron en general del agrado de los cofrades de esta Hermandad, tanto es así que decidieron mudar la imagen de Jesús, por una de San Cayetano que acoplaron para tal fin. Por entonces se adquirió el viejo paso de la Nuestra Señora de las Angustias en el costo de catorce mil pesetas.

Ese año de 1955 procesionó primeramente de las 4 cofradías que lo hicieron en la tarde del Jueves Santurrón, siendo su horario y también recorrido el siguiente: Plaza de San Marcos (salió a las 19,50), plaza Rivero, Puerta Sevilla, José Antonio Primo de Rivera, Rotonda (Cruz a las veinte,20 y Paso a las 20,35), Carrera Oficial (Cruz en Presidencia a las 20,40 y Paso a las 20,55), Escolar (Cruz a las veintiuno con treinta y cinco, PPaso de Señor de la Cena en el interior del templo de San Marcos en el año 1962. Esta fue la segunda imagen del Señor de la Cena. La imagen de San Juan era propiedad de la Hermandad de las tres Caídasaso a las 21,50), Encarnación, Refugio, Cristo de la Viga, Plaza Domecq, Ignacio Soto, Curtidores, plaza Peones, Carpintería Baja, Carmen, Sedería, Plaza Plateros, Alfonso el Sabio, Plaza Rivero, San Marcos (entró a las 23,15).

Ntra.Sra.de la Paz y Concordia en los años sesenta con el palio repujado que la Hermandad de la Cena adquirió a la del Prendimiento (Foto: Eduardo Pereiras)Seguía no estando el conjunto muy acertado y fue cuando decidieron encargar a Luis Ortega Bru la realización de todo el grupo entero que es con el que cuenta la Fraternidad en nuestros días y que procesiona en un maravilloso paso efectuado por Antonio Castrillo Lastrucci, sobre diseño de Juan Pérez Pelado, desde mil novecientos setenta y cuatro.

La primera salida procesional del conjunto actual la hizo la Hermandad con este soberbio conjunto de Ortega Brú sobre el paso viejo de Nuestra Señora de las Angustias.

En el año mil novecientos sesenta y tres, se solicita a la Unión de Hermandades el traslado de su día de salida al Martes Beato, por incompatibilidad de horarios con los oficios parroquiales, día en el cual realizó estación peAntiguo Paso de Misterio de la Fraternidad de la Cena. Los Apóstoles son los primitivos, y el paso, de estilo gótico, de la Fraternidad de las Angustias (Foto: Eduardo Pereiras)nitencial por año siguiente. La razón que esgrimieron para esto fue que se entorpecían los Oficios del Jueves Beato en San Marcos. Posteriormente, a inicios de los setenta, se trasladó el día de su salida al Lunes Beato, debido a que en la jornada del Martes salían 3 cofradías pertenecientes al mismo sector, además, que la primera intención, recogida en los estatutos, era efectuar la estación penitencial el Lunes Beato.

El paso de palio de esAntigua talla de Nuestra Señora de la Paz de la Hermandad de la Sagrada Cena. Finales de los años cincuenta (Foto: Diego Romero Favieri)ta Fraternidad salió por primera vez al año siguiente, mil novecientos sesenta y cuatro, a los nueve años de haberlo hecho el paso de misterio, con la histórica imagen de la Virgen de la Paz. En su primera salida, el paso llevaba los respiraderos y las caídas del palio que hasta mediados de los años 40 sacó el paso de Nuestra Señora del Desamparo de la Hermandad del Prendimiento. Hacer las primeras salidas con piezas de segunda mano es muy normal; mas en un caso así llamó mucho la atención, pues las caídas eran recias, es decir, de orfebrería (las caídas de este palio las estrenó la Fraternidad de las Penas de San Vicente, de Sevilla, el año 1929 y las había repujado Seco Imbert). Hoy día lo conserva la Hermandad y lo emplea como una parte del altar que se monta en la caAño 1954. La Fraternidad de la Cena haciendo estación la Escolar. Era su primera estación de penitencia. En 1963 cambió su salida del Jueves al Martes Santurrón y aquí están los penitentes de rodillas delante del Monumento (Foto: Eduardo Pereiras)lle durante el Corpus. Las caídas del palio se acortaron y fueron remodeladas a fin de que a inicios de los 90 sirviera de dosel al paso de la imagen gloriosa de la Virgen de la Paz y Concordia en una reciente procesión del Corpus. Hoy en día, el palio es lo realmente singular de este paso: las nuevas caídas siguen siendo de orfebrería y el bordado del techo es de lo mejor que hizo Esperanza Elena Costoso, estrenándose en el año 1976.

En un comienzo los penitentes que acompañaban a la Virgen en el cortejo de palio vestían túnica blanca de cola con botonadura y cíngulo de esparto. Hoy día lo hacen únicamente los maniqueteros del paso de palio.

Trasera del palio de María Muy santa de la Paz, en la que podemos ver las antiguas caídas del palio (Foto: Diego Romero)También en mil novecientos sesenta y cuatro se aprueban las nuevas reglas de su funcionamiento por el entonces vicario de la ciudad José María Cirarda Lachiondo. En el año mil novecientos sesenta y siete sale por vez primera la presente talla del Señor, obra de Ortega Brú.

En 1969 la hermandad tomó en posesión el paso gótico dorado que las Angustias había comprado en mil novecientos cuarenta y siete a la Fraternidad de la Lanzada de Sevilla, paso que data del siAntiguo paso de la Hermandad de la Sagrada Cena de Nuestro Señor Jesucristo: fue adquirido a la Fraternidad de Nuestra Señora de las Angustias (Foto: Diego Romero Favieri)glo XIX, ya que fue estrenado en 1877.

En 1974 fue adquirido el paso procesional para el Misterio a la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Madre y Señora del Patrocinio, de Sevilla, por 325.000 pesetas. Fue donado por los cofrades don Juan Cervilla Ortiz y don Justo Garzón Martínez.

En mil novecientos ochenta y dos se reemplazó la imagen de la Virgen que procesiona en el paso de palio por la presente, debido al pésimo estado de conservación de la anterior, lo que obligó a la Fraternidad a reservarla en el templo.

Anterior conjunto escultórico de la Sagrada Cena: 5 imágenes fueron sustituidas más tarde (Foto: Diego Romero)En la década de los noventa se consolidó la representación simbólica de unos personajes vestidos a la usanza del siglo XVI, que escoltan el primitivo libro de Estatutos de la Sacramental de San Marcos y que simbolizan a aquellos Caballeros 24 jerezanos. Asimismo últimamente escoltan los pasos servidores vestidos a la usanza del siglo XVIII.

El Lunes Santurrón, veintinueve de marzo de 1999, la plaza que queda en la zona trasera de la Iglesia de San Marcos pasó a llamarse de Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Cena, en honor al titular de la HermAño 1969. Paso de misterio de la Sagrada Cena de Nuestro Señor Jesucristo a la salida de su sede, la Parroquia de San Marcos. Paso gótico y detrás el cortejo del paso de palio con túnicas y capirotes blancosandad. Ese año se acometió la rehabilitación de la Casa-Hermandad y el plateado de insignias.

En la Semana SanPrecioso paso de palio para la primitiva imagen de María Santísima de la Paz de la Hermandad de la Cena. Finales de los años 70 del siglo XX (Foto: Diego Romero Favieri)ta del 2003 estrenó cinco nuevas figuras del Apostolado del Paso de Misterio, no pudiendo realizar el desfile procesional por la lluvia. Si salió el paso en la procesión del Corpus de ese año.

En 2007 es elegido Hermano Mayor, Daniel Romero Pérez.

Entre los años dos mil ocho y 2010 fue restaurado el paso de Misterio por la compañía Ressur, SA, de Jerez, empresa de Francisco Bazán y Francisco García Brenes, volviendo a procesionar ese año 2010 nuevamente tras no haber podido hacerlo por ese motivo el año anterior, siendo sustituido para esa ocasión por el paso de Beato Crucifijo de la Salud, y debido a las dimensiones de éste solo lo hizo con la imagen del Señor sin el apostolado de Ortega Bru.

Hermandad de la Cena – Jerez [Historia, imágenes y pasos]
Valora este post!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *